/ domingo 17 de marzo de 2019

El Cronista Sanjuanense

El mesón de La Venta


Es lo que la gente conoce erróneamente como Hacienda de La Venta, porque nunca lo fue. Para poder entender este hecho, es pertinente explicar la definición de “Mesón”, el cual es un establecimiento de hostelería que es, a su vez, un conjunto de servicios, empresas y establecimientos que proporcionan alojamiento y comida a viajeros, pero de antigua tradición, similar a la posada. El mesón ofrecía comida, bebida y hospedaje. En México, la fundación del primer mesón ocurrió en 1525 en la Ciudad de México, el cual fue ubicado en la calle que habría de llamarse “Mesones” debido a que a partir de entonces en ella se fundaron varios de estos establecimientos. La denominación de mesón en México alcanza con su tradición a edificios como el Mesón de Diligencias (Palacio Municipal en la ciudad de Santiago de Querétaro), o el popular mesón de San Antonio en Guanajuato. Así el mesón de La Venta en San Juan del Río fue el más importante de la época.

Bueno ¿y por qué “La Venta”? Una Venta, se refieren a precarios edificios de arquitectura popular de antigua tradición, situados originalmente en caminos o despoblados, y luego en carreteras y zonas de servicio de autovías. A lo largo de su historia, las ventas han ofrecido servicio de comida y hospedaje a los viajeros, y pueden asociarse a otros establecimientos de carácter histórico como los mesones o las posadas. Tienen en común su emplazamiento, casi siempre aislado, en encrucijadas de caminos reales y pasos, como el caso de La Venta de San Juan del Río. Otras coincidencias son: el gran portón accesible para carruajes y entrada única al recinto general; las cuadras y corrales para guardar el ganado en tránsito; pajares para alojar a los arrieros y habitaciones, en principios muy primitivos, para los comerciantes, tratantes y viajeros. Además de la gran cocina y el comedor, uno o varios patios interiores, con pozo, abrevaderos, y otras dependencias como almacenes, etc.

El 25 de septiembre de 1585 (54 años después de la fundación de San Juan del Río), mediante mandato real de Su Majestad Pedro Moya de Contreras, sexto virrey de la Nueva España, se otorgó merced de un sitio para venta en los linderos del pueblo de San Juan del Río, junto al río San Juan en la banda izquierda "yendo hacia el pueblo de Querétaro". Este documento se encuentra en el Archivo General de la Nación.

Esta venta tuvo muchos dueños a través del tiempo, y así, pasados más de 400 años, quedó al mando de la señora Consuelo Martínez, quien decide rescatar el casco del mesón restaurándolo para convertirlo en un hermoso hotel. Comenzó la inversión en 1994. Para 2007 se logra terminar el proyecto y es lo que hoy podemos admirar en lo que conocemos como el Hotel Hacienda La Venta.

La Venta de San Juan del Río nunca fue una hacienda, en primera, porque fue pedida para ser mesón, es decir, para exclusivamente dar alojamiento y servicio a los viajeros del Camino Real que quedaban varados al otro lado del río desde al menos 120 años anteriores a la construcción del Puente de la Historia y, en segundo, porque no ostentaba una gran extensión de tierras, ni hacía una explotación latifundista, no contaba con un núcleo de viviendas y mucho menos tenía un alto valor arquitectónico.

A final, en pleno siglo XXI, cumple este sitio con la función para la que se dio en merced: dar hospedaje a los viajeros que cruzan por San Juan del Río en su paso obligado por el Camino Real de Tierra Adentro, lo que hoy es la gran Avenida Juárez y que también fue la Carretera Panamericana.

El mesón de La Venta


Es lo que la gente conoce erróneamente como Hacienda de La Venta, porque nunca lo fue. Para poder entender este hecho, es pertinente explicar la definición de “Mesón”, el cual es un establecimiento de hostelería que es, a su vez, un conjunto de servicios, empresas y establecimientos que proporcionan alojamiento y comida a viajeros, pero de antigua tradición, similar a la posada. El mesón ofrecía comida, bebida y hospedaje. En México, la fundación del primer mesón ocurrió en 1525 en la Ciudad de México, el cual fue ubicado en la calle que habría de llamarse “Mesones” debido a que a partir de entonces en ella se fundaron varios de estos establecimientos. La denominación de mesón en México alcanza con su tradición a edificios como el Mesón de Diligencias (Palacio Municipal en la ciudad de Santiago de Querétaro), o el popular mesón de San Antonio en Guanajuato. Así el mesón de La Venta en San Juan del Río fue el más importante de la época.

Bueno ¿y por qué “La Venta”? Una Venta, se refieren a precarios edificios de arquitectura popular de antigua tradición, situados originalmente en caminos o despoblados, y luego en carreteras y zonas de servicio de autovías. A lo largo de su historia, las ventas han ofrecido servicio de comida y hospedaje a los viajeros, y pueden asociarse a otros establecimientos de carácter histórico como los mesones o las posadas. Tienen en común su emplazamiento, casi siempre aislado, en encrucijadas de caminos reales y pasos, como el caso de La Venta de San Juan del Río. Otras coincidencias son: el gran portón accesible para carruajes y entrada única al recinto general; las cuadras y corrales para guardar el ganado en tránsito; pajares para alojar a los arrieros y habitaciones, en principios muy primitivos, para los comerciantes, tratantes y viajeros. Además de la gran cocina y el comedor, uno o varios patios interiores, con pozo, abrevaderos, y otras dependencias como almacenes, etc.

El 25 de septiembre de 1585 (54 años después de la fundación de San Juan del Río), mediante mandato real de Su Majestad Pedro Moya de Contreras, sexto virrey de la Nueva España, se otorgó merced de un sitio para venta en los linderos del pueblo de San Juan del Río, junto al río San Juan en la banda izquierda "yendo hacia el pueblo de Querétaro". Este documento se encuentra en el Archivo General de la Nación.

Esta venta tuvo muchos dueños a través del tiempo, y así, pasados más de 400 años, quedó al mando de la señora Consuelo Martínez, quien decide rescatar el casco del mesón restaurándolo para convertirlo en un hermoso hotel. Comenzó la inversión en 1994. Para 2007 se logra terminar el proyecto y es lo que hoy podemos admirar en lo que conocemos como el Hotel Hacienda La Venta.

La Venta de San Juan del Río nunca fue una hacienda, en primera, porque fue pedida para ser mesón, es decir, para exclusivamente dar alojamiento y servicio a los viajeros del Camino Real que quedaban varados al otro lado del río desde al menos 120 años anteriores a la construcción del Puente de la Historia y, en segundo, porque no ostentaba una gran extensión de tierras, ni hacía una explotación latifundista, no contaba con un núcleo de viviendas y mucho menos tenía un alto valor arquitectónico.

A final, en pleno siglo XXI, cumple este sitio con la función para la que se dio en merced: dar hospedaje a los viajeros que cruzan por San Juan del Río en su paso obligado por el Camino Real de Tierra Adentro, lo que hoy es la gran Avenida Juárez y que también fue la Carretera Panamericana.

domingo 12 de mayo de 2019

El Cronista Sanjuanenser

domingo 05 de mayo de 2019

El Cronista Sanjuanense

domingo 28 de abril de 2019

El Cronista Sanjuanense

domingo 21 de abril de 2019

El Cronista Sanjuanense

domingo 14 de abril de 2019

El Cronista Sanjuanense

domingo 07 de abril de 2019

El Cronista Sanjuanense

domingo 31 de marzo de 2019

El Cronista Sanjuanense

domingo 24 de marzo de 2019

El Cronista Sanjuanense

domingo 17 de marzo de 2019

El Cronista Sanjuanense

Cargar Más