/ martes 29 de junio de 2021

Rosales y sus cuidados

Aunque se suele creer que es una planta exigente, la realidad es que vale la pena brindarle atención para que luzcan brillantes

Considerados en la jardinería como la diva de las flores, las rosas requieres algunos cuidados específicos para que luzcan espectaculares como menciona Ángeles Becerra especialista en su cuidado; la experta refiere que es en otoño cuando deben transplantarse para que en primavera ya estén bien enraizados ya que su floración es hasta comienzos de octubre.

Como buena planta leñosa, el rosal necesita las oscilaciones de temperatura propias del otoño para poder arraigar por lo que lo ideal es que pospongamos su plantación definitiva hasta la llegada de la próxima estación.

PODA

Aunque puede parecer algo secundario, el hecho de retirar las rosas una vez marchitas no solo ayudará a la planta a contar con más energía sino, sobre todo, será un apoyo para estimular la floración. Lejos de hacer una poda invasiva, bastará con cortar desde el tallo a unos tres centímetros de la flor.

De esta forma, estaremos eliminando una parte muerta de la planta y favoreciendo que se generen nuevas flores.

APLICAR RIEGO ABUNDANTE Y EN PROFUNDIDAD

Si bien los meses de calor son los mejores para esta planta, lo cierto es que es una de las que más se resiente, por este motivo, es importante que cuente con un riego regular, abundante y en profundidad, o lo que es lo mismo, dejando que el agua empape sin prisa sus raíces hasta hidratarla por completo.

A pesar de esta necesidad de agua, es importante elegir correctamente el momento del riego concentrándolo en las primeras horas del día o en las últimas de la tarde

Cuidarlos garantiza que florezcan divinamente /Foto: Tamara Medina | Diario de Querétaro

ABONO ESPECÍFICO PARA ROSALES

Aunque lo ideal es suministrar este abono durante los meses de primavera, también se recomienda hacerlo con menor intensidad en verano. Aportar nutrientes a la planta facilitará que cuente con la energía que necesita para el desgaste de la floración

CONTROL DE PLAGAS

Es importante esta parte para tener un rosal sano ya que durante el verano es un auténtico imán de algunas de las plagas más habituales del verano, aunque son el pulgón y la mosca blanca dos de sus mayores enemigos. En rosales que han sido abonados en primavera, el ataque de estos insectos dará cierto margen de reacción, aunque no conviene confiarse e, igualmente, se tendrá que poner solución lo antes posible, con productos específicos para matar la plaga desde la raíz.

Considerados en la jardinería como la diva de las flores, las rosas requieres algunos cuidados específicos para que luzcan espectaculares como menciona Ángeles Becerra especialista en su cuidado; la experta refiere que es en otoño cuando deben transplantarse para que en primavera ya estén bien enraizados ya que su floración es hasta comienzos de octubre.

Como buena planta leñosa, el rosal necesita las oscilaciones de temperatura propias del otoño para poder arraigar por lo que lo ideal es que pospongamos su plantación definitiva hasta la llegada de la próxima estación.

PODA

Aunque puede parecer algo secundario, el hecho de retirar las rosas una vez marchitas no solo ayudará a la planta a contar con más energía sino, sobre todo, será un apoyo para estimular la floración. Lejos de hacer una poda invasiva, bastará con cortar desde el tallo a unos tres centímetros de la flor.

De esta forma, estaremos eliminando una parte muerta de la planta y favoreciendo que se generen nuevas flores.

APLICAR RIEGO ABUNDANTE Y EN PROFUNDIDAD

Si bien los meses de calor son los mejores para esta planta, lo cierto es que es una de las que más se resiente, por este motivo, es importante que cuente con un riego regular, abundante y en profundidad, o lo que es lo mismo, dejando que el agua empape sin prisa sus raíces hasta hidratarla por completo.

A pesar de esta necesidad de agua, es importante elegir correctamente el momento del riego concentrándolo en las primeras horas del día o en las últimas de la tarde

Cuidarlos garantiza que florezcan divinamente /Foto: Tamara Medina | Diario de Querétaro

ABONO ESPECÍFICO PARA ROSALES

Aunque lo ideal es suministrar este abono durante los meses de primavera, también se recomienda hacerlo con menor intensidad en verano. Aportar nutrientes a la planta facilitará que cuente con la energía que necesita para el desgaste de la floración

CONTROL DE PLAGAS

Es importante esta parte para tener un rosal sano ya que durante el verano es un auténtico imán de algunas de las plagas más habituales del verano, aunque son el pulgón y la mosca blanca dos de sus mayores enemigos. En rosales que han sido abonados en primavera, el ataque de estos insectos dará cierto margen de reacción, aunque no conviene confiarse e, igualmente, se tendrá que poner solución lo antes posible, con productos específicos para matar la plaga desde la raíz.

Local

Contagios de Covid-19 incrementaron hasta 20% en las empresas

Apuntan que la vacunación ha sido un factor favorable pues ha reducido los casos graves por esta enfermedad

Local

Regularán toldos en Centro Histórico

Para poder seguir dignificando los primeros cuadros del municipio, dijo titular de Obras Públicas

Local

Persiste el trabajo infantil en Querétaro

De manera continua atienden a denuncias para realizar inspecciones en los centros laborales

Local

Invitados especiales recibirán artesanías sanjuanenses

Los artesanos de la Caja Queretana A.C., elaborará un pedido de 42 artesanías

Local

Fachada sanjuanense famosa por su diseño

Sus puertas de madera y diseño arquitectónico es un atractivo para los visitantes

Deportes

Llaman a participar en la Carrera Rosa

El club de corredoras anunció la tercera para la prevención y lucha contra el Cáncer de Mama

Local

IEEQ busca identificar y prevenir la violencia policía

Elaboró y puso a disposición de la ciudadanía la guía básica sobre los temas

Local

Alistan el Instituto del Emprendedor

Continúa organización de foros regionales en materia de emprendimiento

Salud

Hipertiroidismo, un mal que se juzga

En México es la segunda enfermedad endocrina más frecuente en las mujeres, pues 8 de cada 10 pacientes esta entre los 30 y 50 años de edad