/ viernes 8 de junio de 2018

Corales en el Amazonas enfrenta a ecologistas y petroleras

La barrera de coral en la costa atlántica frente a la desembocadura del río Amazonas está en el origen de un contencioso mediático y jurídico entre Greenpeace y la petrolera francesa Total, que ambiciona extraer petróleo en una región poco explorada, pero rica aparentemente en hidrocarburos.

El pasado 1 de junio 250 activistas de la ONG ecologista irrumpieron por sorpresa en la asamblea anual de accionistas de Total en París para denunciar los planes de la compañía de perforar el lecho marino en el delta amazónico, lo que provocó que se interrumpiera el evento.

Fue el último episodio de una larga batalla mediático-jurídica entre las dos entidades, con intereses opuestos después de que Greenpeace descubrió, fotografió y publicitó la presencia de corales en una región que podría extenderse hasta los 56 mil kilómetros cuadrados, según los expertos.

“Me pregunto si es responsable explorar petróleo a casi dos mil metros de profundidad, en condiciones de corrientes marinas extremas y cerca de un arrecife recién decubierto”, cuestióno el especialista en energía de Greenpeace Brasil, Thiago Almedia.

Total opera cinco bloques marinos en el delta del río Amazonas, el más caudaloso y extenso del mundo, en una región situada a 120 kilómetros de las costas brasileñas, y asegura que cumple la legislación vigente y que la barrera de coral está a por lo menos 28 kilómetros de los pozos de exploración previstos.

Sin embargo, los estudios realizados por la empresa no lograron convencer al ente ambiental brasileño, el IBAMA, que hace unas semanas volvió a cuestionar el estudio de impacto ambiental presentado por la compañía, por lo que no emitió todavía la necesaria autorización para poder explorar los yacimientos.

Los pozos, inexplorados hasta la fecha, podrían suponer el descubrimiento de una nueva gran reserva de crudo en un país que desde 2006 -cuando fueron anunciados los yacimientos bajo la capa marina del litoral de Río de Janeiro- ha experimentado una revolución en el sector de los hidrocarburos y el crecimiento exponencial de la estatal Petrobras.

Sin embargo, esas eventuales reservas -para cuya exploración ya desembolsaron millones de dólares empresas petroleras como Total- pueden suponer un riesgo para el ecosistema amazónico del estado de Amapá, al norte de Brasil, una región poco habitada y hasta hoy muy preservada del Amazonas que está, además, en el punto de mira de productores de soja.

Pescadores, fiscales, investigadores y defensores del medioambiente, así como otros representantes de la sociedad civil, temen los eventuales impactos de la explotación de los pozos, así como un eventual accidente que provocara un derrame de crudo.

El anuncio en 2006 del descubrimiento de reservas que superan los 30 mil millones de barriles en aguas ultraprofundas colocó a Brasil como uno de los países con mayor potencial productor del planeta.

Brasil produce actualmente unos 2.5 millones de barriles diarios de crudo, incluyendo petróleo, gas y derivados, y la Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé que esta cifra alcance los 3.7 millones para 2020 y los 5.37 millones en 2040, lo que situará al país entre los 10 mayores productores mundiales.

La barrera de coral en la costa atlántica frente a la desembocadura del río Amazonas está en el origen de un contencioso mediático y jurídico entre Greenpeace y la petrolera francesa Total, que ambiciona extraer petróleo en una región poco explorada, pero rica aparentemente en hidrocarburos.

El pasado 1 de junio 250 activistas de la ONG ecologista irrumpieron por sorpresa en la asamblea anual de accionistas de Total en París para denunciar los planes de la compañía de perforar el lecho marino en el delta amazónico, lo que provocó que se interrumpiera el evento.

Fue el último episodio de una larga batalla mediático-jurídica entre las dos entidades, con intereses opuestos después de que Greenpeace descubrió, fotografió y publicitó la presencia de corales en una región que podría extenderse hasta los 56 mil kilómetros cuadrados, según los expertos.

“Me pregunto si es responsable explorar petróleo a casi dos mil metros de profundidad, en condiciones de corrientes marinas extremas y cerca de un arrecife recién decubierto”, cuestióno el especialista en energía de Greenpeace Brasil, Thiago Almedia.

Total opera cinco bloques marinos en el delta del río Amazonas, el más caudaloso y extenso del mundo, en una región situada a 120 kilómetros de las costas brasileñas, y asegura que cumple la legislación vigente y que la barrera de coral está a por lo menos 28 kilómetros de los pozos de exploración previstos.

Sin embargo, los estudios realizados por la empresa no lograron convencer al ente ambiental brasileño, el IBAMA, que hace unas semanas volvió a cuestionar el estudio de impacto ambiental presentado por la compañía, por lo que no emitió todavía la necesaria autorización para poder explorar los yacimientos.

Los pozos, inexplorados hasta la fecha, podrían suponer el descubrimiento de una nueva gran reserva de crudo en un país que desde 2006 -cuando fueron anunciados los yacimientos bajo la capa marina del litoral de Río de Janeiro- ha experimentado una revolución en el sector de los hidrocarburos y el crecimiento exponencial de la estatal Petrobras.

Sin embargo, esas eventuales reservas -para cuya exploración ya desembolsaron millones de dólares empresas petroleras como Total- pueden suponer un riesgo para el ecosistema amazónico del estado de Amapá, al norte de Brasil, una región poco habitada y hasta hoy muy preservada del Amazonas que está, además, en el punto de mira de productores de soja.

Pescadores, fiscales, investigadores y defensores del medioambiente, así como otros representantes de la sociedad civil, temen los eventuales impactos de la explotación de los pozos, así como un eventual accidente que provocara un derrame de crudo.

El anuncio en 2006 del descubrimiento de reservas que superan los 30 mil millones de barriles en aguas ultraprofundas colocó a Brasil como uno de los países con mayor potencial productor del planeta.

Brasil produce actualmente unos 2.5 millones de barriles diarios de crudo, incluyendo petróleo, gas y derivados, y la Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé que esta cifra alcance los 3.7 millones para 2020 y los 5.37 millones en 2040, lo que situará al país entre los 10 mayores productores mundiales.

Local

Integran mesa directiva de la CATEM

Se buscará tener distintos acercamientos con las empresas de la región

Policiaca

Evitan que menor de edad escapara a la Ciudad de México

Se supo de manera extraoficial que la menor habría tenido conflictos en su hogar

Local

Inauguran feria del empleo en San Juan

Se pretende cerrar el año con más de 30 empleos en la entidad

Gossip

Danna Paola llega a TV Azteca para ser juez de La Academia

La actriz calificará y dará consejos a los participantes que buscan ganar el reality show

Cine

Leonardo DiCaprio y Brad Pitt podrían ir por otra nominación al Oscar

Parece que su actuación en Once Upon a Time in Hollywood podría darles una nominación para el 2020

Deportes

Hamilton muestra su 'jab' y su derecha contra la leyenda Julio César Chávez

El británico buscará asegurar su sexto título en la máxima categoría del automovilismo este domingo en el Autódromo Hermanos Rodríguez

Gossip

¡Aquí los estrenos que Netflix tiene preparados para noviembre!

Nuevas temporadas, películas y documentales podrás disfrutar el penúltimo mes del año

Celebridades

[Video] ¿Estás listo para conocer vida, obra y secretos de Café Tacvba?

La banda de rock te cuenta su historia en 30 años de trayectoria a través de “Bios. Vidas que marcaron la tuya”, de National Geographic

Finanzas

Netflix y Amazon Prime "apagan" a TV de paga

Al cierre de 2020 los accesos a servicios de televisión restringida tendrán una contracción de 15 por ciento en comparación con 2018