/ viernes 14 de julio de 2023

Bóruma, la cerveza tequisquiapense que une dos mundos

Irlanda, Inglaterra y Tequisquiapan, están unidos por esta cerveza creada por un irlandés, que decidió venir a vivir a Querétaro hace 5 años  

Adrián Forrester es de origen irlandés, y pertenece a la primera generación nacida en Inglaterra. Conoció a su esposa ahí y se enamoró. Por eso es que decidió venirse a vivir a México desde hace 5 años, y traerse consigo la cerveza estilo viena.

Desde entonces es cervecero y fundador de la Cervecería Bóruma. Llegó a México desde Inglaterra en 2010 y empezó a producir la cerveza en casa, en ese momento no había tanto mercado de cerveza artesanal en México.

“Empecé haciéndola en mi casa para las fiestas con mis amigos, y la gente pedía más y más cerveza, y varios amigos querían ser socios, y decidí, junto con mi esposa, abrir una cervecería en Tequisquiapan”.

Adrián se especializa en cervezas europeas. Las especialidades que maneja son dos, lager clara basada en pilsner, estilo checo y alemán, y la oscura Viena lager, que empezó su vida en Viena, donde la amaban al igual que los mexicanos. Ahora ya no es popular en Viena, pero continúa siéndolo en México.

“Elegimos el nombre de Bóruma, porque fue el primer gran rey de Holanda, que unificó todos los pueblos y tribus en un país unificado. Cuando creamos la cerveza estábamos en la época de Trump, y había tensión y peleas y quisimos representar algo bueno”.

Su primer lote estuvo listo para la venta en marzo de 2020, el mismo día en el que inició la pandemia, y el semáforo se puso en rojo. Tuvieron que esperar 8 meses para poder vender su primer lote. Ahora es una de las cervezas de mayor calidad en el estado.

“Soy un ñoño en manejar procesos, la cerveza es una cosa que impacta mucho si no cuidas los detalles. Cuidamos el agua que usamos, filtramos cada gota para reponer las sales y minerales para el estilo y lo que queremos. Cuidamos la temperatura de fermentación y cada detalle, es una cerveza muy bien hecha”.

De acuerdo con Adrián, su cerveza clara es muy buena para probar con comida frita y pescados y mariscos, mientras que la oscura, combina perfecto con un buen mole poblano o pastel de chocolate.

“En la cerveza oscura, agregamos una malta inglesa, que la misma familia ha trabajado por 4 generaciones y que tuestan hasta lograr un color negro. Parecen granos de café, y eso aporta sabores ligeros de café y chocolate”.

Los planes para Bóruma apenas comienzan, en un mes estarán dando a conocer una edición especial con garambullo, y cuya botella tendrá el arte de Santiago Boldo. Además, planean abrir la fábrica ubicada en Tequisquiapan para dar tours al público.

“Yo creo que hay muchos estilos de cerveza que aún no son comunes en México, que yo extraño y creo que los mexicanos amaran. Es medio difícil el mercado en México, porque las grandes marcas pueden producir cerveza barata, pero las chicas artesanales tenemos un precio elevado, porque no podemos comprar millones de toneladas de malta cada año, y mientras ellos usan jarabe de maíz o arroz para bajar costos, nosotros usamos solo ingredientes de primera clase”.

La cerveza Bóruma, se ha convertido en la favorita entre el público experto en cerveza artesanal, y comienza a ser tendencia por su participación en eventos culturales del municipio. Adrián espera que, a futuro, los mexicanos aprecien el trabajo que requiere su elaboración.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“La malta que usamos es de una calidad muy alta, no se inflama la barriga tanto, no te da tanta cruda y es importante tomar en cuenta, que la cerveza masiva tiene un mal sabor, pero en la cerveza artesanal se pueden distinguir más notas y sabores más auténticos”.


Adrián Forrester es de origen irlandés, y pertenece a la primera generación nacida en Inglaterra. Conoció a su esposa ahí y se enamoró. Por eso es que decidió venirse a vivir a México desde hace 5 años, y traerse consigo la cerveza estilo viena.

Desde entonces es cervecero y fundador de la Cervecería Bóruma. Llegó a México desde Inglaterra en 2010 y empezó a producir la cerveza en casa, en ese momento no había tanto mercado de cerveza artesanal en México.

“Empecé haciéndola en mi casa para las fiestas con mis amigos, y la gente pedía más y más cerveza, y varios amigos querían ser socios, y decidí, junto con mi esposa, abrir una cervecería en Tequisquiapan”.

Adrián se especializa en cervezas europeas. Las especialidades que maneja son dos, lager clara basada en pilsner, estilo checo y alemán, y la oscura Viena lager, que empezó su vida en Viena, donde la amaban al igual que los mexicanos. Ahora ya no es popular en Viena, pero continúa siéndolo en México.

“Elegimos el nombre de Bóruma, porque fue el primer gran rey de Holanda, que unificó todos los pueblos y tribus en un país unificado. Cuando creamos la cerveza estábamos en la época de Trump, y había tensión y peleas y quisimos representar algo bueno”.

Su primer lote estuvo listo para la venta en marzo de 2020, el mismo día en el que inició la pandemia, y el semáforo se puso en rojo. Tuvieron que esperar 8 meses para poder vender su primer lote. Ahora es una de las cervezas de mayor calidad en el estado.

“Soy un ñoño en manejar procesos, la cerveza es una cosa que impacta mucho si no cuidas los detalles. Cuidamos el agua que usamos, filtramos cada gota para reponer las sales y minerales para el estilo y lo que queremos. Cuidamos la temperatura de fermentación y cada detalle, es una cerveza muy bien hecha”.

De acuerdo con Adrián, su cerveza clara es muy buena para probar con comida frita y pescados y mariscos, mientras que la oscura, combina perfecto con un buen mole poblano o pastel de chocolate.

“En la cerveza oscura, agregamos una malta inglesa, que la misma familia ha trabajado por 4 generaciones y que tuestan hasta lograr un color negro. Parecen granos de café, y eso aporta sabores ligeros de café y chocolate”.

Los planes para Bóruma apenas comienzan, en un mes estarán dando a conocer una edición especial con garambullo, y cuya botella tendrá el arte de Santiago Boldo. Además, planean abrir la fábrica ubicada en Tequisquiapan para dar tours al público.

“Yo creo que hay muchos estilos de cerveza que aún no son comunes en México, que yo extraño y creo que los mexicanos amaran. Es medio difícil el mercado en México, porque las grandes marcas pueden producir cerveza barata, pero las chicas artesanales tenemos un precio elevado, porque no podemos comprar millones de toneladas de malta cada año, y mientras ellos usan jarabe de maíz o arroz para bajar costos, nosotros usamos solo ingredientes de primera clase”.

La cerveza Bóruma, se ha convertido en la favorita entre el público experto en cerveza artesanal, y comienza a ser tendencia por su participación en eventos culturales del municipio. Adrián espera que, a futuro, los mexicanos aprecien el trabajo que requiere su elaboración.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“La malta que usamos es de una calidad muy alta, no se inflama la barriga tanto, no te da tanta cruda y es importante tomar en cuenta, que la cerveza masiva tiene un mal sabor, pero en la cerveza artesanal se pueden distinguir más notas y sabores más auténticos”.


Local

500 hicieron trabajos a favor de la comunidad

A un año de que pusiera en marcha el nuevo reglamento en el municipio de San Juan del Río

Local

Proyectan ocho murales para 2024

Las piezas se plasmarán en comunidades y colonias del municipio, trabajan en algunos bocetos

Local

Los últimos artesanos del carrizo

La familia Miranda Juárez es la única que mantiene vivo esta actividad. A sus 89 años, don Antonio Mirada Uribe sigue tejiendo cestos en un pequeño taller de su casa

Local

¿Conoces las pinturas rupestres de El Boyé?

Estos trazos se encuentran plasmados en las rocas que forman parte de una barranca, fueron plasmados pro otomíes

Deportes

Joaquín Pereda busca refrendar título de campeón en el Triatlón San Gil

Quien también confirmó participación es Arturo Garza, quien busca escalar posiciones en la distancia de los 75 kilómetros

Local

La mirada de Cesar Ortiz | El secreto del mejor mole rojo del Carrizo

A sus 50 años, Virginia continúa la tradición que le enseñó su madre