/ jueves 12 de noviembre de 2020

Austriacos temen temporada blanca sin esquiadores

El turismo representa uno de cada cuatro empleos en las zonas montañosas de Austria

Como en una burbuja, el suizo Christian Gut, de 60 años, se siente seguro al deslizarse por las pistas austriacas. Pero apenas recién estrenada, la temporada de esquí ya ha sido golpeada por el cierre de un mes, debido principalmente a la segunda ola de la pandemia.

En el Tirol se recuerda el trauma de comienzos de marzo, cuando turistas contagiados de Covid-19 partieron de Ischgl y de las estaciones vecinas, esparciendo el virus por el resto de Europa.

Pero muchos vecinos recuperaron la sonrisa y el aliento cuando las estaciones abrieron en octubre.

En Austria el esquí se lleva en los genes, es vital, también para la economía: es un sector que mueve varios miles de millones de euros y el medio de vida de miles de personas. Un empleo de cada cuatro depende del turismo.

Sin embargo, el sector volvió a sufrir un duro golpe, cuando a finales de octubre el gobierno impuso el cierre de las pistas de esquí para intentar frenar el crecimiento de la pandemia.

Los elevadores trasladaron a los turistas al glaciar Pitztal, en Austria, durante una breve reapertura / Foto: AFP

OBJETIVO 17 DE DICIEMBRE

La estación de Pitztal había sido una de las primeras en abrir este año, con múltiples precauciones.

“Invertimos mucho dinero para permitir a los visitantes disfrutar de la naturaleza y del esquí, protegiendo su salud”, explica a la AFP Anna Griesser, portavoz de una empresa local de teleféricos, unos días antes de la decisión de un confinamiento parcial.

En ese momento Pitzal había recibido ya visitantes austriacos, suizos, alemanes, checos e italianos, en un número más modesto al habitual.

Las filas de espera garantizaban la distancia social, la mascarilla era obligatoria en los remontes mecánicos, se redujo el número de pasajeros en el tren que lleva del valle al glaciar.

Todo se había organizado para contener la propagación del virus.

Luego llegó la orden del gobierno austriaco de cerrar las estaciones durante un mes. Numerosas empresas del sector sólo podrán sobrevivir con las ayudas de las autoridades, señala Michaela Reitterer, presidenta de la Federación Hotelera de Austria, que no esconde su preocupación.

Y si la temporada no se reanuda, el Producto Interior Bruto (PIB) austriaco perderá hasta 1.5 puntos porcentuales, advierte Christoph Badelt, responsable del Instituto Austriaco de Investigación Económica. Las estaciones no han dicho su última palabra y cuentan con reanudar su actividad en diciembre, a pesar de la inquietante curva de rebrote.

Incluso, en la estación de Ischgl, donde las autoridades fueron incapaces de contener varios focos de Covid-19, intentan mantener la moral.

Se acabaron las exuberantes veladas que se organizaban después de las sesiones de esquí, a pie de pista, que contribuyeron a la propagación del virus.

Esta ciudad de mil 600 habitantes, descendientes de familias alpinas curtidas en la necesidad, tiene los hoteles de cinco estrellas vacíos.

Esos hoteles podían albergar hasta 10 mil turistas por día.

“Claro que no es fácil, pero no estamos sorprendidos por este nuevo confinamiento”, señala Andreas Steibl, responsable de la Oficina de Turismo local.

“Estamos convencidos de que el número de casos va a caer de aquí a mediados de diciembre. Luego podemos reanudar con total seguridad”, añade.

Para su reapertura, Ischgl contará con medidas de atención para volver a seducir al visitante: protecciones faciales gratuitas, aplicaciones que hacen las filas de espera más cortas, centro de test con todo el personal necesario y un laboratorio que garantiza resultados en 24 horas.

Muestras de agua serán tomadas de la red para detectar eventuales brotes.

La esperanza de las empresas es que haya otra reapertura antes de diciembre / Foto: AFP

A PUERTA CERRADA

Las pruebas de la Copa del Mundo de esquí alpino, organizadas en Suiza en el invierno europeo 2020/2021, entre ellas las finales en Lenzerheide, se disputarán a puerta cerrada, anunció la Federación suiza de esquí.

“Después de un profundo análisis de la situación relativa al Covid-19 y del acuerdo con Swiss-Ski, los organizadores suizos de las pruebas de la Copa del Mundo de esquí alpino 2020-2021 decidieron que sus competiciones se disputen en principio sin público este invierno”, señaló el comunicado de Swiss-Ski. Suiza organizará las finales de la Copa del Mundo en Lenzerheide del 17 al 21 de marzo de 2021.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Como en una burbuja, el suizo Christian Gut, de 60 años, se siente seguro al deslizarse por las pistas austriacas. Pero apenas recién estrenada, la temporada de esquí ya ha sido golpeada por el cierre de un mes, debido principalmente a la segunda ola de la pandemia.

En el Tirol se recuerda el trauma de comienzos de marzo, cuando turistas contagiados de Covid-19 partieron de Ischgl y de las estaciones vecinas, esparciendo el virus por el resto de Europa.

Pero muchos vecinos recuperaron la sonrisa y el aliento cuando las estaciones abrieron en octubre.

En Austria el esquí se lleva en los genes, es vital, también para la economía: es un sector que mueve varios miles de millones de euros y el medio de vida de miles de personas. Un empleo de cada cuatro depende del turismo.

Sin embargo, el sector volvió a sufrir un duro golpe, cuando a finales de octubre el gobierno impuso el cierre de las pistas de esquí para intentar frenar el crecimiento de la pandemia.

Los elevadores trasladaron a los turistas al glaciar Pitztal, en Austria, durante una breve reapertura / Foto: AFP

OBJETIVO 17 DE DICIEMBRE

La estación de Pitztal había sido una de las primeras en abrir este año, con múltiples precauciones.

“Invertimos mucho dinero para permitir a los visitantes disfrutar de la naturaleza y del esquí, protegiendo su salud”, explica a la AFP Anna Griesser, portavoz de una empresa local de teleféricos, unos días antes de la decisión de un confinamiento parcial.

En ese momento Pitzal había recibido ya visitantes austriacos, suizos, alemanes, checos e italianos, en un número más modesto al habitual.

Las filas de espera garantizaban la distancia social, la mascarilla era obligatoria en los remontes mecánicos, se redujo el número de pasajeros en el tren que lleva del valle al glaciar.

Todo se había organizado para contener la propagación del virus.

Luego llegó la orden del gobierno austriaco de cerrar las estaciones durante un mes. Numerosas empresas del sector sólo podrán sobrevivir con las ayudas de las autoridades, señala Michaela Reitterer, presidenta de la Federación Hotelera de Austria, que no esconde su preocupación.

Y si la temporada no se reanuda, el Producto Interior Bruto (PIB) austriaco perderá hasta 1.5 puntos porcentuales, advierte Christoph Badelt, responsable del Instituto Austriaco de Investigación Económica. Las estaciones no han dicho su última palabra y cuentan con reanudar su actividad en diciembre, a pesar de la inquietante curva de rebrote.

Incluso, en la estación de Ischgl, donde las autoridades fueron incapaces de contener varios focos de Covid-19, intentan mantener la moral.

Se acabaron las exuberantes veladas que se organizaban después de las sesiones de esquí, a pie de pista, que contribuyeron a la propagación del virus.

Esta ciudad de mil 600 habitantes, descendientes de familias alpinas curtidas en la necesidad, tiene los hoteles de cinco estrellas vacíos.

Esos hoteles podían albergar hasta 10 mil turistas por día.

“Claro que no es fácil, pero no estamos sorprendidos por este nuevo confinamiento”, señala Andreas Steibl, responsable de la Oficina de Turismo local.

“Estamos convencidos de que el número de casos va a caer de aquí a mediados de diciembre. Luego podemos reanudar con total seguridad”, añade.

Para su reapertura, Ischgl contará con medidas de atención para volver a seducir al visitante: protecciones faciales gratuitas, aplicaciones que hacen las filas de espera más cortas, centro de test con todo el personal necesario y un laboratorio que garantiza resultados en 24 horas.

Muestras de agua serán tomadas de la red para detectar eventuales brotes.

La esperanza de las empresas es que haya otra reapertura antes de diciembre / Foto: AFP

A PUERTA CERRADA

Las pruebas de la Copa del Mundo de esquí alpino, organizadas en Suiza en el invierno europeo 2020/2021, entre ellas las finales en Lenzerheide, se disputarán a puerta cerrada, anunció la Federación suiza de esquí.

“Después de un profundo análisis de la situación relativa al Covid-19 y del acuerdo con Swiss-Ski, los organizadores suizos de las pruebas de la Copa del Mundo de esquí alpino 2020-2021 decidieron que sus competiciones se disputen en principio sin público este invierno”, señaló el comunicado de Swiss-Ski. Suiza organizará las finales de la Copa del Mundo en Lenzerheide del 17 al 21 de marzo de 2021.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Realizan foro de ordenamiento territorial

Para seguir sentando las bases para hacer un modelo de ciudad idónea para vivir

Local

Infonavit implementa programas de apoyo en las mensualidades

Se ofrece a las familias pago de mensualidad acorde a sus finanzas ante la cuesta de enero

Local

Quieren consolidar tianguis nocturnos

Se facilitaría a las familias acceder a artículos y productos

Sociedad

Nuevos proyectos de vida: jóvenes sin hijos ni compromisos

Las nuevas generaciones prefieren viajar, estudiar posgrados, alcanzar grandes metas laborales y tener mascotas en lugar de la crianza de hijos

Policiaca

Percance ocurrió entre una moto y un auto

Ocurrió cuando uno de los dos choferes no cedió el paso al otro

Mundo

Corea del Norte insinúa reanudación de programa nuclear o de misiles de largo alcance

A pesar de las sanciones internacionales contra su desarrollo armamentístico, Pyongyang ha realizado una serie de pruebas con misiles este año

Mundo

Movilizan equipo y suministros hacia Tonga a una semana de la erupción volcánica

Los gobiernos de Australia y Nueva Zelanda, así como la Unión Europea, movilizaron varias toneladas se suministros y equipo de emergencia hacia las islas

Mundo

Las sombras de la política migratoria de Biden en un año de mandato

Después de la línea dura de su predecesor republicano, Donald Trump, Biden prometió una política migratoria "más humana".