imagotipo

“El Zotoluco” salió en hombros en su tarde de despedida

¡La última y nos vamos! Emotiva tarde se vivió en Plaza de Toros Santa María durante la tradicional corrida navideña, donde el maestro de Azcapotzalco, Eulalio López “El Zotoluco” salió en hombros en su tarde de despedida en estas tierras; “Salitre” de 537 kg de Campo Real, premiado con arrastre lento, fue su cómplice para excepcional adiós. Torerísimas actuaciones por parte de Alejando Talavante y Octavio García “El Payo” con el corte de una oreja cada quien. Jorge Hernández se fue en silencio tras una actuación de poco calado. Buena entrada se registró para esta fecha de tradición y del adiós.  Bien presentado el encierro de Campo Real.

Jorge Hernández Garate

En su actuación, el centauro potosino enfrentó a “Cuarto de Siglo” de 506 kg, marcado con el  No. 650 de Campo Real al que toreó con reservas, poca transmisión pero buenos momentos dejó cuando logró someter al astado, vistosa actuación con los aretes y toreo desde el caballo con un zarape.

En su participación el valiente Grupo de Forcados Queretanos intentó pegar en cuatro intentos, logrando la última en una unifila muy cerca del toro en sombra. Merecidos aplausos para los pegadores queretanos.

Jorge se despidió entre protestas y silencio.

Eulalio López “Zotoluco”

El Zotoluco fue el primero en saludar al tercio, previo a que la empresa entregará en línea de  tercios, al diestro, un reconocimiento por su trayectoria; siendo esta su última aparición en Querétaro. Cálida bienvenida acogió al maestro.

Vistiendo en negro y oro, El Zotoluco abrió capote para torear por “Verónicas” a  “Chicuelillo “ de 510 kg, marcado con el No.196, castaño ojinegro, primero de su lote que brindó a la afición queretana. Con la muleta, le dio trato de enfermero, ante un acuse de debilidad del de Campo Real; toreo en redondo a media altura y remates de pecho fueron la dosis para uno que pecó de bravura.  Un acero en buen sitio, en su segundo viaje le mereció nutridas palmas.

Con el de su despedida de nombre “ Salitre” de 537 kg, cárdeno marcado con el No. 612 de Campo Real, Eulalio logró desprender dos orejas en faena emotiva donde le sonaron “Las Golondrinas”; combinación derechista y de molinetes le hicieron disfrutar y transmitir; está era la última tarde de El Zotoluco y él lo sabia. El toro fue premiado con arrastre lento.

Alejandro Talavante

Luciendo un terno fucsia y oro, el diestro extremeño, Alejandro Talavante recibió a “Figurón” de 478 kg, marcado con el No. 606, cárdeno de nulas cualidad al que intentó torear por izquierda sin mayor calado, abreviando  con un acero pasado. En este de su primer turno no se pudo disfrutar la torería del torero extranjero. Silencio.

Con su segundo de lote, Talavante saludó a “Torerazo” de 477 kg, marcado con el No. 604 al que probó de inmediato por una tanda de “chicuelinas”. Torerísima faena por ambos lados; por  izquierda a natural retrató las despedidas; en su intento por derecha, desprendió unánimes oles citando a pies juntos y sacándolo en ese palmo de terreno. Toreo clásico y bien disfrutado por el torero y la afición. Preparó el acero con manoletinas para acertar y llevarse una oreja.

Octavio García “El Payo”

Vistiendo en lila y oro el torero queretano recibió a “Buen amigo” de 477 kg, marcado con el  No. 612 también de Campo Real con el que desde el primer muletazo se entonó. Faena templada, clásica y a disfrute por el lado derecho le valieron unánimes oles, buena colaboración del de Campo Real para este turno. Un cuarto de acero bastaron para derribar a uno que si fue “buen amigo” para el torero,  al serle concedida una oreja, la primera del festejo.

Con el cierra plaza de nombre “Romerito” de 522 kg , marcado con el No. 608, el rubio torero escuchó sólo palmas tras haberle traicionado el acero. Dibujó faena placentera y bien entendida, un Payo maduro en su profesión hizo disfrutar en ambos turnos, este último toreando al ritmo del paso doble de su tierra. El acero le traicionó en este de su turno y le dejó sin posibilidad de sumarse una más.