imagotipo

BAN KI-MOON

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, termina su mandato de 10 años al frente del máximo organismo de la diplomacia internacional, con la aparente aspiración de convertirse en presidente de su país, Corea del Sur.

Luego de ocupar durante dos periodos consecutivos de cinco años la titularidad de la ONU, Ban se despidió este viernes de los empleados en la sede de este organismo en Nueva York, aunque muchos analistas opinan que el diplomático coreano permanecerá activo bajo los reflectores.

“Sólo tengo una palabra: Gracias. Gracias por su trabajo y por su compromiso, gracias por su liderazgo y humanidad. Han trabajado día y noche, y se los agradezco”, expresó Ban en una ceremonia ante empleados.


En su breve discurso, Ban recordó que su trabajo al frente de la ONU se enfocó en cuatro prioridades: promover el desarrollo sostenible; combatir el cambio climático; impulsar la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres; y reconocer el aporte social de la juventud.

Destacó además la importancia de proteger la dignidad y los derechos de la gente; así como de alzar la voz para defender a los grupos más vulnerables de la sociedad, a aquellos que a menudo no tienen cómo defenderse.

“Mi corazón siempre está con ustedes y Naciones Unidas. Nuestro mundo enfrenta muchos desafíos, pero nunca olviden esto: ésta es una era de grandes oportunidades. Aprovechen al máximo”, declaró Ban.