/ sábado 16 de julio de 2022

Viviendo en casa hogar desde los 5 años, Alan se prepara para ser un hombre de éxito

A pesar de que no conoce a sus padres, es un adolescente feliz que enfrenta la vida con optimismo

Alan es un adolescente de 15 años de edad que desde los 5 vive en el albergue infantil Bethel, el cual considera un verdadero hogar en el que recibe amor, educación, alimento, techo y todo lo necesario para sentirse integrado en una familia.

Alan es un joven tranquilo, responsable, buen estudiante y participativo en labores de la casa, lo cual ha logrado gracias al apoyo que recibe de la encargada del albergue, señora Bertha Bobadilla Ruelas a quien ve como a una madre porque lo ha cuidado y guiado desde hace 10 años.

Platicó que, durante sus primeros años de vida vivió con su abuelo, pero al cumplir 5 años de edad lo llevó al “Bethel” porque se le dificultaba hacerse cargo de él debido a que por su avanzada edad presentaba problemas de salud.

Te puede interesar: AMLO se reunirá con astronauta Katya Echazarreta, primera mexicana en ir al espacio

“De ese momento, pues yo no me acuerdo. Me dicen que me trajeron al albergue cuando tenía 5 años. Yo vivo aquí desde que tengo uso de memoria. Este es mi hogar y los niños que viven aquí son mi familia”, externó.


Gloria Negrete | Tribuna de San Luis


Luego de que su abuelo lo llevó al “Bethel” para que estuviera en un lugar seguro, fue a visitarlo en un par de ocasiones, sin embargo, al poco tiempo falleció y desde entonces Alan perdió contacto y comunicación con familiares cercanos. Aunque, a veces, lo visitan un primo de su abuelo, su esposa e hijos.

Alan refirió que hasta el día de hoy no conoce a su papá; mientras que su mamá, según lo que le han comentado directivos del albergue, fue a verlo en una ocasión cuando recién ingresó a este hogar infantil y jamás volvió a saber de ella.

“Casi no recuerdo a mi mamá. Me dijeron que vino a verme hace como 10 años, pero no me acuerdo bien de ese día, ni de ella”, expresó con tono de nostalgia.

A pesar de que, por diversas situaciones, Alan no ha podido convivir con sus familiares cercanos, es un adolescente feliz que enfrenta la vida con optimismo y tiene planes de seguir estudiando para poder salir adelante una vez que tenga que dejar el albergue infantil.

DESEA SEGUIR ESTUDIANDO

Alan señaló que todos los días se levanta a las 5:00 de la mañana, ya que a esa hora se activa la alarma del despertador y se empieza a preparar para ir a la escuela.

“Tengo que madrugar porque entro a clases a las siete de la mañana. Lo primero que hago es alistarme, me baño y me pongo el uniforme. Luego me voy a la cocina y me preparo un desayuno, casi siempre desayuno huevos con winis, con jamón o estrellados y pues ya, agarro mi mochila y me voy caminando a la escuela”.

Gloria Negrete | Tribuna de San Luis

Dijo que le agrada ir a la escuela porque aprende y convive con sus compañeros de clases. “Sí me gustaría seguir estudiando, a lo mejor estudio electrónica o soldadura. Quiero aprender para poder defenderme en la vida y salir adelante ya que no esté en el albergue.

Me gustaría siempre vivir aquí, pero va a llegar el momento en el que tendré que irme y valerme por mí mismo”.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Destacó que en el albergue ha sido muy feliz, ahí ha encontrado una familia que lo apoya y lo quiere. En este lugar ha pasado las navidades, fiestas del día del niño y cumpleaños muy bonitos, por eso, resaltó: “aunque un día ya no esté aquí, siempre recordaré este lugar con cariño y espero poder venir a visitar a mamá Bertha y a los niños”.

Alan es un adolescente de 15 años de edad que desde los 5 vive en el albergue infantil Bethel, el cual considera un verdadero hogar en el que recibe amor, educación, alimento, techo y todo lo necesario para sentirse integrado en una familia.

Alan es un joven tranquilo, responsable, buen estudiante y participativo en labores de la casa, lo cual ha logrado gracias al apoyo que recibe de la encargada del albergue, señora Bertha Bobadilla Ruelas a quien ve como a una madre porque lo ha cuidado y guiado desde hace 10 años.

Platicó que, durante sus primeros años de vida vivió con su abuelo, pero al cumplir 5 años de edad lo llevó al “Bethel” porque se le dificultaba hacerse cargo de él debido a que por su avanzada edad presentaba problemas de salud.

Te puede interesar: AMLO se reunirá con astronauta Katya Echazarreta, primera mexicana en ir al espacio

“De ese momento, pues yo no me acuerdo. Me dicen que me trajeron al albergue cuando tenía 5 años. Yo vivo aquí desde que tengo uso de memoria. Este es mi hogar y los niños que viven aquí son mi familia”, externó.


Gloria Negrete | Tribuna de San Luis


Luego de que su abuelo lo llevó al “Bethel” para que estuviera en un lugar seguro, fue a visitarlo en un par de ocasiones, sin embargo, al poco tiempo falleció y desde entonces Alan perdió contacto y comunicación con familiares cercanos. Aunque, a veces, lo visitan un primo de su abuelo, su esposa e hijos.

Alan refirió que hasta el día de hoy no conoce a su papá; mientras que su mamá, según lo que le han comentado directivos del albergue, fue a verlo en una ocasión cuando recién ingresó a este hogar infantil y jamás volvió a saber de ella.

“Casi no recuerdo a mi mamá. Me dijeron que vino a verme hace como 10 años, pero no me acuerdo bien de ese día, ni de ella”, expresó con tono de nostalgia.

A pesar de que, por diversas situaciones, Alan no ha podido convivir con sus familiares cercanos, es un adolescente feliz que enfrenta la vida con optimismo y tiene planes de seguir estudiando para poder salir adelante una vez que tenga que dejar el albergue infantil.

DESEA SEGUIR ESTUDIANDO

Alan señaló que todos los días se levanta a las 5:00 de la mañana, ya que a esa hora se activa la alarma del despertador y se empieza a preparar para ir a la escuela.

“Tengo que madrugar porque entro a clases a las siete de la mañana. Lo primero que hago es alistarme, me baño y me pongo el uniforme. Luego me voy a la cocina y me preparo un desayuno, casi siempre desayuno huevos con winis, con jamón o estrellados y pues ya, agarro mi mochila y me voy caminando a la escuela”.

Gloria Negrete | Tribuna de San Luis

Dijo que le agrada ir a la escuela porque aprende y convive con sus compañeros de clases. “Sí me gustaría seguir estudiando, a lo mejor estudio electrónica o soldadura. Quiero aprender para poder defenderme en la vida y salir adelante ya que no esté en el albergue.

Me gustaría siempre vivir aquí, pero va a llegar el momento en el que tendré que irme y valerme por mí mismo”.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Destacó que en el albergue ha sido muy feliz, ahí ha encontrado una familia que lo apoya y lo quiere. En este lugar ha pasado las navidades, fiestas del día del niño y cumpleaños muy bonitos, por eso, resaltó: “aunque un día ya no esté aquí, siempre recordaré este lugar con cariño y espero poder venir a visitar a mamá Bertha y a los niños”.

Local

Impulsarán creación de unidad de cuidado animal

La activista Nelly Alejo afirmó que con esta instancia se busca atender el problema de perros callejeros

Local

A la baja delitos sexuales en San Juan del Río

En el primer semestre de 2024 se abrieron 140 carpetas de investigación ante la FGE, 16.6% menos que el año pasado

Local

Rehabilitaron el monumento histórico El Chapitel

El gobierno local intervino el espacio para su preservación. Es el sitio donde se conmemoró el grito de independencia por primera vez

Automotriz

Mini Coopers invaden San Juan del Río

Integrantes del club nacional de Mini Cooper, realizaron una exhibición de 117 autos de la marca, con modelos desde 1960

Deportes

Cazadero contra Tomateros pondrán a prueba a sus jugadores

Buscan conectar para hacer el mayor número de carreras

Policiaca

Seis lesionados en aparatoso choque

Se trato de una camioneta y un transporte de personal en donde viajaban varios trabajadores