/ miércoles 15 de mayo de 2019

La Grabadora

GRABANDO…

…“Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad” Para los estudiosos de la propaganda política, o sea, dar a conocer una noticia, versión de una declaración de un gobernante, o como usted decida es que repite y repite una versión mil veces, aunque sea mentira y se convertirá en una gran verdad.

Creador de la frase: Paul Joseph Goebbels, político alemán que fue ministro para la Ilustración Pública y Propaganda de Adolf Hitler, aquel que se creyó que sería el rey de todo el mundo.

La palabra de Hitler, sus discursos y sus mítines labraron primero su camino en la política y, con el tiempo, el triunfo electoral. Pero era físicamente imposible que el Führer pudiera hablar tanto y tan continuado… Y fue Goebbels quien multiplicó sus palabras a través de las emisiones radiofónicas y quien logró el eco de las mismas por medio de las reseñas periodísticas.

Prensa y radio eran controladas por Goebbels de manera férrea, al tiempo que promovía todo tipo de actos de masas y creaba una escenografía colosal que, aún hoy en día, impresiona o asusta. Su influencia se extendía a la literatura, el teatro e incluso al campo cinematográfico. Bajo su mandato, todos los medios de expresión fueron puestos al servicio de una ideología y de un partido.

Y cuando, con la guerra, Hitler empezó a distanciar sus apariciones y su palabra fue enmudeciendo, Göbbels se convertiría en la voz de referencia de Alemania. Con verbo rotundo y apasionado, se crecía ante los micrófonos.

Con el Reich en llamas, Hitler derrotado prácticamente por los bombardeos aliados, Goebbels aún lograba con sus discursos, que amplios sectores del pueblo alemán pensaran que la victoria era todavía posible. Con su máxima de “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad” Su axioma, un axioma consustancial con el propio régimen, era que la voluntad de vencer conduce indefectiblemente a la victoria.

La radio fue su poder de penetrar en la mente de miles. Tal era la fe del pueblo alemán en las palabras de Goebbels qué en los últimos días de la contienda, cuando la derrota del ejército alemán ya era inminente, el ministro hizo creer a la gente a través de mensajes radiados que la victoria aún era posible.

En 1945 con el ejército ruso y los aliados a las puertas de Berlín, Goebbels, encerrado con su familia en el bunker de Hitler, discutió con el Führer la posibilidad de negociar la paz, una idea que el líder nazi rechazo de plano. Un día después de que Adolf Hitler se suicidara para no ser apresado, condenado, vejado y probablemente torturado, Joseph Paul Goebbels, el temido de ministro de propaganda del Reich, hizo lo propio en el bunker de Berlín. él, su esposa y sus hijos murieron.

OFF THE RECORD…

…Sin cometarios…

GRABANDO…

…“Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad” Para los estudiosos de la propaganda política, o sea, dar a conocer una noticia, versión de una declaración de un gobernante, o como usted decida es que repite y repite una versión mil veces, aunque sea mentira y se convertirá en una gran verdad.

Creador de la frase: Paul Joseph Goebbels, político alemán que fue ministro para la Ilustración Pública y Propaganda de Adolf Hitler, aquel que se creyó que sería el rey de todo el mundo.

La palabra de Hitler, sus discursos y sus mítines labraron primero su camino en la política y, con el tiempo, el triunfo electoral. Pero era físicamente imposible que el Führer pudiera hablar tanto y tan continuado… Y fue Goebbels quien multiplicó sus palabras a través de las emisiones radiofónicas y quien logró el eco de las mismas por medio de las reseñas periodísticas.

Prensa y radio eran controladas por Goebbels de manera férrea, al tiempo que promovía todo tipo de actos de masas y creaba una escenografía colosal que, aún hoy en día, impresiona o asusta. Su influencia se extendía a la literatura, el teatro e incluso al campo cinematográfico. Bajo su mandato, todos los medios de expresión fueron puestos al servicio de una ideología y de un partido.

Y cuando, con la guerra, Hitler empezó a distanciar sus apariciones y su palabra fue enmudeciendo, Göbbels se convertiría en la voz de referencia de Alemania. Con verbo rotundo y apasionado, se crecía ante los micrófonos.

Con el Reich en llamas, Hitler derrotado prácticamente por los bombardeos aliados, Goebbels aún lograba con sus discursos, que amplios sectores del pueblo alemán pensaran que la victoria era todavía posible. Con su máxima de “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad” Su axioma, un axioma consustancial con el propio régimen, era que la voluntad de vencer conduce indefectiblemente a la victoria.

La radio fue su poder de penetrar en la mente de miles. Tal era la fe del pueblo alemán en las palabras de Goebbels qué en los últimos días de la contienda, cuando la derrota del ejército alemán ya era inminente, el ministro hizo creer a la gente a través de mensajes radiados que la victoria aún era posible.

En 1945 con el ejército ruso y los aliados a las puertas de Berlín, Goebbels, encerrado con su familia en el bunker de Hitler, discutió con el Führer la posibilidad de negociar la paz, una idea que el líder nazi rechazo de plano. Un día después de que Adolf Hitler se suicidara para no ser apresado, condenado, vejado y probablemente torturado, Joseph Paul Goebbels, el temido de ministro de propaganda del Reich, hizo lo propio en el bunker de Berlín. él, su esposa y sus hijos murieron.

OFF THE RECORD…

…Sin cometarios…