/ jueves 22 de abril de 2021

Expediente Q | Líos

En temporada electoral, conforme pasan los días los nervios en los contendientes y sus equipos de campaña aumentan, las cosas no siempre fluyen como se desea y además el ingrediente de las estrategias de campaña y los trámites electorales; el cumplimiento de la ley, los dineros de campaña, la burocracia electoral y muchos otros factores, van creando un caldo de cultivo idóneo para que los nervios y las pasiones se desborden.

Hablemos específicamente de la burocracia electoral con la que tiene que cumplir los partidos políticos y que sin duda alguien ha metido en problemas es el partido Morena, ellos dicen que se trata de dados cargados en la elección de un instituto electoral que cumple los caprichos de los hombres del poder.

Lo cierto es que también habría que ver el desastre administrativo y de organización con el que Morena compite en estas elecciones, tribus disputándose el poder ante un partido que es víctima de su propio éxito electoral; y es que todos hoy quieren pertenecer a Morena, todos quieren abanderar las causas de la cuarta transformación y todos quieren ser parte de las estructuras de poder.

Obviamente no para todos hay espacio y eso complica las cosas; Morena no fue capaz de registrar como marca la ley a sus candidatos y de crear los equilibrios necesarios y tomar las previsiones suficientes por si algo salía mal, es más dura la lucha al interior por las posiciones y por el poder que la atención que puedan poner en cumplir con las normas establecidas.

Obviamente en una campaña todo juega y esta incertidumbre administrativa electoral, que junto con pegado, podría utilizarse como un argumento de campaña de un árbitro con los dados cargados como se hace a nivel nacional; juega a favor o contra dependiendo de qué lado de la contienda se están viendo las cosas.

De rebote

Mala semana para los candidatos del Partido Verde: primero la candidata al Gobierno estatal Katia Reséndiz sufrió por los errores de los diseñadores gráficos de su campaña política, que escribieron mal la palabra guardería y después un candidato en Tamaulipas, prometiendo conciertos de rock internacional con dinero público, ocurrencias, de esas que no abonan nada en las campañas.

adanolvr@adanolvera.com

@adanolverar

En temporada electoral, conforme pasan los días los nervios en los contendientes y sus equipos de campaña aumentan, las cosas no siempre fluyen como se desea y además el ingrediente de las estrategias de campaña y los trámites electorales; el cumplimiento de la ley, los dineros de campaña, la burocracia electoral y muchos otros factores, van creando un caldo de cultivo idóneo para que los nervios y las pasiones se desborden.

Hablemos específicamente de la burocracia electoral con la que tiene que cumplir los partidos políticos y que sin duda alguien ha metido en problemas es el partido Morena, ellos dicen que se trata de dados cargados en la elección de un instituto electoral que cumple los caprichos de los hombres del poder.

Lo cierto es que también habría que ver el desastre administrativo y de organización con el que Morena compite en estas elecciones, tribus disputándose el poder ante un partido que es víctima de su propio éxito electoral; y es que todos hoy quieren pertenecer a Morena, todos quieren abanderar las causas de la cuarta transformación y todos quieren ser parte de las estructuras de poder.

Obviamente no para todos hay espacio y eso complica las cosas; Morena no fue capaz de registrar como marca la ley a sus candidatos y de crear los equilibrios necesarios y tomar las previsiones suficientes por si algo salía mal, es más dura la lucha al interior por las posiciones y por el poder que la atención que puedan poner en cumplir con las normas establecidas.

Obviamente en una campaña todo juega y esta incertidumbre administrativa electoral, que junto con pegado, podría utilizarse como un argumento de campaña de un árbitro con los dados cargados como se hace a nivel nacional; juega a favor o contra dependiendo de qué lado de la contienda se están viendo las cosas.

De rebote

Mala semana para los candidatos del Partido Verde: primero la candidata al Gobierno estatal Katia Reséndiz sufrió por los errores de los diseñadores gráficos de su campaña política, que escribieron mal la palabra guardería y después un candidato en Tamaulipas, prometiendo conciertos de rock internacional con dinero público, ocurrencias, de esas que no abonan nada en las campañas.

adanolvr@adanolvera.com

@adanolverar

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 07 de mayo de 2021

Expediente Q | Desdén

Adan Olvera

miércoles 05 de mayo de 2021

Expediente Q | Mediciones

Adan Olvera

viernes 30 de abril de 2021

Expediente Q | Debate

Adan Olvera

jueves 29 de abril de 2021

Expediente Q | Sospechas

Adan Olvera

miércoles 28 de abril de 2021

Expediente Q | Chistes

Adan Olvera

martes 27 de abril de 2021

Expediente Q | Problemas

Adan Olvera

Cargar Más