/ viernes 11 de marzo de 2022

En Tlaxcala las cantinas desaparecieron 

La única cantina con la que contaba Tlaxcala ya no existe así que los pobladores acuden a otros establecimientos para consumir alcohol

Con la nueva dinámica de vida social las cantinas dejaron de ser una opción para quienes consumen alcohol el fin de semana, la siguen o buscan rehabilitarse. Para los crudos., pues.

Te puede interesar: Chef se hizo viral por llevar comida a los rincones del mundo que más lo necesitan

El problema es que desaparecieron en la ciudad de Tlaxcala pero eso sí, muchos las buscan. Ahí, tras una megafiesta, las personas hallaban la forma de “reactivar” la vida. Había bebidas de todo tipo y a bajo precio, además de botonas.

En Tlaxcala la fiesta de los ahora llamados antros comenzó a partir de 1994. Suena increíble pero en ese año el restaurante de mayor prestigio se llamaba el Tirol, sigue vigente pero ahora como salón de fiestas.

Una de las principales cantinas en la ciudad capital tlaxcalteca era el bar de "Richard". Operaba las 24 horas del día, pero el dueño, Ricardo Salazar, no sólo ofrecía bebidas sino que cantaba “Me parto el alma”, de Cuco Sánchez, complacía a sus clientes, se emborrachaba con ellos y lloraba… hasta que murió de un infarto fulminante.

Hay otro lugar que llaman el Cheroki que sigue vigente y aunque no es una cantina lo atiende un karateca retirado, ofrece cerveza de barril y botana.

Con la nueva dinámica de vida social las cantinas dejaron de ser una opción para quienes consumen alcohol el fin de semana, la siguen o buscan rehabilitarse. Para los crudos., pues.

Te puede interesar: Chef se hizo viral por llevar comida a los rincones del mundo que más lo necesitan

El problema es que desaparecieron en la ciudad de Tlaxcala pero eso sí, muchos las buscan. Ahí, tras una megafiesta, las personas hallaban la forma de “reactivar” la vida. Había bebidas de todo tipo y a bajo precio, además de botonas.

En Tlaxcala la fiesta de los ahora llamados antros comenzó a partir de 1994. Suena increíble pero en ese año el restaurante de mayor prestigio se llamaba el Tirol, sigue vigente pero ahora como salón de fiestas.

Una de las principales cantinas en la ciudad capital tlaxcalteca era el bar de "Richard". Operaba las 24 horas del día, pero el dueño, Ricardo Salazar, no sólo ofrecía bebidas sino que cantaba “Me parto el alma”, de Cuco Sánchez, complacía a sus clientes, se emborrachaba con ellos y lloraba… hasta que murió de un infarto fulminante.

Hay otro lugar que llaman el Cheroki que sigue vigente y aunque no es una cantina lo atiende un karateca retirado, ofrece cerveza de barril y botana.

Deportes

Cuenta regresiva para el Triatlón

Será un día de fiesta deportiva dentro de las instalaciones del Club y Residencial Campestre San Gil a cargo de Heglennco Sports México

Local

Proyectan módulo de orientación a connacionales

La SRE coordinadamente con la Comisión de Trabajadores Migrantes ofrecerá orientación a paisanos

Local

Sedesoq entregó apoyo a familias de Tequisquiapan

Distribuyeron 208 tarjetas electrónicas para apoyar a jefas de familia

Gossip

Alejandra Guzmán afirma vivir una etapa de plenitud

Tras la gira Perrísimas con Paulina Rubio en Estados Unidos, Alejandra Guzmán prepara un tour como solista con invitados especiales llamado Tuya

Cultura

Exhiben en Gertrude Duby la gran pasión por las raíces chiapanecas

Gertrude Duby: una suiza para Chiapas reúne fotos, documentos, libros, vestidos, joyería, objetos de uso cotidiano, grabaciones y pinturas

Cultura

Reabre la Sala de Arte Público Siqueiros

Tras una mejora estructural, el recinto está listo para recibir a los visitantes a partir de este sábado

Finanzas

Libertad digital: ¿qué significa y cómo México ha logrado tenerla?

Un estudio señala que tres de cada 10 mexicanos son vulnerables a ataques, contra casi cinco en China

Finanzas

Inauguran refinería en Dos Bocas, pero sin fecha para refinar

Durante la inauguración de la refinería, la titular de Energía dijo que ahora harán pruebas en los sistemas

Mundo

La frontera EU-México, la más letal del mundo

En 2021 murieron mil 238 personas, entre ellos 51 niños menores de cinco años, en la frontera más mortífera en todo el planeta, advierte la OIM en un informe