/ martes 27 de octubre de 2020

En España siguen las fiestas, con todo y rebrotes de Covid

En medio de una segunda ola de Covid, los jóvenes españoles organizan fiestas clandestinas ante el cierre de antros y bares

MADRID. “Somos siempre los mismos y no creo que nos contagiemos porque guardamos las medidas de seguridad”. Lo dice Alejandro, un estudiante de Ingeniería que organiza fiestas en una parcela para decenas de jóvenes que, de momento, se han “salvado” de un cerco policial que sólo en este mes ha impedido 400 fiestas ilegales en Madrid.

Las celebraciones masivas son uno de los focos principales de transmisión del coronavirus en España, según señalan a diario las autoridades sanitarias, y los negocios legales de ocio nocturno, como discotecas y bares de copas, permanecen cerrados temporalmente como medida preventiva, lo que supone pérdidas millonarias en el sector.

Por el contrario, viviendas, descampados y locales dedicados antes a cualquier otra actividad, abren clandestinamente para saltarse estas restricciones impuestas por Madrid, entre las regiones más afectadas por la segunda ola de la epidemia de Covid-19.

Pero en otros lugares de España también ocurre. La Policía regional de Cataluña disolvió este sábado media docena de fiestas y dos macrobotellones de unas 100 personas cada uno, que consisten en concentraciones al aire libre de jóvenes, generalmente, para relacionarse y consumir bebidas alcohólicas.

ACTITUD INCOMPRENSIBLE

En la región de Madrid, Alejandro, de 28 años, “adapta” cada fin de semana una parcela de un municipio de la periferia de la capital de España para que sus amigos se diviertan y beban.

La misma edad tiene Manuel, un policía español al que le toca la otra parte: controlar que en las noches del fin de semana nadie se salte las normas excepcionales de seguridad impuestas por las circusntancias sanitarias actuales.

“Tienen mi edad -dice Manuel a la agencia Efe-, y por eso no acabo de entender que, en la situación en que estamos, se hagan estas fiestas”.

Manuel ya ha desalojado varias, como la que se celebraba en una casa turística del centro de Madrid, que se había convertido en una minidiscoteca.

“Al principio no querían salir a identificarse, y como no podemos entrar sin orden judicial en una vivienda, tuvimos que esperar dos horas hasta que los 'invitados' abandonaron la fiesta”, relata el agente.

Las fiestas clandestinas se hacen en departamentos, descampados y locales dedicados antes a cualquier otra actividad. La policía de Madrid ha desmantelado 400 fiestas / Foto: EFE

MÁS PRESIÓN POLICIAL

Dice el comisario principal de la Policía Municipal de Madrid, José Luis Morcillo, que la mayoría de los madrileños cumple las normas y que, lógicamente, entiende la indignación de los vecinos que llaman a las fuerzas del orden para alertar de la celebración de una fiesta.

La presión policial está reduciendo el número de fiestas ilegales, pero aún así, sólo en lo que va de mes, se han desalojado unas 400 en la capital. “Podemos garantizar que casi todas las fiestas en pisos serán localizadas y denunciadas”, advierte Morcillo.

Y para ello, el cuerpo que dirige ha montado un dispositivo especial de entre 300 y 500 agentes, que cada noche centran su trabajo en encontrar ese tipo de eventos, ahora no permitidos.

Para ello también rastrean las redes sociales en busca de convocatorias y de cualquier dato que les permita dar con una celebración prohibida y de riesgo para la salud.

Hasta este fin de semana, las multas tenían que ver fundamentalmente con el número de asistentes porque estaban prohibidas las reuniones de más de seis en la región de Madrid, y en todo caso entre la medianoche y las 6 de la madrugada desde este domingo, si no son personas que convivan entre ellas.

Entre el 9 y el 19 de octubre, la Policía Municipal de Madrid interpuso alrededor de mil 800 denuncias por estos motivos y, además, gestionó 800 avisos por ruido elevado.

¿MIEDO AL VIRUS O LA MULTA?

Los jóvenes están concienciados de la situación que se vive en España, donde unos tres millones de personas se han contagiado hasta el momento, según reconoció el viernes pasado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

También entienden las medidas restrictivas para evitar la propagación del virus, pero reconocen que necesitan relacionarse y divertirse.

Alejandro, el estudiante de Ingeniería, insiste a Efe en que las fiestas que organiza en una parcela guardan las medidas de seguridad, pero aún así, uno de sus amigos se contagió en una ocasión. El grupo tuvo que estar en cuarentena quince días. Después, todos dieron negativo en la prueba de diagnóstico PCR.

Confiesa que una multa podría acabar con sus convocatorias nocturnas. “Si en algún momento ocurre, lo tendré que dejar de hacer, más que nada porque no tengo mucho dinero”, admite.

Marta asistió con su novio el pasado día 11 a una sala del distrito de Tetuán (Madrid) a un concierto no autorizado donde había unas 90 personas, que fue desalojada por la Policía.

Esta joven, que trabaja con ancianos, explica a Efe que no sintió miedo en ningún momento. “Tengo respeto por el virus y me hubiera ido si no se hubieran respetado las medidas de seguridad”, asegura.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

MADRID. “Somos siempre los mismos y no creo que nos contagiemos porque guardamos las medidas de seguridad”. Lo dice Alejandro, un estudiante de Ingeniería que organiza fiestas en una parcela para decenas de jóvenes que, de momento, se han “salvado” de un cerco policial que sólo en este mes ha impedido 400 fiestas ilegales en Madrid.

Las celebraciones masivas son uno de los focos principales de transmisión del coronavirus en España, según señalan a diario las autoridades sanitarias, y los negocios legales de ocio nocturno, como discotecas y bares de copas, permanecen cerrados temporalmente como medida preventiva, lo que supone pérdidas millonarias en el sector.

Por el contrario, viviendas, descampados y locales dedicados antes a cualquier otra actividad, abren clandestinamente para saltarse estas restricciones impuestas por Madrid, entre las regiones más afectadas por la segunda ola de la epidemia de Covid-19.

Pero en otros lugares de España también ocurre. La Policía regional de Cataluña disolvió este sábado media docena de fiestas y dos macrobotellones de unas 100 personas cada uno, que consisten en concentraciones al aire libre de jóvenes, generalmente, para relacionarse y consumir bebidas alcohólicas.

ACTITUD INCOMPRENSIBLE

En la región de Madrid, Alejandro, de 28 años, “adapta” cada fin de semana una parcela de un municipio de la periferia de la capital de España para que sus amigos se diviertan y beban.

La misma edad tiene Manuel, un policía español al que le toca la otra parte: controlar que en las noches del fin de semana nadie se salte las normas excepcionales de seguridad impuestas por las circusntancias sanitarias actuales.

“Tienen mi edad -dice Manuel a la agencia Efe-, y por eso no acabo de entender que, en la situación en que estamos, se hagan estas fiestas”.

Manuel ya ha desalojado varias, como la que se celebraba en una casa turística del centro de Madrid, que se había convertido en una minidiscoteca.

“Al principio no querían salir a identificarse, y como no podemos entrar sin orden judicial en una vivienda, tuvimos que esperar dos horas hasta que los 'invitados' abandonaron la fiesta”, relata el agente.

Las fiestas clandestinas se hacen en departamentos, descampados y locales dedicados antes a cualquier otra actividad. La policía de Madrid ha desmantelado 400 fiestas / Foto: EFE

MÁS PRESIÓN POLICIAL

Dice el comisario principal de la Policía Municipal de Madrid, José Luis Morcillo, que la mayoría de los madrileños cumple las normas y que, lógicamente, entiende la indignación de los vecinos que llaman a las fuerzas del orden para alertar de la celebración de una fiesta.

La presión policial está reduciendo el número de fiestas ilegales, pero aún así, sólo en lo que va de mes, se han desalojado unas 400 en la capital. “Podemos garantizar que casi todas las fiestas en pisos serán localizadas y denunciadas”, advierte Morcillo.

Y para ello, el cuerpo que dirige ha montado un dispositivo especial de entre 300 y 500 agentes, que cada noche centran su trabajo en encontrar ese tipo de eventos, ahora no permitidos.

Para ello también rastrean las redes sociales en busca de convocatorias y de cualquier dato que les permita dar con una celebración prohibida y de riesgo para la salud.

Hasta este fin de semana, las multas tenían que ver fundamentalmente con el número de asistentes porque estaban prohibidas las reuniones de más de seis en la región de Madrid, y en todo caso entre la medianoche y las 6 de la madrugada desde este domingo, si no son personas que convivan entre ellas.

Entre el 9 y el 19 de octubre, la Policía Municipal de Madrid interpuso alrededor de mil 800 denuncias por estos motivos y, además, gestionó 800 avisos por ruido elevado.

¿MIEDO AL VIRUS O LA MULTA?

Los jóvenes están concienciados de la situación que se vive en España, donde unos tres millones de personas se han contagiado hasta el momento, según reconoció el viernes pasado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

También entienden las medidas restrictivas para evitar la propagación del virus, pero reconocen que necesitan relacionarse y divertirse.

Alejandro, el estudiante de Ingeniería, insiste a Efe en que las fiestas que organiza en una parcela guardan las medidas de seguridad, pero aún así, uno de sus amigos se contagió en una ocasión. El grupo tuvo que estar en cuarentena quince días. Después, todos dieron negativo en la prueba de diagnóstico PCR.

Confiesa que una multa podría acabar con sus convocatorias nocturnas. “Si en algún momento ocurre, lo tendré que dejar de hacer, más que nada porque no tengo mucho dinero”, admite.

Marta asistió con su novio el pasado día 11 a una sala del distrito de Tetuán (Madrid) a un concierto no autorizado donde había unas 90 personas, que fue desalojada por la Policía.

Esta joven, que trabaja con ancianos, explica a Efe que no sintió miedo en ningún momento. “Tengo respeto por el virus y me hubiera ido si no se hubieran respetado las medidas de seguridad”, asegura.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Guadalupe Piña asume presidencia interina de Pedro Escobedo

Amarildo Bárcenas solicitó licencia a su cargo para buscar su reelección

Local

Reconocen programas de estudio de la facultad de Ingeniería de SJR

Entre las carreras que recibieron este reconocimiento fueron Ingeniería Electromecánica, Ingeniería Civil e Ingeniería en Automatización

Local

Entregan una mezcladora a ganaderos de Tequisquiapan

Alejandro Ugalde informó que éste es parte del recurso que originalmente se entregaba por parte del Gobernador Francisco Domínguez para la Feria Internacional Ganadera del 2020

Automotriz

Suzuki Jimny es el regalo prometido

Desde su lanzamiento en nuestro mercado en noviembre del año pasado, el pequeño todoterreno de la firma japonesa se ha convertido en un objeto de deseo entre sus clientes

Local

Manuel Pozo Cabrera renuncia al PRI

Dice irse desilusionado y agradece al priismo su respaldo; promete continuar trabajando de la mano con queretanos

Cultura

Sylvia Piña asume titularidad de la Secretaría de Cultura de Querétaro

Paulina Aguado Romero dejó el cargo al figurar como candidata del PAN para ser diputada federal por la vía plurinominal

Mundo

Investigación del origen del coronavirus se presentará con total transparencia: Tedros Adhanom

En enero, la OMS envió a un equipo de especialistas a Wuhan, en el centro de China, donde se detectó el primer caso de coronavirus a finales de diciembre de 2019

Mundo

Fiscal pide archivar investigación contra expresidente Uribe en Colombia

"Gracias a Dios por este paso positivo. Gracias a tantas personas por sus oraciones y solidaridad", reaccionó Uribe en Twitter

Política

SPC descarta daño patrimonial por 63 mdp atribuido por la ASF

El comisionado del Servicio de Protección Federal exigió una aclaración pública de la ASF