/ miércoles 12 de junio de 2019

Ecos del Senado - No aranceles… por ahora

No aranceles… por ahora


No cabe duda que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando se siente amenazado tiende a radicalizar sus posiciones empleando tácticas agresivas y provocadoras que lo colocan en una posición de ventaja para negociar.

Es el caso de la Declaratoria de Emergencia que decretó para imponer un 5% de aranceles a todos los productos mexicanos, medida que iría creciendo progresivamente hasta alcanzar 25%.

Trump está dispuesto a traspasar cualquier límite para lograr su reelección; sus acciones frecuentemente polarizan a la sociedad estadounidense, sin embargo, hay que reconocer que sus políticas son aceptadas por una buena parte de los votantes de ese país.

La necesidad de reforzar su posición se agudiza con las conclusiones del Fiscal Especial, Robert Mueller, que si bien no formuló cargos en su contra, señala que hay elementos susceptibles de investigación sobre una potencial obstrucción a la justicia en la trama Rusa.

Tras la declaratoria de imposición de aranceles, se hizo público que el próximo 18 de junio arrancará su campaña para la reelección, con lo que a partir de ahora, previsiblemente su gestión estará orientada a la carrera presidencial y a promover acciones que lo fortalezcan con su base electoral.

Por su parte, el Gobierno mexicano se encuentra en un entorno económico complejo, con expectativas de crecimiento a la baja, reducción de la calificación de la deuda pública por parte de Fitch y Moody’s, por lo que la imposición de aranceles a las exportaciones mexicanas habría sido un muy duro golpe a la economía del país, que según especialistas tendría una afectación de 17 a 80 mil millones de dólares, de acuerdo al porcentaje de arancel, y pérdida de 900 mil empleos.

Bajo esta amenaza, México negoció y acordó.

Reconocemos la importancia de haber logrado suspender lo que hubiera sido un grave daño a la economía que nos podría haber llevado incluso a una recesión.

Sin embargo, no tenemos claro los alcances reales del acuerdo; sabemos que 6 mil elementos de la Guardia Nacional serán destinados a la frontera sur para reducir la migración irregular; México se convierte de facto en un tercer país seguro que recibirá a todos los indocumentados que busquen asilo humanitario en Estados Unidos y que serán devueltos a nuestro país en espera de respuesta a su petición.

El acuerdo migratorio será evaluado en 45 días, según declaraciones del Canciller Marcelo Ebrard, y conforme a los resultados, en 90 días se revisará la aplicación o no de las tarifas arancelarias, con lo que la amenaza sigue latente.

Adicionalmente, Trump ha informado que México se comprometió a hacer inmediatamente compras sustanciales de productos agropecuarios estadounidenses y que otra parte importante del acuerdo, que será revelado próximamente, requerirá de la aprobación del Congreso mexicano.

Trump salió victorioso de una crisis que él generó y que estaba en sus manos solucionar. Habrá que ver si las ventajas obtenidas lo dejan satisfecho temporal o definitivamente, o si en su campaña reeleccionista seguirá buscando conflictos con México como una medida que le ha sido muy eficaz para mantener el voto de sus electores.

Facebook: Lupita Murguía

Twitter: @LupitaMurguiaG

Instagram: @lupitamurguiag

No aranceles… por ahora


No cabe duda que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando se siente amenazado tiende a radicalizar sus posiciones empleando tácticas agresivas y provocadoras que lo colocan en una posición de ventaja para negociar.

Es el caso de la Declaratoria de Emergencia que decretó para imponer un 5% de aranceles a todos los productos mexicanos, medida que iría creciendo progresivamente hasta alcanzar 25%.

Trump está dispuesto a traspasar cualquier límite para lograr su reelección; sus acciones frecuentemente polarizan a la sociedad estadounidense, sin embargo, hay que reconocer que sus políticas son aceptadas por una buena parte de los votantes de ese país.

La necesidad de reforzar su posición se agudiza con las conclusiones del Fiscal Especial, Robert Mueller, que si bien no formuló cargos en su contra, señala que hay elementos susceptibles de investigación sobre una potencial obstrucción a la justicia en la trama Rusa.

Tras la declaratoria de imposición de aranceles, se hizo público que el próximo 18 de junio arrancará su campaña para la reelección, con lo que a partir de ahora, previsiblemente su gestión estará orientada a la carrera presidencial y a promover acciones que lo fortalezcan con su base electoral.

Por su parte, el Gobierno mexicano se encuentra en un entorno económico complejo, con expectativas de crecimiento a la baja, reducción de la calificación de la deuda pública por parte de Fitch y Moody’s, por lo que la imposición de aranceles a las exportaciones mexicanas habría sido un muy duro golpe a la economía del país, que según especialistas tendría una afectación de 17 a 80 mil millones de dólares, de acuerdo al porcentaje de arancel, y pérdida de 900 mil empleos.

Bajo esta amenaza, México negoció y acordó.

Reconocemos la importancia de haber logrado suspender lo que hubiera sido un grave daño a la economía que nos podría haber llevado incluso a una recesión.

Sin embargo, no tenemos claro los alcances reales del acuerdo; sabemos que 6 mil elementos de la Guardia Nacional serán destinados a la frontera sur para reducir la migración irregular; México se convierte de facto en un tercer país seguro que recibirá a todos los indocumentados que busquen asilo humanitario en Estados Unidos y que serán devueltos a nuestro país en espera de respuesta a su petición.

El acuerdo migratorio será evaluado en 45 días, según declaraciones del Canciller Marcelo Ebrard, y conforme a los resultados, en 90 días se revisará la aplicación o no de las tarifas arancelarias, con lo que la amenaza sigue latente.

Adicionalmente, Trump ha informado que México se comprometió a hacer inmediatamente compras sustanciales de productos agropecuarios estadounidenses y que otra parte importante del acuerdo, que será revelado próximamente, requerirá de la aprobación del Congreso mexicano.

Trump salió victorioso de una crisis que él generó y que estaba en sus manos solucionar. Habrá que ver si las ventajas obtenidas lo dejan satisfecho temporal o definitivamente, o si en su campaña reeleccionista seguirá buscando conflictos con México como una medida que le ha sido muy eficaz para mantener el voto de sus electores.

Facebook: Lupita Murguía

Twitter: @LupitaMurguiaG

Instagram: @lupitamurguiag