/ sábado 25 de septiembre de 2021

El reto de los 15 días | Una historia en el Zócalo

Con la elocuencia propia de una mujer cuyas ideas la llevaron a salir de Cuba para residir en Chile, sabedora de su galardonada pluma, escribió al presidente de nuestro país invitándolo a superar un reto: 15 días en Cuba viviendo como cualquier cubano, alimentándose con los víveres de la libreta de abastecimiento, haciendo colas interminables, sin agua o electricidad, sin oxígeno o medicamentos, sin transporte público ni dólares americanos, sin derecho a huelgas, ni a expresar sus ideas libremente, ni en la calle, ni en su trabajo, ni en sus redes sociales.

Advierte la reconocida escritora que ni siquiera podría hacer política y por lo mismo, agrego, jamás hubiera podido ser presidente allá cómo logró serlo aquí. Eso sin duda lo hubiese trastornado.

Es evidente que no aceptará el reto, prefiere dejarlo pasar de largo como acostumbra hacerlo con todo aquello que le incomoda, llámense niños con cáncer, inundaciones, inseguridad o cualquier otra cosa que implique reclamo por la falta de atención de su gobierno. Deterioros infames que se acumulan mientras atiende cuestiones de Estado como el paseo por el Zócalo (libre de posibles rijosos) con el presidente cubano. De que platicarían?

No conozco a Wendy Guerra si bien leí (y he vuelto a leer) su premiada novela Todos se van (Bruguera, 2006), una obra que es en gran parte su vida, y que transcurre de la infancia a la adolescencia de Nieve, su protagonista, llenando las páginas con la inusual vida de una niña sujeta al conflicto de sus padres entre sí, al de ella con su padre abusivo y al de todos ellos con el Estado que decide su custodia y por tanto, define buena parte de su vida. Premiada y traducida a más de diez idiomas es una obra que jamás ha sido editada en su país, como lo fueron sus cuentos y poemas. Me gustaría conocerla, y le preguntaría acerca del sentimiento que la llevó al último párrafo de esa carta que inicia con el reto y que advierte: Cuidado presidente, los lazos que unen a nuestros países son demasiado grandes y su gesto es demasiado bajo.

Le preguntaría también por las cuatro palabras que cierran su epístola y que bien podrían expresar el reclamo y sentir de muchos, tal vez millones, de mexicanos: Dolor profundo. Vergüenza profunda.

Con la elocuencia propia de una mujer cuyas ideas la llevaron a salir de Cuba para residir en Chile, sabedora de su galardonada pluma, escribió al presidente de nuestro país invitándolo a superar un reto: 15 días en Cuba viviendo como cualquier cubano, alimentándose con los víveres de la libreta de abastecimiento, haciendo colas interminables, sin agua o electricidad, sin oxígeno o medicamentos, sin transporte público ni dólares americanos, sin derecho a huelgas, ni a expresar sus ideas libremente, ni en la calle, ni en su trabajo, ni en sus redes sociales.

Advierte la reconocida escritora que ni siquiera podría hacer política y por lo mismo, agrego, jamás hubiera podido ser presidente allá cómo logró serlo aquí. Eso sin duda lo hubiese trastornado.

Es evidente que no aceptará el reto, prefiere dejarlo pasar de largo como acostumbra hacerlo con todo aquello que le incomoda, llámense niños con cáncer, inundaciones, inseguridad o cualquier otra cosa que implique reclamo por la falta de atención de su gobierno. Deterioros infames que se acumulan mientras atiende cuestiones de Estado como el paseo por el Zócalo (libre de posibles rijosos) con el presidente cubano. De que platicarían?

No conozco a Wendy Guerra si bien leí (y he vuelto a leer) su premiada novela Todos se van (Bruguera, 2006), una obra que es en gran parte su vida, y que transcurre de la infancia a la adolescencia de Nieve, su protagonista, llenando las páginas con la inusual vida de una niña sujeta al conflicto de sus padres entre sí, al de ella con su padre abusivo y al de todos ellos con el Estado que decide su custodia y por tanto, define buena parte de su vida. Premiada y traducida a más de diez idiomas es una obra que jamás ha sido editada en su país, como lo fueron sus cuentos y poemas. Me gustaría conocerla, y le preguntaría acerca del sentimiento que la llevó al último párrafo de esa carta que inicia con el reto y que advierte: Cuidado presidente, los lazos que unen a nuestros países son demasiado grandes y su gesto es demasiado bajo.

Le preguntaría también por las cuatro palabras que cierran su epístola y que bien podrían expresar el reclamo y sentir de muchos, tal vez millones, de mexicanos: Dolor profundo. Vergüenza profunda.

Local

Arrancará en 2022 obra Acueducto III

Mauricio Kuri confía que habría agua para los próximos 100 años en el estado

Local

Impulsarán el turismo en San Juan del Río

Se buscará crear zonas de atracción turística en diversos puntos, que servirán como anclas importantes

Local

Hay potencial industrial en San Juan: Sedesu

Disponibilidad en los parques puede detonar la llegada de nuevas industrias esta demarcación

Policiaca

Muere joven por presunto paro respiratorio

De manera extraoficial se informó que la persona quedó inconsciente, por lo que se solicitó de inmediato ayuda al 911

Deportes

Busca cierre espectacular

El piloto del equipo AKL Racing 21 llega este fin de semana a Querétaro, en busca de un resultado positivo

Sociedad

Por Covid, 129 mil 914 mexicanos murieron sin asistencia médica: Inegi

De acuerdo con el Instituto alrededor de 165 mil personas no contaron con acceso a algún servicio médico público o privado

Turismo

Destinos ideales para festejar Día de Muertos

Prepárate para conmemorar esta celebración a lo largo del país ¡Listo para un viaje fugaz!

Local

Fieles muestran su fe a San Judas Tadeo

Poco antes de las 8:00 am, con imágenes y figuras del santo patrono, los creyentes comenzaron a llegar a la parroquia de San José Obrero

Policiaca

PID detiene a imputado de homicidio en Hidalgo

Se puso a disposición de la autoridad competente para que se determine su situación jurídica