imagotipo

Calle de la Colonia Indeco en el abandono

  • Dolores Martínez
  • en Local

Una de las calles con mayor perímetro de la colonia Indeco es “Las Azucenas”, que a decir de los vecinos se encuentra en total abandono, al presentar cantidad de basura, espacios con escombro, hierba seca, pero sobre todo en penumbra, así lo dio a conocer un grupo de vecinos inconformes con la situación que viven.

Ana Becerra Jaimes, una de las habitantes de la zona quien informó que derivado de la cantidad de hierba seca, se ha alojado fauna nociva como ratas, víboras, lagartijas y cucarachas, poniendo en riesgo a la población, incluso a la comunidad estudiantil de la secundaria “Mahatma Gandhi”, plantel que se encuentra atrás de esta vialidad.

“Hay muchas ratas que luego se meten a las casas, muchos de los vecinos ya tiene trampas a las entradas de sus puertas. Claro que si hemos hablado a servicios municipales para que nos ayuden a llevarse el escombro de la zona, hace poco hablamos a bomberos para que se llevaran una víbora que andaba ahí por el canal”.

Otro de los vecinos afectados es Felipe García Obregón, quien señaló que la única luz que alumbra a esta calle es la de las casas, y considera que es un riesgo que se encuentra en estas condiciones, sobre todo cuando salen los niños de la secundaria, además de que los fines de semana hay personas que se aprovechan para tomar en las inmediaciones.

“Ahorita como quiera los niños salen cuando hay luz, pero cuando salen y ya está oscuro aquí está bien feo, no se diga los fines de semana que se paran carros con música fuerte y a tomar. Ojalá y nos apoyen con seguridad y alumbrado en esta calle”.

Pedro Durán Villa, habitante de la calle sostuvo que por años el dren, cuando no lleva agua es el espacio perfecto utilizado como escondite para que jóvenes que no viven por la zona se metan para consumir sustancias nocivas.

“Aquí la cosa no es que la problemática sea nueva o no, sino cuales son las medidas para remediar este mal con nuestros muchachos, luego se ve que son menores de edad. Una vez le trate de decir que se fueran de ahí y empezaron a aventarme piedras”.