/ martes 31 de marzo de 2020

Hoteles y particulares ofrecen habitaciones a personal sanitario en Francia

París, Francia | AFP.- "Sentía que representaba un peligro en casa, así que decidí dormir en otro lado". Robin Stengel, padre de dos niños pequeños y enfermero en contacto con ancianos, duerme ahora en una habitación puesta a disposición del personal sanitario que lucha diariamente contra el coronavirus en Francia.

"No me sentía suficientemente protegido en el trabajo y este virus es particularmente agresivo. Tenía que desvestirme y ducharme sin tocar nada en casa, la situación se había vuelto demasiado complicada", explica este enfermero de 28 años que hasta hace dos días, y frente a una escasez en el país, trabajaba sin mascarilla.

Stengel decidió entonces quedarse en un hotel, pagando de su bolsillo, hasta que su hermana le contó que los dueños de una cadena que alquila habitaciones y cabañas rurales de particulares se ofreció a acoger a personal sanitario de forma gratuita.

"Fue algo inesperado. Me había hecho a la idea de gastar 1.000 euros en hoteles para mantener a mi familia fuera de peligro", explica.

Aunque tiene que recorrer 15 kilómetros más a diario y se "perdió el primer cumpleaños" de su hijo, hace tres días, está convencido de que tomó la mejor decisión.

Varios hoteles, pero también particulares, han puesto a disposición del personal sanitario, al borde del agotamiento en plena crisis del coronavirus que ha dejado más de 3.000 muertos en el país, un lugar donde dormir.

- "Ayudar de alguna forma" -

Dominique Gibert, que acogió a Robin Stengel, no dudó un segundo en hacerlo. "Soy médico jubilado, quería ayudar de alguna forma", dice. No tiene miedo al contagio. "Mantengo una distancia suficiente" y "desinfecto las puertas. "Tiene un acceso a la casa y nosotros otro".

En Beauvais, una localidad al norte de París, Dorothée Jouret abrió las puertas de su casa a una enfermera para ahorrarle 30 minutos de trayecto diario.

Un hotel Ibis en la isla francesa de Córcega, ubicado a un kilómetro del hospital de Ajaccio, acogió el lunes a trece médicos y enfermeros "que no pueden hacer el trayecto diario hasta sus casas o que no pueden quedarse en sus casas porque tienen familiares con salud frágil", explicó su directora, Fadoua Maarifa.

A falta de servicio a la habitación, tienen "un refrigerio diario disponible durante todo el día", que pueden recoger "en el vestíbulo". También se les proporciona sábanas y toallas limpias, que les colocan en el pasillo.

En la plataforma de alquiler turístico Airbnb particulares han puesto a disposición en la última semana 5.000 viviendas de forma gratuita.

En París, Patricia Tordjman, que maneja bienes con su empresa Immo Passion, ha acogido, a través de Airbnb, a unos veinte "médicos, enfermeros, auxiliares de enfermería, radiólogos, neumólogos", cerca de hospitales, entre ellos a "un radiólogo de unos treinta años que vive con sus padres, ancianos, y tiene miedo de contaminarlos".

Cada apartamento será "completamente desinfectado" tres días después de que el ocupante se vaya, dice.

Los particulares también se están organizando. Un grupo de Facebook creado el 22 de marzo tenía 356 miembros el martes. "Algunos anuncios son compartidos 60 veces", dice la creadora del grupo Sandrine Legay, "lo que demuestra que esto satisface una necesidad.

ref-alh-mc-cmk/meb/mb

© Agence France-Presse

París, Francia | AFP.- "Sentía que representaba un peligro en casa, así que decidí dormir en otro lado". Robin Stengel, padre de dos niños pequeños y enfermero en contacto con ancianos, duerme ahora en una habitación puesta a disposición del personal sanitario que lucha diariamente contra el coronavirus en Francia.

"No me sentía suficientemente protegido en el trabajo y este virus es particularmente agresivo. Tenía que desvestirme y ducharme sin tocar nada en casa, la situación se había vuelto demasiado complicada", explica este enfermero de 28 años que hasta hace dos días, y frente a una escasez en el país, trabajaba sin mascarilla.

Stengel decidió entonces quedarse en un hotel, pagando de su bolsillo, hasta que su hermana le contó que los dueños de una cadena que alquila habitaciones y cabañas rurales de particulares se ofreció a acoger a personal sanitario de forma gratuita.

"Fue algo inesperado. Me había hecho a la idea de gastar 1.000 euros en hoteles para mantener a mi familia fuera de peligro", explica.

Aunque tiene que recorrer 15 kilómetros más a diario y se "perdió el primer cumpleaños" de su hijo, hace tres días, está convencido de que tomó la mejor decisión.

Varios hoteles, pero también particulares, han puesto a disposición del personal sanitario, al borde del agotamiento en plena crisis del coronavirus que ha dejado más de 3.000 muertos en el país, un lugar donde dormir.

- "Ayudar de alguna forma" -

Dominique Gibert, que acogió a Robin Stengel, no dudó un segundo en hacerlo. "Soy médico jubilado, quería ayudar de alguna forma", dice. No tiene miedo al contagio. "Mantengo una distancia suficiente" y "desinfecto las puertas. "Tiene un acceso a la casa y nosotros otro".

En Beauvais, una localidad al norte de París, Dorothée Jouret abrió las puertas de su casa a una enfermera para ahorrarle 30 minutos de trayecto diario.

Un hotel Ibis en la isla francesa de Córcega, ubicado a un kilómetro del hospital de Ajaccio, acogió el lunes a trece médicos y enfermeros "que no pueden hacer el trayecto diario hasta sus casas o que no pueden quedarse en sus casas porque tienen familiares con salud frágil", explicó su directora, Fadoua Maarifa.

A falta de servicio a la habitación, tienen "un refrigerio diario disponible durante todo el día", que pueden recoger "en el vestíbulo". También se les proporciona sábanas y toallas limpias, que les colocan en el pasillo.

En la plataforma de alquiler turístico Airbnb particulares han puesto a disposición en la última semana 5.000 viviendas de forma gratuita.

En París, Patricia Tordjman, que maneja bienes con su empresa Immo Passion, ha acogido, a través de Airbnb, a unos veinte "médicos, enfermeros, auxiliares de enfermería, radiólogos, neumólogos", cerca de hospitales, entre ellos a "un radiólogo de unos treinta años que vive con sus padres, ancianos, y tiene miedo de contaminarlos".

Cada apartamento será "completamente desinfectado" tres días después de que el ocupante se vaya, dice.

Los particulares también se están organizando. Un grupo de Facebook creado el 22 de marzo tenía 356 miembros el martes. "Algunos anuncios son compartidos 60 veces", dice la creadora del grupo Sandrine Legay, "lo que demuestra que esto satisface una necesidad.

ref-alh-mc-cmk/meb/mb

© Agence France-Presse

Local

Realizan ajustes en servicios públicos

Entraron a partir del lunes los que se fueron de 60 y más y enfermos crónicos de parte del SITAM y estamos echando mano también de ellos

Salud

Desechos de la pandemia

Cubrebocas y guantes son potencial foco de infección y contaminación

Local

Entregan aula de usos múltiples

El Presidente Municipal de Pedro Escobedo, Amarildo Bárcenas Reséndiz, llevó a cabo la entrega de Aula de Usos Múltiples

Sociedad

Aumentan solicitudes de libertad anticipada durante pandemia

Los mayores de 60 años, mujeres embarazadas y otros reclusos están solicitando la preliberación ante el riesgo de contagiarse de Covid-19

Finanzas

Gobierno de AMLO paga 316 mdp a empresas de vigilancia

Diversas dependencias han firmado 98 contratos para que empresas particulares vigilen sus instalaciones

Política

Rectores y partidos políticos rechazan Ley de Educación en Puebla

El titular de la SEP Puebla afirmó que se escuchó a los involucrados y es solo una mala interpretación de ésta

Finanzas

Esta semana, atención a la revisión del PIB

El Inegi dio a conocer el 30 de abril el dato preliminar sobre el comportamiento de la economía mexicana en el primer trimestre

Mundo

Boris Johnson, otro líder en la cuerda floja

Reino Unido sumó otras 118 muertes por Covid-19 hasta llegar a un total de 36 mil 793 fallecimientos desde el comienzo de la pandemia

Gossip

Martha Higareda y Yordi Rosado se unen para crear un podcast

La dupla ya había trabajado junta en el 2015 para la creación de AdivínaT, aplicación en la que desarrollaron algunas adivinanzas para que el público jugara con ellos