/ martes 31 de mayo de 2022

Más de 100 muertos tras lluvias en noreste de Brasil

Con la ayuda de "perros detectores y aeronaves", más de 400 bomberos y militares continuaban buscando a los últimos desaparecidos

El número de muertos tras las lluvias torrenciales de los últimos días en el noreste de Brasil se elevó a 106, informaron este martes las autoridades locales, que continúan buscando a ocho desaparecidos.

El martes por la tarde, tres días después de los deslaves más críticos provocados por las lluvias, "los bomberos encontraron los cuerpos de seis víctimas", informó en un comunicado la Secretaría de Defensa Social del gobierno del estado de Pernambuco.

"Con eso, el número de muertos desde el miércoles pasado subió para 106" y hay ocho desaparecidos "identificados", añadió el gobierno, cuyo informe anterior daba cuenta de un centenar de muertos.

Con la ayuda de "perros detectores y aeronaves", más de 400 bomberos y militares continuaban buscando a los últimos desaparecidos bajo el lodo que arrasó barrios enteros en la región metropolitana de la capital del estado, Recife.

El hallazgo de los nuevos cuerpos puso fin a las búsquedas en la comunidad de Jardim Monteverde, una de las más afectadas, donde más de 20 personas perecieron bajo un tsunami de barro y escombros.

"Fue una tragedia, perdí muchos amigos", dijo a la AFP Maria Heronize, una vecina de 49 años, conteniendo las lágrimas.

Al menos 24 municipios del estado decretaron la situación de emergencia por los estragos, que dejaron más de 6.000 personas sin hogar o desplazadas, así como grandes daños en las infraestructuras.

Las lluvias empezaron a mediados de la semana pasada, pero se intensificaron el fin de semana.

Entre la noche del viernes y la mañana del sábado, el volumen de agua alcanzó el 70% de lo esperado para todo el mes de mayo en algunos puntos de la capital.

- Cambio climático y planificación deficiente -

El presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, sobrevoló la región el lunes y lamentó las muertes. Su gobierno habilitó un crédito de 1.000 millones de reales (unos USD 212 millones al cambio) para reforzar la asistencia humanitaria y reconstrucción, a cargo de las autoridades locales.

Las imágenes de Recife evocan el drama ocurrido en febrero en Petrópolis, en el estado de Rio de Janeiro (sureste), donde murieron 233 personas tras lluvias torrenciales y deslaves.

Los expertos atribuyen este tipo de tragedias a una combinación de fuertes lluvias -exacerbadas por el cambio climático- y a la construcción de grandes barriadas con viviendas precarias en escarpadas zonas de riesgo.

"El cambio climático podría ser responsable por el aumento de lluvias extremas, violentas, que están siendo detectadas no solo en Brasil, sino en todo el mundo", dijo a la AFP José Marengo, coordinador de investigación del Centro Nacional de Monitoreo y Alertas de Desastres Naturales de Brasil (Cemaden).

"Pero no puede ser culpado de que gobiernos permitan construir en áreas de riesgo o de que la población pobre no tenga adónde ir y deba construir y vivir en áreas vulnerables", añadió el especialista.

El Cemaden calcula que en Brasil 9,5 millones de personas viven en áreas de riesgo por deslizamiento o inundación, muchas de ellas en favelas -barriadas pobres-, sin estructuras de saneamiento básico.

El número de muertos tras las lluvias torrenciales de los últimos días en el noreste de Brasil se elevó a 106, informaron este martes las autoridades locales, que continúan buscando a ocho desaparecidos.

El martes por la tarde, tres días después de los deslaves más críticos provocados por las lluvias, "los bomberos encontraron los cuerpos de seis víctimas", informó en un comunicado la Secretaría de Defensa Social del gobierno del estado de Pernambuco.

"Con eso, el número de muertos desde el miércoles pasado subió para 106" y hay ocho desaparecidos "identificados", añadió el gobierno, cuyo informe anterior daba cuenta de un centenar de muertos.

Con la ayuda de "perros detectores y aeronaves", más de 400 bomberos y militares continuaban buscando a los últimos desaparecidos bajo el lodo que arrasó barrios enteros en la región metropolitana de la capital del estado, Recife.

El hallazgo de los nuevos cuerpos puso fin a las búsquedas en la comunidad de Jardim Monteverde, una de las más afectadas, donde más de 20 personas perecieron bajo un tsunami de barro y escombros.

"Fue una tragedia, perdí muchos amigos", dijo a la AFP Maria Heronize, una vecina de 49 años, conteniendo las lágrimas.

Al menos 24 municipios del estado decretaron la situación de emergencia por los estragos, que dejaron más de 6.000 personas sin hogar o desplazadas, así como grandes daños en las infraestructuras.

Las lluvias empezaron a mediados de la semana pasada, pero se intensificaron el fin de semana.

Entre la noche del viernes y la mañana del sábado, el volumen de agua alcanzó el 70% de lo esperado para todo el mes de mayo en algunos puntos de la capital.

- Cambio climático y planificación deficiente -

El presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, sobrevoló la región el lunes y lamentó las muertes. Su gobierno habilitó un crédito de 1.000 millones de reales (unos USD 212 millones al cambio) para reforzar la asistencia humanitaria y reconstrucción, a cargo de las autoridades locales.

Las imágenes de Recife evocan el drama ocurrido en febrero en Petrópolis, en el estado de Rio de Janeiro (sureste), donde murieron 233 personas tras lluvias torrenciales y deslaves.

Los expertos atribuyen este tipo de tragedias a una combinación de fuertes lluvias -exacerbadas por el cambio climático- y a la construcción de grandes barriadas con viviendas precarias en escarpadas zonas de riesgo.

"El cambio climático podría ser responsable por el aumento de lluvias extremas, violentas, que están siendo detectadas no solo en Brasil, sino en todo el mundo", dijo a la AFP José Marengo, coordinador de investigación del Centro Nacional de Monitoreo y Alertas de Desastres Naturales de Brasil (Cemaden).

"Pero no puede ser culpado de que gobiernos permitan construir en áreas de riesgo o de que la población pobre no tenga adónde ir y deba construir y vivir en áreas vulnerables", añadió el especialista.

El Cemaden calcula que en Brasil 9,5 millones de personas viven en áreas de riesgo por deslizamiento o inundación, muchas de ellas en favelas -barriadas pobres-, sin estructuras de saneamiento básico.

Local

Presentarán primera etapa del Plan para las Juventudes

Incluirá estrategias para el desarrollo integral de las y los adolescentes del municipio

En el ring

Halcones propusieron pelea

Los jóvenes valientes propusieron grandes peleas, con combinación de golpes para merecer las votaciones de los jueces

Local

Salud vigilará los festejos patrios

Alistan estrategia de vigilancia sanitaria de alimentos por el Día del Grito

Mundo

Bolivia reporta 5 contagios de viruela del mono y 14 sospechosos

El ministro de Salu dijo que de los cinco casos dos son contagios nativos, debido a que se produjeron por "contactos en el país".

Realeza

Subastan ropa interior del príncipe Enrique que usó en viaje a Las Vegas

La prenda ha estado desde 2012 en manos de la bailarina Carrie Royale quien dijo que "siente que es el momento adecuado para venderla

Finanzas

Con la Reforma Laboral se abre un nuevo ciclo dentro del mundo laboral: CTM

Tereso Medina, secretario general adjunto de la CTM, añadió que se debe consolidar un sindicalismo responsable, progresista y democrático a favor de los intereses de los trabajadores y del país

Mundo

La ONU pide otros 2 mil mdd para ayuda humanitaria a Ucrania

Calcula que al menos 17,7 millones de personas -más de la cuarta parte de la población de Ucrania- necesitará ayuda humanitaria durante los próximos meses

Sociedad

Cuatro heridos tras ataque armado a un bar de Ayala, Morelos

Una serie de hechos delictivos se registró durante el fin de semana en la zona oriente de Morelos

Sociedad

Cientos de migrantes abarrotan Comar Tapachula para exigir humanitarias

Hace ya dos semanas que se presentan las aglomeraciones continuas en la sede de COMAR en Tapachula, debido al continuo flujo migratorio en la ciudad