/ martes 30 de junio de 2020

Expediente Q

Vecinos


Estamos perdidos en las confrontaciones entre los niveles de gobierno. Y es que para muestra un botón de la tragedia de Guanajuato, donde los gobiernos de la Federación y el estatal se echan la responsabilidad de la falta de coordinación para que las acciones de seguridad que realizan las personas en la parte operativa pueden concretarse con la debida coordinación jurídica y de acción para que no haya lugar a dudas y mucho menos a pifias.

La semana pasada se anunciaba con estruendo de balas y explosiones la detención de personajes importantes de la delincuencia organizada en la vecina Celaya, personajes que incluso doblaban en la estructura a una de las más importantes células criminales del robo de combustible, la detención entre otras personas de la progenitora de José Antonio Yepez “El Marro”, que traía más de 2 millones de pesos en efectivo y que era la operadora financiera del grupo criminal Santa Rosa de Lima, así vendieron la nota con toda esa espectacularidad.

Resulta que la verdad fue que el operativo fue ilegal y que la detención de las personas fue ilegal por diversos factores jurídicos ante la falta de coordinación de las autoridades estatales y federales, es decir como en partido de futbol “no se hablan” y el balón se pierde y con él la oportunidad de anotar.

Esto traerá repercusiones en Querétaro, sin lugar a dudas y aunque sea deseo de todos los que habitamos en esta tierra, la lucha entre grupos delincuenciales llegará a Querétaro y es que muchos de los que participan en estas actividades, eligen Querétaro, como residencia o como escondite ante la percepción de seguridad y de estado de derecho.

Pero no se puede evitar que las persecuciones y la inteligencia criminal ubique en estas tierras a los buscados por los mismos delincuentes; el debate de la operación del crimen organizado en estas tierras será sin duda un arma de campaña política desde ahora, pero sin la responsabilidad que implica la solución al problema.

De rebote

En el PRI que representa Paul Ospital la responsabilidad de la tragedia interna que viven se la echan a factores externos, que incluyen al Gobierno del Estado y el Tribunal Electoral del Estado de Querétaro; en el PRI que representa Juan José Ruiz Rodríguez la responsabilidad es de un grupo de fuereños que quieren que el tricolor se entregue a Morena (más). Lo cierto es que este partido difícilmente jugará un papel digno en 2021 y con estos pleitos será más complicado.

adanolvr@adanolvera.com

@adanolverar

Vecinos


Estamos perdidos en las confrontaciones entre los niveles de gobierno. Y es que para muestra un botón de la tragedia de Guanajuato, donde los gobiernos de la Federación y el estatal se echan la responsabilidad de la falta de coordinación para que las acciones de seguridad que realizan las personas en la parte operativa pueden concretarse con la debida coordinación jurídica y de acción para que no haya lugar a dudas y mucho menos a pifias.

La semana pasada se anunciaba con estruendo de balas y explosiones la detención de personajes importantes de la delincuencia organizada en la vecina Celaya, personajes que incluso doblaban en la estructura a una de las más importantes células criminales del robo de combustible, la detención entre otras personas de la progenitora de José Antonio Yepez “El Marro”, que traía más de 2 millones de pesos en efectivo y que era la operadora financiera del grupo criminal Santa Rosa de Lima, así vendieron la nota con toda esa espectacularidad.

Resulta que la verdad fue que el operativo fue ilegal y que la detención de las personas fue ilegal por diversos factores jurídicos ante la falta de coordinación de las autoridades estatales y federales, es decir como en partido de futbol “no se hablan” y el balón se pierde y con él la oportunidad de anotar.

Esto traerá repercusiones en Querétaro, sin lugar a dudas y aunque sea deseo de todos los que habitamos en esta tierra, la lucha entre grupos delincuenciales llegará a Querétaro y es que muchos de los que participan en estas actividades, eligen Querétaro, como residencia o como escondite ante la percepción de seguridad y de estado de derecho.

Pero no se puede evitar que las persecuciones y la inteligencia criminal ubique en estas tierras a los buscados por los mismos delincuentes; el debate de la operación del crimen organizado en estas tierras será sin duda un arma de campaña política desde ahora, pero sin la responsabilidad que implica la solución al problema.

De rebote

En el PRI que representa Paul Ospital la responsabilidad de la tragedia interna que viven se la echan a factores externos, que incluyen al Gobierno del Estado y el Tribunal Electoral del Estado de Querétaro; en el PRI que representa Juan José Ruiz Rodríguez la responsabilidad es de un grupo de fuereños que quieren que el tricolor se entregue a Morena (más). Lo cierto es que este partido difícilmente jugará un papel digno en 2021 y con estos pleitos será más complicado.

adanolvr@adanolvera.com

@adanolverar

sábado 04 de julio de 2020

Expediente Q | Visitas

viernes 03 de julio de 2020

Expediente Q

jueves 02 de julio de 2020

Expediente Q

miércoles 01 de julio de 2020

Expediente Q

martes 30 de junio de 2020

Expediente Q

sábado 27 de junio de 2020

Expediente Q | Violencia

viernes 26 de junio de 2020

Expediente Q

jueves 25 de junio de 2020

Expediente Q

miércoles 24 de junio de 2020

Expediente Q

martes 23 de junio de 2020

Expediente Q

Cargar Más