/ lunes 28 de septiembre de 2020

Evolución | El virus aumentó la brecha de género laboral

En medio de un tímido regreso a la normalidad, a las mujeres les cuesta más trabajo encontrar un empleo

Durante la nueva normalidad, la falta de equidad de género volvió a ganar terreno en el mercado laboral mexicano, que ya de por sí enfrenta problemas sistémicos.

Una de las pocas noticias relativamente buenas que ha tenido la nueva etapa de la covida es una ligera y constante recuperación económica desde junio, pero según un análisis del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), los hombres regresan más rápido al mercado laboral que las mujeres, al tiempo que son ellas las que aceptan los trabajos con las condiciones más desventajosas y sin seguro social.

La pandemia todavía no se manifiesta de forma muy evidente en las estadísticas laborales, pero ya hay indicios. Por ejemplo, la tasa de desocupación a julio entre las mujeres es cercana a seis por ciento, mientras que la de los hombres está alrededor de cuatro por ciento, dijo a El Sol de México Fátima Mass, coordinadora de proyectos del Imco.

De abril a julio de 2020, las trabajadoras por cuenta propia aumentaron de 14 por ciento a 23 por ciento, mientras que la tasa de las trabajadoras no remuneradas se duplicó, de acuerdo con la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) 2020.

“Además, las trabajadoras sin remuneración pasaron de 3.1 por ciento a 7.6 por ciento en ese periodo”, añade la analista.

“Este problema representa un retroceso de 10 años en la lucha por la equidad de género”, aseguró Mía Perdomo, CEO de Aequales, empresa especializada en reducir las brechas de género en el ambiente laboral.

“A las mujeres les cuesta más trabajo reintegrarse al trabajo por las cuestiones de siempre, que son el cuidado de la familia. Las mujeres hoy en día están al cuidado de hijos o de personas mayores o enfermas y esas personas no pueden recibir otro tipo de cuidado, porque significa que podríamos contaminarnos y si las personas son mayores, el riesgo es gigante, una situación que permanecerá durante los próximos meses”, dijo a este diario.

El problema, abunda, es que las mujeres tendrían que hacer una doble labor, al tratar de mantener su rendimiento laboral y el cuidado de sus seres queridos.

“Esto las llevaría a renunciar a su trabajo o a bajar su productividad”, advirtió.

El Imco señala que la pandemia ha impuesto desafíos a las mexicanas, los datos apuntan que la responsabilidad doméstica y del cuidado recae principalmente en la mujer.

La pandemia representa un retroceso de 10 años en la lucha por la equidad de géneroMia Perdomo / CEO Aequales

Las estadísticas del organismo señalan que las mujeres dedican 64 por ciento de sus horas a la semana al hogar, mientras que los hombres sólo destinan alrededor de una cuarta parte.

“En México, las mujeres absorben la mayor carga de trabajo en los hogares. Dedicamos el triple de horas a los cuidados que los hombres. En el momento en el que se intensifican las tareas de cuidados, existe este riesgo para que las jóvenes que estudian o trabajen, lo abandonen”, señala Fátima Mass.

A esto se suma que las áreas productivas que cerraron primero durante el confinamiento tienen mayor participación de mujeres.

Datos del Inegi señalan que 53 por ciento de las mujeres trabajadoras se ocupan en sectores de servicios, mientras que en hombres ocupados el porcentaje es de 36 por ciento.

“Una mujer que trabajaba en un restaurante o en un hotel, pierde su trabajo formal, porque cierran en meses y en el mejor de los casos buscan productos que vender o alguna actividad similar para compensar los ingresos de su familia, aunque se queda sin seguridad social.

“La pandemia llegó a un país donde ya estábamos batallando con profundas desigualdades entre hombres y mujeres dentro del mercado laboral. Esta crisis es una gran amenaza para el talento femenino y pudiera convertirse en un factor que revierta avances que se habían logrado en años anteriores”, añade la analista del Imco.

La lucha por la equidad de género también acarrearía beneficios al Producto Interno Bruto.

El Imco señala que proteger al talento femenino debe ser una una estrategia para aminorar los efectos económicos de la pandemia y acelerar la recuperación.

De acuerdo con un estudio de McKinsey, si en México la tasa de participación económica de las mujeres fuera la misma que la de los hombres, se podrían generar hasta 810 mil millones de dólares adicionales en 2025, equivalentes a 70 por ciento del PIB nacional.

La otra cara de la moneda, según Mía Perdomo, es que las mujeres tienen riesgos más altos de contagio, porque también participan de forma mayoritaria en labores como la enfermería, e incluso, dice, hay más mujeres médicas, que hombres.

“Hay otro componente que no podemos dejar de lado que es la violencia en el hogar, que está exacerbada. En un año vamos a estar hablando de qué vamos a hacer con todas esas mujeres maltratadas. Si una mujer ya era coartada en su libertad por parte de su pareja antes de la pandemia, ahora que ya tiene todas las razones para que no salga, no se comunique ni haga nada, tenemos el coctel perfecto para la violencia de género”, advirtió.

LUCHA POR LA EQUIDAD

El 9 de marzo de este año, antes de que iniciara la Jornada Nacional de Sana Distancia, como parte de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, diferentes organizaciones feministas y la población en general promovieron un día sin mujeres en las oficinas y centros de trabajo como protesta ante la brecha de género laboral y contra la violencia.

La pandemia llegó, pero las analistas coinciden en que la protesta hizo eco en la sociedad mexicana.

Mía Perdomo asegura que los movimientos de mujeres en México son de los más fuertes en América Latina. “Son movimientos muy valientes, y no van a dejar que se olvide ni van a dar un paso atrás; sin embargo, en términos de las empresas, el gobierno, no es claro el camino que van a seguir.

"Las prioridades que tiene el gobierno no son tan claras. Pero estoy segura que las mujeres no van a dejar que se olvide".

“Si tuvimos un 9 de marzo con tanto eco este año, prepandemia, me parece que posterior a la pandemia el llamado va a ser mucho más fuerte”, dice Fátima Mass.

La futura protesta, añade, será provocada debido a que no existen políticas públicas claras, articuladas y focalizadas para mejorar la situación de las mujeres, que ya de por sí era desventajosa.

“El Proyecto de Presupuesto trae un anexo que le llaman Erogaciones para la igualdad de las mujeres y los hombres y para 2021, la cifra es la mayor en la historia, con 128 mil millones de pesos”, menciona la analista.

Sin embargo, “esa cifra trae jiribilla”. Según el documento, 71 por ciento de ese presupuesto está integrado en ocho de los nueve programas prioritarios de desarrollo social del gobierno federal, como Jóvenes construyendo el futuro, Jóvenes escribiendo el futuro, Sembrando Vida, entre otros.

“No sabemos cómo se presupuesta el dinero en cada secretaría, pero se refieren al monto que van a darle a las mujeres como beneficiarias, pero eso es muy preocupante, porque eso no cambia los incentivos de que más mujeres se queden en su casa o que puedan acceder a mejores condiciones laborales, o estudien para prepararse para el futuro”, mencionó.

Las reglas de esos programas, añade, no ofrecen mejores condiciones o mayores aportaciones para las mujeres, de tal manera que el incentivo para ellas sea quedarse en el mercado laboral en vez de absorber los cuidados.

Una vez que salió la propuesta del paro de mujeres, el 23 de febrero, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, afirmó que Andrés Manuel López Obrador es el “presidente más feminista” del México contemporáneo.

En una discusión en Twitter con la periodista Lydia Cacho, la funcionaria federal defendió que el actual mandatario apoya la lucha feminista contra la violencia de género.

“Por cierto, el licenciado López Obrador no es ‘mi presidente’, sino el de todas las mexicanas y, aunque les duela, es el presidente más feminista de la historia contemporánea”, escribió en la red social.

La titular de la Función Pública propuso que fueran los hombres quienes hicieran el paro generalizado, quedándose en casa y que las mujeres salieran a tomar las plazas públicas.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer




Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Durante la nueva normalidad, la falta de equidad de género volvió a ganar terreno en el mercado laboral mexicano, que ya de por sí enfrenta problemas sistémicos.

Una de las pocas noticias relativamente buenas que ha tenido la nueva etapa de la covida es una ligera y constante recuperación económica desde junio, pero según un análisis del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), los hombres regresan más rápido al mercado laboral que las mujeres, al tiempo que son ellas las que aceptan los trabajos con las condiciones más desventajosas y sin seguro social.

La pandemia todavía no se manifiesta de forma muy evidente en las estadísticas laborales, pero ya hay indicios. Por ejemplo, la tasa de desocupación a julio entre las mujeres es cercana a seis por ciento, mientras que la de los hombres está alrededor de cuatro por ciento, dijo a El Sol de México Fátima Mass, coordinadora de proyectos del Imco.

De abril a julio de 2020, las trabajadoras por cuenta propia aumentaron de 14 por ciento a 23 por ciento, mientras que la tasa de las trabajadoras no remuneradas se duplicó, de acuerdo con la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) 2020.

“Además, las trabajadoras sin remuneración pasaron de 3.1 por ciento a 7.6 por ciento en ese periodo”, añade la analista.

“Este problema representa un retroceso de 10 años en la lucha por la equidad de género”, aseguró Mía Perdomo, CEO de Aequales, empresa especializada en reducir las brechas de género en el ambiente laboral.

“A las mujeres les cuesta más trabajo reintegrarse al trabajo por las cuestiones de siempre, que son el cuidado de la familia. Las mujeres hoy en día están al cuidado de hijos o de personas mayores o enfermas y esas personas no pueden recibir otro tipo de cuidado, porque significa que podríamos contaminarnos y si las personas son mayores, el riesgo es gigante, una situación que permanecerá durante los próximos meses”, dijo a este diario.

El problema, abunda, es que las mujeres tendrían que hacer una doble labor, al tratar de mantener su rendimiento laboral y el cuidado de sus seres queridos.

“Esto las llevaría a renunciar a su trabajo o a bajar su productividad”, advirtió.

El Imco señala que la pandemia ha impuesto desafíos a las mexicanas, los datos apuntan que la responsabilidad doméstica y del cuidado recae principalmente en la mujer.

La pandemia representa un retroceso de 10 años en la lucha por la equidad de géneroMia Perdomo / CEO Aequales

Las estadísticas del organismo señalan que las mujeres dedican 64 por ciento de sus horas a la semana al hogar, mientras que los hombres sólo destinan alrededor de una cuarta parte.

“En México, las mujeres absorben la mayor carga de trabajo en los hogares. Dedicamos el triple de horas a los cuidados que los hombres. En el momento en el que se intensifican las tareas de cuidados, existe este riesgo para que las jóvenes que estudian o trabajen, lo abandonen”, señala Fátima Mass.

A esto se suma que las áreas productivas que cerraron primero durante el confinamiento tienen mayor participación de mujeres.

Datos del Inegi señalan que 53 por ciento de las mujeres trabajadoras se ocupan en sectores de servicios, mientras que en hombres ocupados el porcentaje es de 36 por ciento.

“Una mujer que trabajaba en un restaurante o en un hotel, pierde su trabajo formal, porque cierran en meses y en el mejor de los casos buscan productos que vender o alguna actividad similar para compensar los ingresos de su familia, aunque se queda sin seguridad social.

“La pandemia llegó a un país donde ya estábamos batallando con profundas desigualdades entre hombres y mujeres dentro del mercado laboral. Esta crisis es una gran amenaza para el talento femenino y pudiera convertirse en un factor que revierta avances que se habían logrado en años anteriores”, añade la analista del Imco.

La lucha por la equidad de género también acarrearía beneficios al Producto Interno Bruto.

El Imco señala que proteger al talento femenino debe ser una una estrategia para aminorar los efectos económicos de la pandemia y acelerar la recuperación.

De acuerdo con un estudio de McKinsey, si en México la tasa de participación económica de las mujeres fuera la misma que la de los hombres, se podrían generar hasta 810 mil millones de dólares adicionales en 2025, equivalentes a 70 por ciento del PIB nacional.

La otra cara de la moneda, según Mía Perdomo, es que las mujeres tienen riesgos más altos de contagio, porque también participan de forma mayoritaria en labores como la enfermería, e incluso, dice, hay más mujeres médicas, que hombres.

“Hay otro componente que no podemos dejar de lado que es la violencia en el hogar, que está exacerbada. En un año vamos a estar hablando de qué vamos a hacer con todas esas mujeres maltratadas. Si una mujer ya era coartada en su libertad por parte de su pareja antes de la pandemia, ahora que ya tiene todas las razones para que no salga, no se comunique ni haga nada, tenemos el coctel perfecto para la violencia de género”, advirtió.

LUCHA POR LA EQUIDAD

El 9 de marzo de este año, antes de que iniciara la Jornada Nacional de Sana Distancia, como parte de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, diferentes organizaciones feministas y la población en general promovieron un día sin mujeres en las oficinas y centros de trabajo como protesta ante la brecha de género laboral y contra la violencia.

La pandemia llegó, pero las analistas coinciden en que la protesta hizo eco en la sociedad mexicana.

Mía Perdomo asegura que los movimientos de mujeres en México son de los más fuertes en América Latina. “Son movimientos muy valientes, y no van a dejar que se olvide ni van a dar un paso atrás; sin embargo, en términos de las empresas, el gobierno, no es claro el camino que van a seguir.

"Las prioridades que tiene el gobierno no son tan claras. Pero estoy segura que las mujeres no van a dejar que se olvide".

“Si tuvimos un 9 de marzo con tanto eco este año, prepandemia, me parece que posterior a la pandemia el llamado va a ser mucho más fuerte”, dice Fátima Mass.

La futura protesta, añade, será provocada debido a que no existen políticas públicas claras, articuladas y focalizadas para mejorar la situación de las mujeres, que ya de por sí era desventajosa.

“El Proyecto de Presupuesto trae un anexo que le llaman Erogaciones para la igualdad de las mujeres y los hombres y para 2021, la cifra es la mayor en la historia, con 128 mil millones de pesos”, menciona la analista.

Sin embargo, “esa cifra trae jiribilla”. Según el documento, 71 por ciento de ese presupuesto está integrado en ocho de los nueve programas prioritarios de desarrollo social del gobierno federal, como Jóvenes construyendo el futuro, Jóvenes escribiendo el futuro, Sembrando Vida, entre otros.

“No sabemos cómo se presupuesta el dinero en cada secretaría, pero se refieren al monto que van a darle a las mujeres como beneficiarias, pero eso es muy preocupante, porque eso no cambia los incentivos de que más mujeres se queden en su casa o que puedan acceder a mejores condiciones laborales, o estudien para prepararse para el futuro”, mencionó.

Las reglas de esos programas, añade, no ofrecen mejores condiciones o mayores aportaciones para las mujeres, de tal manera que el incentivo para ellas sea quedarse en el mercado laboral en vez de absorber los cuidados.

Una vez que salió la propuesta del paro de mujeres, el 23 de febrero, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, afirmó que Andrés Manuel López Obrador es el “presidente más feminista” del México contemporáneo.

En una discusión en Twitter con la periodista Lydia Cacho, la funcionaria federal defendió que el actual mandatario apoya la lucha feminista contra la violencia de género.

“Por cierto, el licenciado López Obrador no es ‘mi presidente’, sino el de todas las mexicanas y, aunque les duela, es el presidente más feminista de la historia contemporánea”, escribió en la red social.

La titular de la Función Pública propuso que fueran los hombres quienes hicieran el paro generalizado, quedándose en casa y que las mujeres salieran a tomar las plazas públicas.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer




Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Anuncia Club de Leones brigada de salud

Ofrecerán un estudio de prevención para las articulaciones a sectores vulnerables a un costo de 30 pesos

Policiaca

Cae menor del techo de una casa

Estaba jugando cuando en un descuido cayó de aproximadamente tres metros de alto

Local

Feligreses crean programa de apoyo funerario

Estas estrategias surgen a raíz de la situación actual que se vive en el país por la pandemia Covid-19

Aderezo

Terrazas para cenar a la luz de la Luna

Te damos una breve guía de restaurantes para disfrutar de una velada al aire libre

Mundo

Ecuador cerrará cementerios en el Día de los Difuntos por la pandemia

De los 221 municipios ecuatorianos solo 27 anunciaron que permitirán las visitas a los panteones durante ese feriado

Mundo

Italia se rebela al cierre por el Covid-19

Manifestaciones, incidentes, enfrentamientos y hasta asaltos a tiendas se registraron en toda Italia

Deportes

El mundo del fútbol se rinde ante el rey Pelé en su cumpleaños 80

El fútbol celebra este viernes los 80 años de Edson Arantes do Nascimento, Pelé, el rey del deporte más popular del mundo

Mundo

Mueren 4 migrantes en un naufragio en el Canal de la Mancha

Quince personas, de nacionalidad iraní fueron rescatadas

Gossip

La música electrónica se disfruta desde el auto

La tendencia nació en Alemania en abril, donde las primeras raves en vehículos surgieron después del cierre de festivales y clubes de música