/ martes 10 de septiembre de 2019

Fuerza de voluntad…política - Leyes secundarias educativas: un regalo a líderes sindicales

Una de las reformas más transcendentales en esta legislatura y en esta administración será abordada esta semana con el dictamen de las leyes secundarias de la reforma educativa.

La preocupación ante un escenario educativo en retroceso y el regreso al régimen sindical se fundamenta en tres puntos cruciales del dictamen, el primero, el regreso a los privilegios sindicales, facultando a los líderes sindicales a opinar sobre los resultados de ingreso y promoción docente y en el mismo sentido a que sus opiniones puedan ser atendidas por la autoridad educativa. La vulneración de la objetividad de las evaluaciones es inminente ya que no existe razón alguna para que un líder sindical tome parte en evaluaciones donde lo que se pretendía calificar era el mérito y conocimiento docente y no los intereses y relaciones personales con líderes del sindicato.

En segundo lugar, la vulneración del principio de equidad e igualdad de circunstancias para la realización de las evaluaciones, en este sentido, el dictamen sugiere que cuando se den los procesos de ingreso y promoción, primero se deberán agotar las vacantes para los egresados de las normales y de las pedagógicas nacionales, así la concurrencia en igualdad de circunstancias para aspirantes que no egresen de las instituciones antes mencionadas es inexistente. El privilegio para ciertas instituciones no solo atenta contra la imparcialidad y equidad en la competencia, sino que limita las plazas para los aspirantes que tengan una verdadera preparación y se sometan ante una evaluación condicionada a su institución de formación y no a sus capacidades.

En última instancia, anteriormente se había logrado obtener un verdadero balance y contrapeso a la SEP, con la designación de los miembros del Órgano Evaluador mediante la mayoría calificada del Senado, ahora, se propone insertar la figura de un Secretario Técnico designado por la SEP mismo que cuente con facultades de nombramiento y remoción de cargos directivos. La balanza nuevamente pierde equilibrio para dar peso a relaciones, caprichos y decisiones de una figura parcial y dependiente de intereses y compromisos políticos.

El protagonismo y liderazgo sindical que supone este dictamen es inminente, lamentablemente el camino que se había recorrido para erradicar el lastre de la corrupción sindical se desmorona con las intenciones del Gobierno Federal y el grupo parlamentario MORENA de no perder vigencia y relación con las cúpulas sindicales.

El privilegio al compadrazgo y alianzas electorales que alimentan la corrupción en nuestro país no es la única consecuencia de un dictamen con estas características. Las graves consecuencias en contra el interés superior del menor y los ataques contra la libertad de los docentes de formar una carrera basada en méritos y capacidades se ven rebasada otra vez por los intereses políticos del Gobierno Federal.

El compromiso que nos atañe como oposición así como padres de familia y maestros comprometidos con la educación es involucrarnos para no seguir permitiendo que la corrupción consuma la calidad en las aulas, la educación en nuestro país no puede ser el precio por permanencia y vigencia electoral.

Facebook: Felifer Macías

Twitter: @FeliFer Macías

Instagram: @FeliFer Macías

Una de las reformas más transcendentales en esta legislatura y en esta administración será abordada esta semana con el dictamen de las leyes secundarias de la reforma educativa.

La preocupación ante un escenario educativo en retroceso y el regreso al régimen sindical se fundamenta en tres puntos cruciales del dictamen, el primero, el regreso a los privilegios sindicales, facultando a los líderes sindicales a opinar sobre los resultados de ingreso y promoción docente y en el mismo sentido a que sus opiniones puedan ser atendidas por la autoridad educativa. La vulneración de la objetividad de las evaluaciones es inminente ya que no existe razón alguna para que un líder sindical tome parte en evaluaciones donde lo que se pretendía calificar era el mérito y conocimiento docente y no los intereses y relaciones personales con líderes del sindicato.

En segundo lugar, la vulneración del principio de equidad e igualdad de circunstancias para la realización de las evaluaciones, en este sentido, el dictamen sugiere que cuando se den los procesos de ingreso y promoción, primero se deberán agotar las vacantes para los egresados de las normales y de las pedagógicas nacionales, así la concurrencia en igualdad de circunstancias para aspirantes que no egresen de las instituciones antes mencionadas es inexistente. El privilegio para ciertas instituciones no solo atenta contra la imparcialidad y equidad en la competencia, sino que limita las plazas para los aspirantes que tengan una verdadera preparación y se sometan ante una evaluación condicionada a su institución de formación y no a sus capacidades.

En última instancia, anteriormente se había logrado obtener un verdadero balance y contrapeso a la SEP, con la designación de los miembros del Órgano Evaluador mediante la mayoría calificada del Senado, ahora, se propone insertar la figura de un Secretario Técnico designado por la SEP mismo que cuente con facultades de nombramiento y remoción de cargos directivos. La balanza nuevamente pierde equilibrio para dar peso a relaciones, caprichos y decisiones de una figura parcial y dependiente de intereses y compromisos políticos.

El protagonismo y liderazgo sindical que supone este dictamen es inminente, lamentablemente el camino que se había recorrido para erradicar el lastre de la corrupción sindical se desmorona con las intenciones del Gobierno Federal y el grupo parlamentario MORENA de no perder vigencia y relación con las cúpulas sindicales.

El privilegio al compadrazgo y alianzas electorales que alimentan la corrupción en nuestro país no es la única consecuencia de un dictamen con estas características. Las graves consecuencias en contra el interés superior del menor y los ataques contra la libertad de los docentes de formar una carrera basada en méritos y capacidades se ven rebasada otra vez por los intereses políticos del Gobierno Federal.

El compromiso que nos atañe como oposición así como padres de familia y maestros comprometidos con la educación es involucrarnos para no seguir permitiendo que la corrupción consuma la calidad en las aulas, la educación en nuestro país no puede ser el precio por permanencia y vigencia electoral.

Facebook: Felifer Macías

Twitter: @FeliFer Macías

Instagram: @FeliFer Macías