imagotipo

AMOTAC para el 50% de sus unidades

  • Rosalia Nieves
  • en Local

El delegado de la Alianza Mexicana de Organizaciones de Transportistas A.C. (AMOTAC) en San Juan del Río, Francisco Leyva Luna, informó que el movimiento de carga registra una disminución del 50 por ciento, debido al escenario que se vislumbra para este sector a partir de la próxima semana, motivo por el cual la mitad de los 75 agremiados del municipio paralizaron sus actividades.

Atribuyó la baja movilización de la mercancía que se importa, en un primer escenario, al alza del dólar, y en segundo, al aumento del costo de los combustibles, por ello esta semana y la siguiente, el gremio de la AMOTAC prevé suspender sus actividades en un porcentaje considerable a través de sus agremiados, hasta obtener un panorama más certero por las diferentes alzas.

“Perdemos más si nos movemos ahorita, estamos parados esta semana que no tenemos que hacer, pero perdemos más si nos movemos por lo que tenemos que gastar, parados en cuestión de transporte, aquí de los conocidos hay un 50 por ciento, por las fechas, ya brincando de navidad todo está paralizado, el 50 por ciento solamente se está moviendo, ahorita el problema que hay es que la gente está esperando festejar el año nuevo y no le hace caso a lo que viene y entonces el despertar va a estar cruel”.

Una vez que se conoció del incremento de los combustibles a partir del siguiente año, la AMOTAC convocó a sus agremiados para conocer el estatus que guarda el sector en sus servicios de traslados, de este modo es como se detectó que el 50 por ciento se encuentra paralizado.

Afirmó que aparte de la baja movilización de carga, el alza del precio de los combustibles afecta al sector, pues encarece el costo del traslado de mercancía, por ello, la AMOTAC prevé distintas acciones para manifestar su malestar al incremento.

Considerando que son 75 agremiados y por lo regular se realizan tres servicios de movilización de carga, mensualmente son 900 traslados, mismos que esta semana y la próxima tendrá una suspensión, ya que el sector no puede incrementar el precio de los fletes, porque empeoraría la movilización de carga, lo cual implicará que los empresarios transportistas absorban el alza en los combustibles.