/ jueves 29 de julio de 2021

La devastadora ola de Covid-19 en Indonesia se ceba con los niños

El número de muertos en el país upera los 80 mil y el 1.1 por ciento son niños, la tasa más alta del mundo

Más de 800 niños han muerto por la covid-19 desde el inicio de la pandemia en Indonesia, el país con la tasa de mortalidad infantil por coronavirus más alta del mundo debido a las pésimas condiciones de vida de millones de menores y la devastadora fuerza de la actual ola de contagios.

"En Indonesia, el número de muertos por covid-19 supera los 80.000 y el 1,1 por ciento son niños, la tasa más alta del mundo", declara a Efe por correo electrónico Dino Satria, responsable del programa humanitario y de resiliencia de Save the Children en Indonesia.

La situación de los 90 millones de niños indonesios, con unos índices de mortalidad y de infección que cuadriplican a los del resto del mundo, se ha deteriorado gravemente en las últimas semanas en que el cuarto país más poblado del planeta sufre la devastación de la peor ola de covid-19 hasta el momento.

Con más de 40.000 casos diarios y cerca de 2.000 muertes diarias en los últimos días, el archipiélago se ha convertido en uno de los epicentros mundiales de la pandemia, que ha causado cerca de 3,3 millones de infecciones en total.

Los servicios funerarios de las grandes ciudades trabajan sin parar, los hospitales están colapsados, el oxígeno médico escasea y miles de infectados se ven forzados a pasar la enfermedad en sus casas, a menudo con desenlaces fatales.

Los niños no son ajenos a este drama, con más de 18.000 contagios y 100 muertes infantiles a la semana, a pesar del reciente descenso en la capital, Yakarta, según publicó este lunes en las redes sociales el doctor Aman Bhakti Pulungan, presidente de la Asociación Pediátrica de Indonesia.

"Las infecciones semanales de niños con covid-19 siguen incrementándose", advirtió.

MALAS CONDICIONES

La tasa de infección infantil roza el 13 por ciento entre la población total (frente al 2 por ciento en el mundo), con un 1,1 por ciento de mortalidad entre los menores (frente a apenas un 0,3 por ciento en el mundo), lo que se explica, según Save the Children, por las pésimas condiciones de vida de millones de niños indonesios.

"Más niños en Indonesia sufren malnutrición, lo que aumenta el riesgo de infección y muerte", apunta Dino Satria, que añade a este factor el hecho de que millones de niños indonesios se salten las vacunas rutinarias para otras enfermedades, los precarios servicios de salud y el incumplimiento de las medidas de higiene para evitar contagios.

Estas circunstancias, según el responsable de Save the Children, "les ponen en mayor riesgo de infección y muerte al sumar la malnutrición con enfermedades subyacentes".

ENFERMEDADES SUBYACENTES

En este sentido, los datos recogidos por la asociación pediátrica indican que la mayoría de las víctimas mortales infantiles por coronavirus padecían también otras dolencias, como la obesidad o la tuberculosis.

"Somos el segundo país en número de enfermos de tubercolosis en el mundo. La tuberculosis se puede tratar, si alguien tiene síntomas o ha estado en contacto con alguien con tuberculosis, debe ser examinado y tratado de inmediato", alertó el doctor Pulungan.

Aunque otros países de la zona, como Filipinas, también presentan altas tasas de pobreza infantil y malnutrición, ninguno ha vivido una oleada de coronavirus como la que está arrasando el archipiélago indonesio en las últimas semanas.

Pero además de ser golpeados directamente por la pandemia, Save the Children también se muestra preocupada por que "muchos niños pierdan a al menos uno de sus padres", lo que aumenta su indefensión ante la enfermedad, además de perjudicar su acceso a la educación y a cuidados básicos.

"Sin cuidadores, los niños son particularmente vulnerables (...). Save the Children insta a las instituciones y gobiernos de todo el mundo a prestar atención urgente a la situación de los niños huérfanos que han perdido progenitores y cuidadores", señaló en un comunicado del pasado 21 de julio Bidisha Pillai, directora de Política Global y Campañas de Save the Children.

A medio y largo plazo, la vacunación de una gran parte de la población se percibe como la única solución duradera, pero el ritmo de inoculación es lento, con apenas el 7 por ciento de los 270 millones de indonesios vacunados con la pauta completa en medio de dudas sobre la eficacia de la vacuna china Sinovac.

Más de 800 niños han muerto por la covid-19 desde el inicio de la pandemia en Indonesia, el país con la tasa de mortalidad infantil por coronavirus más alta del mundo debido a las pésimas condiciones de vida de millones de menores y la devastadora fuerza de la actual ola de contagios.

"En Indonesia, el número de muertos por covid-19 supera los 80.000 y el 1,1 por ciento son niños, la tasa más alta del mundo", declara a Efe por correo electrónico Dino Satria, responsable del programa humanitario y de resiliencia de Save the Children en Indonesia.

La situación de los 90 millones de niños indonesios, con unos índices de mortalidad y de infección que cuadriplican a los del resto del mundo, se ha deteriorado gravemente en las últimas semanas en que el cuarto país más poblado del planeta sufre la devastación de la peor ola de covid-19 hasta el momento.

Con más de 40.000 casos diarios y cerca de 2.000 muertes diarias en los últimos días, el archipiélago se ha convertido en uno de los epicentros mundiales de la pandemia, que ha causado cerca de 3,3 millones de infecciones en total.

Los servicios funerarios de las grandes ciudades trabajan sin parar, los hospitales están colapsados, el oxígeno médico escasea y miles de infectados se ven forzados a pasar la enfermedad en sus casas, a menudo con desenlaces fatales.

Los niños no son ajenos a este drama, con más de 18.000 contagios y 100 muertes infantiles a la semana, a pesar del reciente descenso en la capital, Yakarta, según publicó este lunes en las redes sociales el doctor Aman Bhakti Pulungan, presidente de la Asociación Pediátrica de Indonesia.

"Las infecciones semanales de niños con covid-19 siguen incrementándose", advirtió.

MALAS CONDICIONES

La tasa de infección infantil roza el 13 por ciento entre la población total (frente al 2 por ciento en el mundo), con un 1,1 por ciento de mortalidad entre los menores (frente a apenas un 0,3 por ciento en el mundo), lo que se explica, según Save the Children, por las pésimas condiciones de vida de millones de niños indonesios.

"Más niños en Indonesia sufren malnutrición, lo que aumenta el riesgo de infección y muerte", apunta Dino Satria, que añade a este factor el hecho de que millones de niños indonesios se salten las vacunas rutinarias para otras enfermedades, los precarios servicios de salud y el incumplimiento de las medidas de higiene para evitar contagios.

Estas circunstancias, según el responsable de Save the Children, "les ponen en mayor riesgo de infección y muerte al sumar la malnutrición con enfermedades subyacentes".

ENFERMEDADES SUBYACENTES

En este sentido, los datos recogidos por la asociación pediátrica indican que la mayoría de las víctimas mortales infantiles por coronavirus padecían también otras dolencias, como la obesidad o la tuberculosis.

"Somos el segundo país en número de enfermos de tubercolosis en el mundo. La tuberculosis se puede tratar, si alguien tiene síntomas o ha estado en contacto con alguien con tuberculosis, debe ser examinado y tratado de inmediato", alertó el doctor Pulungan.

Aunque otros países de la zona, como Filipinas, también presentan altas tasas de pobreza infantil y malnutrición, ninguno ha vivido una oleada de coronavirus como la que está arrasando el archipiélago indonesio en las últimas semanas.

Pero además de ser golpeados directamente por la pandemia, Save the Children también se muestra preocupada por que "muchos niños pierdan a al menos uno de sus padres", lo que aumenta su indefensión ante la enfermedad, además de perjudicar su acceso a la educación y a cuidados básicos.

"Sin cuidadores, los niños son particularmente vulnerables (...). Save the Children insta a las instituciones y gobiernos de todo el mundo a prestar atención urgente a la situación de los niños huérfanos que han perdido progenitores y cuidadores", señaló en un comunicado del pasado 21 de julio Bidisha Pillai, directora de Política Global y Campañas de Save the Children.

A medio y largo plazo, la vacunación de una gran parte de la población se percibe como la única solución duradera, pero el ritmo de inoculación es lento, con apenas el 7 por ciento de los 270 millones de indonesios vacunados con la pauta completa en medio de dudas sobre la eficacia de la vacuna china Sinovac.

Deportes

Cuenta regresiva para el Triatlón

Será un día de fiesta deportiva dentro de las instalaciones del Club y Residencial Campestre San Gil a cargo de Heglennco Sports México

Local

Proyectan módulo de orientación a connacionales

La SRE coordinadamente con la Comisión de Trabajadores Migrantes ofrecerá orientación a paisanos

Local

Sedesoq entregó apoyo a familias de Tequisquiapan

Distribuyeron 208 tarjetas electrónicas para apoyar a jefas de familia

Gossip

Alejandra Guzmán afirma vivir una etapa de plenitud

Tras la gira Perrísimas con Paulina Rubio en Estados Unidos, Alejandra Guzmán prepara un tour como solista con invitados especiales llamado Tuya

Cultura

Exhiben en Gertrude Duby la gran pasión por las raíces chiapanecas

Gertrude Duby: una suiza para Chiapas reúne fotos, documentos, libros, vestidos, joyería, objetos de uso cotidiano, grabaciones y pinturas

Cultura

Reabre la Sala de Arte Público Siqueiros

Tras una mejora estructural, el recinto está listo para recibir a los visitantes a partir de este sábado

Finanzas

Libertad digital: ¿qué significa y cómo México ha logrado tenerla?

Un estudio señala que tres de cada 10 mexicanos son vulnerables a ataques, contra casi cinco en China

Finanzas

Inauguran refinería en Dos Bocas, pero sin fecha para refinar

Durante la inauguración de la refinería, la titular de Energía dijo que ahora harán pruebas en los sistemas

Mundo

La frontera EU-México, la más letal del mundo

En 2021 murieron mil 238 personas, entre ellos 51 niños menores de cinco años, en la frontera más mortífera en todo el planeta, advierte la OIM en un informe