/ viernes 25 de septiembre de 2020

Humanitas: arte y pasión

En el año de 1988, un 22 de septiembre, fue inaugurado el Museo de Arte de Querétaro, primer espacio museístico en la ciudad de Querétaro; mostrando su claustro barroco agustino ejemplarmente restaurado, así como las salas de exhibición en las que los visitantes podían apreciar obras desde el siglo XVII al siglo XX, bajo el guion del maestro Rogelio Ruíz Gomar y la museografía realizada por el maestro Rodolfo Rivera.

La inauguración estuvo a cargo del entonces Presidente de la República, Lic. Miguel de la Madrid Hurtado y el Gobernador Constitucional del Estado, Mtro. Mariano Palacios Alcocer.

El icónico Palacio federal que aparecía al reverso de los billetes de veinte pesos en la década de los años sesenta, se convertía en el majestuoso Museo de Arte de Querétaro, teniendo como su primera directora a la prestigiada Arquitecta Margarita Magdaleno, quien logró llenar de vida propia a esta institución, que desde entonces ha presentado la obra de los artistas queretanos. Una de las primeras colecciones que se presentó fue la llamada Colección de Donadores, en la que artistas locales, nacionales y algunos extranjeros, donaron su obra para formar parte del acervo del museo. Muchas mujeres y hombres, artistas generosos y entusiastas, desde entonces, han presentado su trabajo artístico en las salas del museo y han donado alguna de sus obras.

El museo conmemora estos 32 años de vida presentando una exposición titulada

“Gynes, cartografía de la estética femenina” que agrupa a ochenta y siete mujeres artistas queretanas en las salas 7 y 8 de la planta alta, en donde el público podrá reconocer el talento y la potencia artística femenina con la que cuenta Querétaro. La temática es muy plural y enriquecedora, que refleja la diversidad y libertad de la sociedad queretana.

El arte es pensamiento y es verdad, muestra a veces lo que se oculta, lo que no es visible. El arte es alquimia que transforma la materia abyecta, la toma desde su corrupción para purificarla y la convierte en arte. La obra de las artistas es un alumbramiento que nos recuerda que el origen del arte es femenino.

La cartografía que se presenta en el museo es un concierto de iluminaciones, un lumen de esperanza en medio de nuestra realidad distópica y adversa, a la que ofrecen una luz al final del túnel.

bobiglez@gmail.com

En el año de 1988, un 22 de septiembre, fue inaugurado el Museo de Arte de Querétaro, primer espacio museístico en la ciudad de Querétaro; mostrando su claustro barroco agustino ejemplarmente restaurado, así como las salas de exhibición en las que los visitantes podían apreciar obras desde el siglo XVII al siglo XX, bajo el guion del maestro Rogelio Ruíz Gomar y la museografía realizada por el maestro Rodolfo Rivera.

La inauguración estuvo a cargo del entonces Presidente de la República, Lic. Miguel de la Madrid Hurtado y el Gobernador Constitucional del Estado, Mtro. Mariano Palacios Alcocer.

El icónico Palacio federal que aparecía al reverso de los billetes de veinte pesos en la década de los años sesenta, se convertía en el majestuoso Museo de Arte de Querétaro, teniendo como su primera directora a la prestigiada Arquitecta Margarita Magdaleno, quien logró llenar de vida propia a esta institución, que desde entonces ha presentado la obra de los artistas queretanos. Una de las primeras colecciones que se presentó fue la llamada Colección de Donadores, en la que artistas locales, nacionales y algunos extranjeros, donaron su obra para formar parte del acervo del museo. Muchas mujeres y hombres, artistas generosos y entusiastas, desde entonces, han presentado su trabajo artístico en las salas del museo y han donado alguna de sus obras.

El museo conmemora estos 32 años de vida presentando una exposición titulada

“Gynes, cartografía de la estética femenina” que agrupa a ochenta y siete mujeres artistas queretanas en las salas 7 y 8 de la planta alta, en donde el público podrá reconocer el talento y la potencia artística femenina con la que cuenta Querétaro. La temática es muy plural y enriquecedora, que refleja la diversidad y libertad de la sociedad queretana.

El arte es pensamiento y es verdad, muestra a veces lo que se oculta, lo que no es visible. El arte es alquimia que transforma la materia abyecta, la toma desde su corrupción para purificarla y la convierte en arte. La obra de las artistas es un alumbramiento que nos recuerda que el origen del arte es femenino.

La cartografía que se presenta en el museo es un concierto de iluminaciones, un lumen de esperanza en medio de nuestra realidad distópica y adversa, a la que ofrecen una luz al final del túnel.

bobiglez@gmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS