/ domingo 3 de diciembre de 2017

“Crecer entre pantallas”, conferencia a cargo de Cristina Fortuny

En las instalaciones del Liceo Intercultural Mexicano tuvo lugarla exposición de interesante conferencia con el tema “Crecerentre pantallas” que expuso Cristina Fortuny, Economista deprofesión, con experiencia en investigación de mercados ymercadotecnia, quien se dedicó al citado tema a raíz de un grupode madres que le pidieron ayuda, pero por su principal motivaciónque son sus hijos “Soy madre de dos nativos digitales, de 7 y 11años de edad”, nos comentó.

Ante la presencia de padres de familia del instituto educativocomo de invitados, Cristina desarrolló el tema que tuvo comoobjetivo, “El dar información y herramientas a los padres defamilia para que sepan cómo están creciendo los niños digitales,las nuevas generaciones, de forma de vencer ese miedo que tenemosde educar en lo digital porque no somos tan tecnológicos comoellos y a veces nos parece que no saber de tecnología estamos endesventaja para educar y formar en tecnología”, citó ante estemedio la expositora.

Resumió también es con el fin de demostrarles a los padres defamilia que la mayor parte de las herramientas que les compartió,no tienen que usar un teléfono para ayudar a sus hijos,  y darlesguías y lineamientos para que sobre todo, pongan atención en eltema de la seguridad física y emocional, “Porque se estánviendo muchas dinámicas de las redes sociales que generandepresiones en edades que antes no era normal que ocurriese”.

El principal mensaje fue el cómo papá o mamá que no estecnológica, sí puede acompañar a sus hijos digitales en todoeste proceso; y compartió tres consejos básicos; en el primerocitó el tema de la supervisión, ya que existe mucha resistencia asupervisar porque se piensa que se está violando la privacidad delniño o adolescente, “Si son niños son muy pequeños para lascomplejidades de este tipo de plataformas, en ausencia desupervisión lo que estamos haciendo es desprotegiéndolos yexponiéndolos a situaciones muy complejas. En el adolescente esdiferente, porque tienes que ir midiendo qué nivel desupervisión, porque él tiene también que aprender a sabersemanejar en esto”.

En el segundo consejo se refirió a la comunicación; abrirnos ahablar de todos los temas, porque, recordó, si antes preguntabas atus padres y no te decían, lo más que hacías era preguntarle aalguna amiga, -ahora-  con acceso a google o a yutube, el problemaestá que la respuesta que no quieres dar las van a ir a buscarahí.

“En mi experiencia, cuando abres esos canales de comunicaciónuno se sorprende mucho y te impacta las preguntas que te hacen,pero al final te alegras de que eres tú quien se las va acontestar y los vas a adaptar a tus valores familiares, a tupercepción, a la edad y la necesidad de ese niño”.

Y el tercer consejo que compartió, tiene que ver con ladosificación de la tecnología; “Tenemos que dosificarles eluso, exponerlos a experiencias en contacto con otros seres humanos,pero también los  adultos, porque es una crítica que les hacemosa las nuevas generaciones pero a veces nosotros estamos pegados–al teléfono- no podemos identificar si nuestro adolescenteestá pasando por alguna situación compleja sino nos estamosviendo”; habló sobre esos espacios como ir en el coche o en lashoras de comida que ahora están siendo suplantadas por latecnología, cuando antes eran pequeños momentos en donde tepodías fijar o enterar cómo están tus hijos.

Con estos tres puntos, es una buena receta para ir educando yguiándolos en todo este proceso, citó nuestra entrevistada, quiense ha dedicado a impartir estos temas al darse cuenta que nocompartir este conocimiento era desproteger a los hijos, “Porqueesto rompió las barreras geográficas, de espacio y de tiempo,entonces, que otros niños estén usando mal la tecnología lospuede afectar”.

“Yo me he tomado esta misión de compartir –estainformación de su investigación- para que tomemos decisionesinformadas porque creo que es lo que nos puede ayudar a todos comosociedad; y segundo, dentro de esta experiencia comencé a darplaticas para niños y adolescentes y me impactó el nivel de dudasque tienen y que no se atreven a preguntar a sus papás”, expuso,y finalmente nos compartió su frase: “Mi compromiso es seguir enesto hasta lograr que tus hijos te pregunten a ti”.

En las instalaciones del Liceo Intercultural Mexicano tuvo lugarla exposición de interesante conferencia con el tema “Crecerentre pantallas” que expuso Cristina Fortuny, Economista deprofesión, con experiencia en investigación de mercados ymercadotecnia, quien se dedicó al citado tema a raíz de un grupode madres que le pidieron ayuda, pero por su principal motivaciónque son sus hijos “Soy madre de dos nativos digitales, de 7 y 11años de edad”, nos comentó.

Ante la presencia de padres de familia del instituto educativocomo de invitados, Cristina desarrolló el tema que tuvo comoobjetivo, “El dar información y herramientas a los padres defamilia para que sepan cómo están creciendo los niños digitales,las nuevas generaciones, de forma de vencer ese miedo que tenemosde educar en lo digital porque no somos tan tecnológicos comoellos y a veces nos parece que no saber de tecnología estamos endesventaja para educar y formar en tecnología”, citó ante estemedio la expositora.

Resumió también es con el fin de demostrarles a los padres defamilia que la mayor parte de las herramientas que les compartió,no tienen que usar un teléfono para ayudar a sus hijos,  y darlesguías y lineamientos para que sobre todo, pongan atención en eltema de la seguridad física y emocional, “Porque se estánviendo muchas dinámicas de las redes sociales que generandepresiones en edades que antes no era normal que ocurriese”.

El principal mensaje fue el cómo papá o mamá que no estecnológica, sí puede acompañar a sus hijos digitales en todoeste proceso; y compartió tres consejos básicos; en el primerocitó el tema de la supervisión, ya que existe mucha resistencia asupervisar porque se piensa que se está violando la privacidad delniño o adolescente, “Si son niños son muy pequeños para lascomplejidades de este tipo de plataformas, en ausencia desupervisión lo que estamos haciendo es desprotegiéndolos yexponiéndolos a situaciones muy complejas. En el adolescente esdiferente, porque tienes que ir midiendo qué nivel desupervisión, porque él tiene también que aprender a sabersemanejar en esto”.

En el segundo consejo se refirió a la comunicación; abrirnos ahablar de todos los temas, porque, recordó, si antes preguntabas atus padres y no te decían, lo más que hacías era preguntarle aalguna amiga, -ahora-  con acceso a google o a yutube, el problemaestá que la respuesta que no quieres dar las van a ir a buscarahí.

“En mi experiencia, cuando abres esos canales de comunicaciónuno se sorprende mucho y te impacta las preguntas que te hacen,pero al final te alegras de que eres tú quien se las va acontestar y los vas a adaptar a tus valores familiares, a tupercepción, a la edad y la necesidad de ese niño”.

Y el tercer consejo que compartió, tiene que ver con ladosificación de la tecnología; “Tenemos que dosificarles eluso, exponerlos a experiencias en contacto con otros seres humanos,pero también los  adultos, porque es una crítica que les hacemosa las nuevas generaciones pero a veces nosotros estamos pegados–al teléfono- no podemos identificar si nuestro adolescenteestá pasando por alguna situación compleja sino nos estamosviendo”; habló sobre esos espacios como ir en el coche o en lashoras de comida que ahora están siendo suplantadas por latecnología, cuando antes eran pequeños momentos en donde tepodías fijar o enterar cómo están tus hijos.

Con estos tres puntos, es una buena receta para ir educando yguiándolos en todo este proceso, citó nuestra entrevistada, quiense ha dedicado a impartir estos temas al darse cuenta que nocompartir este conocimiento era desproteger a los hijos, “Porqueesto rompió las barreras geográficas, de espacio y de tiempo,entonces, que otros niños estén usando mal la tecnología lospuede afectar”.

“Yo me he tomado esta misión de compartir –estainformación de su investigación- para que tomemos decisionesinformadas porque creo que es lo que nos puede ayudar a todos comosociedad; y segundo, dentro de esta experiencia comencé a darplaticas para niños y adolescentes y me impactó el nivel de dudasque tienen y que no se atreven a preguntar a sus papás”, expuso,y finalmente nos compartió su frase: “Mi compromiso es seguir enesto hasta lograr que tus hijos te pregunten a ti”.

Local

SSPM tendrá aplicación para denuncias

Denuncianet, será una herramienta tecnológica para que la población denuncie actos de corrupción de cualquier servidor público

Local

Importante afluencia en elección del PAN

En Tequisquiapan se cuenta con plantilla de 298 militantes que desde temprana hora llegaron al centro de votación para emitir su sufragio

Local

Alcalde de Amealco busca recursos para detonar turismo

Cuenta con grandes atractivos naturales para la realización de diferentes actividades que atraen a los visitantes

Gossip

¿Conoces la historia del latiguillo “Excelsior” de Stan Lee?

Nació producto de la necesidad de vincularse con sus lectores, y al mismo tiempo diferenciarse de sus competidores

Ecología

Muere la osa polar Yupik, a los 27 años de edad

La osa fue rescatada en Alaska en 1992, luego de que una excavación en glaciares acabara con su madriguera

Futbol

Mohamed deja el banquillo del Celta de Vigo

El club informó que despidieron al “Turco” junto con todo su cuerpo técnico, tras la derrota sufrida el domingo frente Real Madrid por 4-2

Política

Consultarán diputados al sector privado para modificar leyes

El compromiso es “tener un diálogo franco y permanente con el sector empresarial, tratar todas las iniciativas que tengan que ver con estos sectores", dijo Mario Delgado

Virales

Así despiden a Stan Lee en redes

No todo es tristeza y lágrimas; ya que como a toda gran figura también a él lo despedimos con el característico humor que lo hacía sobresalir

Sociedad

Al menos dos muertos por accidente de avioneta en Altamira

Protección Civil aseguró que el accidente fue ocasionado por un falla mecánica por lo que tuvieron que realizar un aterrizaje forzoso.