/ martes 16 de julio de 2019

Cuarto de Guerra

NI DE AQUÍ… El 29 de abril Carlos Peñafiel Soto rindió protesta ante el pleno del Senado de la República como embajador de México en República Dominicana. Dos meses y medio después, y muchos jaloneos de las tribus “amlovers”, Peñafiel sigue ocupando la dirigencia estatal del partido Morena (¿se vale?) porque es la única forma de no perder el control y las prerrogativas partidistas con miras al 2021. La prioridad es impedir que Celia Maya y compañía lleguen a la dirigencia y luego pensar en cómo heredar a su delfín Norman Pearl el mando. Mientras ninguna de las dos cosas suceda, la Embajada de México en República Dominicana seguirá sin embajador. Es que la 4T tiene prioridades para la política exterior.

PESADO. Otro al que ya analizan cómo desactivar, porque salió más acelerado que todos y ya hasta quiere ser gobernador (¡válgame Dios!) es el senador por accidente Juan José Jiménez. Y la única forma es que Gilberto Herrera deje de ser “súper mini delegado” (¿o cómo es?) para regresar a hibernar al Senado dos años, pero nadie le quiere hacer ese favor al doctor ni dar señales (¿más?) de debilidad con un relevo precoz. Aunque estén de moda y crean que el efecto AMLO es eterno y sobrevivirá incluso la crisis que viene, en Morena la caballada está muy flaca. Les falta, les urge un caudillo local.

NI DE AQUÍ… El 29 de abril Carlos Peñafiel Soto rindió protesta ante el pleno del Senado de la República como embajador de México en República Dominicana. Dos meses y medio después, y muchos jaloneos de las tribus “amlovers”, Peñafiel sigue ocupando la dirigencia estatal del partido Morena (¿se vale?) porque es la única forma de no perder el control y las prerrogativas partidistas con miras al 2021. La prioridad es impedir que Celia Maya y compañía lleguen a la dirigencia y luego pensar en cómo heredar a su delfín Norman Pearl el mando. Mientras ninguna de las dos cosas suceda, la Embajada de México en República Dominicana seguirá sin embajador. Es que la 4T tiene prioridades para la política exterior.

PESADO. Otro al que ya analizan cómo desactivar, porque salió más acelerado que todos y ya hasta quiere ser gobernador (¡válgame Dios!) es el senador por accidente Juan José Jiménez. Y la única forma es que Gilberto Herrera deje de ser “súper mini delegado” (¿o cómo es?) para regresar a hibernar al Senado dos años, pero nadie le quiere hacer ese favor al doctor ni dar señales (¿más?) de debilidad con un relevo precoz. Aunque estén de moda y crean que el efecto AMLO es eterno y sobrevivirá incluso la crisis que viene, en Morena la caballada está muy flaca. Les falta, les urge un caudillo local.

lunes 02 de diciembre de 2019

Medio Siglo

lunes 25 de noviembre de 2019

Medio Siglo

lunes 11 de noviembre de 2019

Medio Siglo

lunes 28 de octubre de 2019

Medio Siglo

lunes 21 de octubre de 2019

Medio Siglo

lunes 14 de octubre de 2019

Medio Siglo

lunes 07 de octubre de 2019

Medio Siglo

lunes 30 de septiembre de 2019

Medio Siglo

lunes 23 de septiembre de 2019

Medio Siglo

lunes 09 de septiembre de 2019

Medio Siglo

Cargar Más