/ viernes 24 de mayo de 2019

Marco Bellocchio explora el mundo de la mafia siciliana 

El experimentado realizador prensenta en la competencia del Festival de Cannes su cinta El traidor

CANNES. A falta de algo interesante por parte de la dos películas en competición ayer que podría poner en la mesa nuevos candidatos para los premios, la película coreana Parásito encabeza las encuestas de los críticos respecto a la candidaturas más viables a la Palma de Oro.

La competición de ayer parece por un lado seguir en la línea de concepciones y propuestas propias a las series y reportajes televisivos como Roubaix del francés Arnaud Deplechin, que reseñamos ya también aquí.

Tarantino y Almodóvar no tienen rival en Cannes

La película El traidor , del veterano realizador italiano Marco Bellocchio, tiene por lo menos el mérito desde el punto de vista temático de tratar un caso interesante.

Se trata de la verdadera historia de Tommaso Buscetta, quien desde la Cosa Nostra -el brazo siciliano de la mafia- se convirtió en el delator cuyas revelaciones al juez Giovanni Falcone dieron lugar al mayor juicio nunca emprendido contra la plana mayor de la mafia a finales de los años 80.

De alguna manera apologético y a límite del hagiográfico respecto al personaje de Buscetta, quien motivó su traición por su apego a las reglas de honor de la organización criminal que de acuerdo a su punto de vista no respetaban los altos capos que denunció.

La película no deja de tener los límites proprios de un buen y exhaustivo reportaje televisivo que me temo que no aporta algo nuevo al multipremiado itinerario de Bellocchio.

En cuanto a la otra película exhibida en competición, Mektoub (El destino), my amor : Intermezzo, segunda parte de una trilogía del realizador francés de origen magrebino Abdellatif Kechiche, lo único que uno podría pensar es que el ganador de la Palma de Oro aquí en 2013 con La vida de Adele, debe tener un serio problema con el sexo femenino, puesto que durante tres horas y media nos asesta una interminable casi morbosa y seguramente voyerista exhibición de la pletórica anatomía de un grupo de chicas que se entregan a bailes dionisíacos a lo largo de una tarde y noche de vacaciones de verano. Lamentable y a la vez incomprensible cómo esta cosa aterrizó en competición.

Primeros premios

A 48 horas de la deliberación del jurado oficial acaban de darse a conocer los primeros premios que corresponden a las secciones paralelas que concluyeron el día de ayer donde arrasaron las películas francesas.

Alicia y el alcalde, segundo filme de Nicolás Pariser, una inteligente comedia dramática con el veterano actor Fabrice Luchini ganó del premio a la mejor película europea en la Quincena de Realizadores, donde además el acceso a la maternidad de una adolescente en Una chica fácil, de Rebecca Zlotowski, recibió el premio a la mejor película francesa por parte de la SACD (Sociedad de Autores y Compositores Dramáticos) a la vez que otro premio de la SACD acompañado de 5 mil euros recibió en la Semana de la Crítica (SIC) la película guatemalteca Nuestras madres, donde su realizador y guionista César Díaz relata en su primer filme la desaparición de disidentes a manos de la fuerzas armadas durante la guerra civil.

En esta misma sección el Gran Premio Nespresso, dotado de 15 mil euros, fue atribuido a Perdí mi cuerpo, donde el francés Jeremy Clapin hace su debut en el género de la animación.

El jurado internacional de la SIC fue presidido por el realizador colombiano Ciro Guerra (El abrazo de la serpiente, nominado al Oscar en 2015).

El programa de esta sección concluyó con la presentación de cuatro cortos mexicanos escogidos entre los estrenados en festival de Morelia en octubre pasado.

También concluyó el Mercado del Film, que este año celebró su 60 aniversario y donde el por primera vez atribuido premio al mejor documental en proceso de terminación dentro del Mercado para Cortos (Doc Corner), acompañado por 10 mil euros, fue para La argelia de ellos, de Lina Soualem.


En cuanto a la Cinefondation, la sección oficial del festival, reservada a películas de escuelas de cine, su jurado, presidido por la realizadora francesa Claire Denis, atribuyó sus premios a Mano a mano, de Louise Courvoisier (Francia), Hieu de Richard Van (Estados Unidos) y ex aequo a, Ambiente de Wisam Al Jafari (Palestina) y Duszyczka de Barbar Rupik (Polonia), dotados respectivamente con 15 mil, 11 mil 250 y 7 mil 500 euros.

CANNES. A falta de algo interesante por parte de la dos películas en competición ayer que podría poner en la mesa nuevos candidatos para los premios, la película coreana Parásito encabeza las encuestas de los críticos respecto a la candidaturas más viables a la Palma de Oro.

La competición de ayer parece por un lado seguir en la línea de concepciones y propuestas propias a las series y reportajes televisivos como Roubaix del francés Arnaud Deplechin, que reseñamos ya también aquí.

Tarantino y Almodóvar no tienen rival en Cannes

La película El traidor , del veterano realizador italiano Marco Bellocchio, tiene por lo menos el mérito desde el punto de vista temático de tratar un caso interesante.

Se trata de la verdadera historia de Tommaso Buscetta, quien desde la Cosa Nostra -el brazo siciliano de la mafia- se convirtió en el delator cuyas revelaciones al juez Giovanni Falcone dieron lugar al mayor juicio nunca emprendido contra la plana mayor de la mafia a finales de los años 80.

De alguna manera apologético y a límite del hagiográfico respecto al personaje de Buscetta, quien motivó su traición por su apego a las reglas de honor de la organización criminal que de acuerdo a su punto de vista no respetaban los altos capos que denunció.

La película no deja de tener los límites proprios de un buen y exhaustivo reportaje televisivo que me temo que no aporta algo nuevo al multipremiado itinerario de Bellocchio.

En cuanto a la otra película exhibida en competición, Mektoub (El destino), my amor : Intermezzo, segunda parte de una trilogía del realizador francés de origen magrebino Abdellatif Kechiche, lo único que uno podría pensar es que el ganador de la Palma de Oro aquí en 2013 con La vida de Adele, debe tener un serio problema con el sexo femenino, puesto que durante tres horas y media nos asesta una interminable casi morbosa y seguramente voyerista exhibición de la pletórica anatomía de un grupo de chicas que se entregan a bailes dionisíacos a lo largo de una tarde y noche de vacaciones de verano. Lamentable y a la vez incomprensible cómo esta cosa aterrizó en competición.

Primeros premios

A 48 horas de la deliberación del jurado oficial acaban de darse a conocer los primeros premios que corresponden a las secciones paralelas que concluyeron el día de ayer donde arrasaron las películas francesas.

Alicia y el alcalde, segundo filme de Nicolás Pariser, una inteligente comedia dramática con el veterano actor Fabrice Luchini ganó del premio a la mejor película europea en la Quincena de Realizadores, donde además el acceso a la maternidad de una adolescente en Una chica fácil, de Rebecca Zlotowski, recibió el premio a la mejor película francesa por parte de la SACD (Sociedad de Autores y Compositores Dramáticos) a la vez que otro premio de la SACD acompañado de 5 mil euros recibió en la Semana de la Crítica (SIC) la película guatemalteca Nuestras madres, donde su realizador y guionista César Díaz relata en su primer filme la desaparición de disidentes a manos de la fuerzas armadas durante la guerra civil.

En esta misma sección el Gran Premio Nespresso, dotado de 15 mil euros, fue atribuido a Perdí mi cuerpo, donde el francés Jeremy Clapin hace su debut en el género de la animación.

El jurado internacional de la SIC fue presidido por el realizador colombiano Ciro Guerra (El abrazo de la serpiente, nominado al Oscar en 2015).

El programa de esta sección concluyó con la presentación de cuatro cortos mexicanos escogidos entre los estrenados en festival de Morelia en octubre pasado.

También concluyó el Mercado del Film, que este año celebró su 60 aniversario y donde el por primera vez atribuido premio al mejor documental en proceso de terminación dentro del Mercado para Cortos (Doc Corner), acompañado por 10 mil euros, fue para La argelia de ellos, de Lina Soualem.


En cuanto a la Cinefondation, la sección oficial del festival, reservada a películas de escuelas de cine, su jurado, presidido por la realizadora francesa Claire Denis, atribuyó sus premios a Mano a mano, de Louise Courvoisier (Francia), Hieu de Richard Van (Estados Unidos) y ex aequo a, Ambiente de Wisam Al Jafari (Palestina) y Duszyczka de Barbar Rupik (Polonia), dotados respectivamente con 15 mil, 11 mil 250 y 7 mil 500 euros.

Local

Deliciosa barbacoa con la señora del sombrero 

Sábados y domingos se ubica en tianguis para vender sus exquisitos alimentos

Local

Aumentan robos al transporte en el día 

En zonas de riego optan por evitar detenerse para evadir a los delincuentes  

Local

SITAM mantienen prevención 

Aseguró que su labor les obliga a exponerse constantemente, hecho por el que, afirmó, se ha mantenido un trabajo constante en esta materia

Local

Propone Hugo Cabrera educación igualitaria 

Incentivos a los planteles educativos públicos para la preparación profesional, planteó Cabrera Ruiz

Deportes

Reyna Akaxia, monarca de la gran lucha libre

Horas de entrenamiento y dedicación al 100 son su característica

Círculos

Grecia Alicia recibió por nombre

Hermosa lució en la celebración de su bautizo la pequeña hija de los esposos Maya Anaya

Deportes

Duelo por el repechaje; Gallos se juegan la vida ante Santos

El conjunto queretano viene de perder 2-1 ante la Fiera del León

Policiaca

Recuperan auto que fue robado en Pedro Escobedo

Fue sustraída del exterior del domicilio de un ciudadano ubicado en Las Postas

Local

SITAM mantienen prevención 

Aseguró que su labor les obliga a exponerse constantemente, hecho por el que, afirmó, se ha mantenido un trabajo constante en esta materia