imagotipo

Para indigentes, no existe el Año Nuevo

  • Redacción El Sol de México
  • en México

  • Pasan hambre y frío; el gozo de muchos es para ellos una fantasía

Las cenas de fin de año, el pavo oloroso a especias, el fulgor que resguarda la familia de los fríos y la ansiosa espera del año nuevo con una lista de propósitos, fueron sólo una mancha borrosa, incluso inexistente en la memoria de esos cuatro mil 500 indigentes que sobreviven en las calles de la Ciudad de México.

Para ellos no habrá año que parezca nuevo. Sólo la esquina en la que se resguardan cada noche, al pie de importantes museos como el del Arte y el Palacio de Bellas Artes. En los restaurantes, como sombras trashumantes, mendigan las sobras de los comensales, huelen las carnes finas de las parrillas argentinas, se imaginan los tamaños y los sabores, ¿Con las fantasías se satisfacen?

Entonces, regresan a pepenar PET, cartones, aluminio, caminan, buscan en los botes, se sumergen entre el desperdicio, la gente pasa y los mira, ahora ellos como camaleones, parte del desperdicio.

No tienen nombre, apenas algunos los conocen como el señor de Donceles o la que deambula por Tacuba, eso cuando tienen un lugar fijo; cuando no, cambalachean, hoy están en Madero, mañana en 16 de Septiembre y pasado sobre Juárez; encuentran a otros como ellos, se saludan con la mano, intercambian reciclaje, sacan una estopa, la inhalan, los ojos se les abren y disminuyen el hambre de la cena que no tendrán.

Antes de que se escuchen villancicos o las canciones de Espinoza Paz que amenizan la pista de patinaje del Zócalo, se oye en las calles contiguas a la plancha el clamor por una moneda o alimento, el llanto del bebé de la mujer indígena que no sabe cómo dirigirse a las personas que hablan castellano, solo les dirige una mirada, resguarda al crío para que sorba un poco del pecho desnutrido y extiende una mano temblorosa en la que se le comienzan a marcar las líneas que definen su esqueleto de madre.

El resto de los niños llegan y juegan con las cajas de madera, avientan los paquetes de chicles que no pudieron venderles a las parejas del Starbucks, se avientan entre ellos. Su madre los reprende y les señala los Trident.

Los infantes regresan a sus plazas, chocan con los consumidores navideños, corren entre las bolsas de Zara, Bershka, Palacio de Hierro y Pull and Bear, tiendas en cuyas cortinas arman cada noche un catre a base de cartón y cobijas pestilentes. Se detienen frente a las oficinas de Gobierno de la Ciudad de México.

Allá están tirados los “borrachines” que no brindaron con sidra ni degustaron el pavo que convidó el jefe de Gobierno a los capitalinos el 24 de diciembre. Ellos estaban lejos del concierto de imitadores y el armonioso discurso. En su lugar, veían pasar a familias de tres o cuatro personas con las bandejas chorreantes de ensalada de manzana.

El viento de las 19:00 horas se les cuela por los agujeros del pantalón y los tenis que se encontraron en algún tiradero, conforme avanza la noche se les entiesan las pantorrillas, se tiran en las bancas que rodean  las fuentes de la Alameda o detrás del Hemiciclo a Juárez, se hacen bolita, regresan a la posición fetal, se mueven y absorben su propio vaho para reducir los calambres del frío. Le preguntan a su cabeza cosas de su vida pasada, reviven los personajes y monologan hasta que los vence el cansancio o buscan algún licor adulterado que los adormezca.

Pasa el efecto, caminan entre los álamos oscuros, se pasean por las calles vacías del Centro Histórico y se instalan en los múltiples huecos del Monumento a la Revolución. Ven a sus vecinos, pero no se saludan, saben que están ahí para lo necesario, sobrevivir a uno de tantos días que ya no tiene caso calendarizar. Al fin llegan las 0:00 horas y se duermen debajo de los nombres de los héroes revolucionarios. El año inicia, indiferente, con ellos y sin ellos.

Hijo del tornero sujeto a investigación

Hijo del tornero sujeto a investigación

Permanece hasta hoy en calidad de testigo

Armando Velazco

local

Niño sanjuanense en parlamento infantil

Niño sanjuanense en parlamento infantil

Dio a conocer sus diferentes propuestas durante su participación

Tequisquiapan festejó cinco años de ser Pueblo Mágico

Tequisquiapan festejó cinco años de ser Pueblo Mágico

El festejo se realizó durante tres días en el jardín principal

PRI en busca de sus candidatos

PRI en busca de sus candidatos

Se reúne dirigencia con ex funcionarios y militantes priistas

Proceso electoral reducirá trabajo a constructores

Proceso electoral reducirá trabajo a constructores

Harán un balance para conocer las posibles afectaciones

Materialista sin frenos impactó a camioneta

Materialista sin frenos impactó a camioneta

Volcó enseguida de librar túnel de Av. Tecnológico

destacados

Negociación del TLCAN seguirá pese a decepción de las partes: Guajardo

Negociación del TLCAN seguirá pese a decepción de las partes: Guajardo

Luego de que Lighthizer aseguró estar 'sorprendido y decepcionado' por la resistencia al cambio que han mostrado México y Canadá

Demócratas presionan apoyo republicano para legalizar a dreamers

Demócratas presionan apoyo republicano para legalizar a dreamers

La ley Dream es un proyecto bipartidista que por más de una década no ha logrado ser aprobado en el Congreso

EU descarta que TLCAN esté muerto, pero lo considera un ‘mal acuerdo’

Acusó a México y Canadá de rehusarse a aceptar propuestas que permitan reequilibrar los déficits comerciales

Anuncian nueva edición del Buen Fin para reactivar economía nacional

Autoridades federales y representantes del sector privado indicaron que se realizará del 17 al 20 de noviembre

Tras sismos, reubicarán a casi medio millón de alumnos: Nuño Mayer

Informó que ya concluyó la primera fase de verificación de un total de 16 mil 136 escuelas en los 10 estados afectados