/ viernes 28 de diciembre de 2018

Seis obras de Edvard Munch desaparecen misteriosamente

En 2004, dos enmascarados se llevaron a plena luz del día dos de sus obras más conocidas "El grito" y "La Madonna"

Seis obras del pintor noruego Edvard Munch que forman parte de la colección Stenersen y bajo responsabilidad del museo Munch de Oslo han desaparecido sin que se sepa qué ha pasado, informó hoy el diario "Dagbladet".


Se trata de las obras gráficas "La muerte de Marat", "Mujer joven llorando en la cama", "Retrato de la señora R", "Tiergaten-Berlín", "Åge Christian Gierløff" y "Omega llora", cuyo paradero el museo admite desconocer.

Faltan 34 piezas del artista

La pinacoteca había admitido hace un año a ese mismo periódico que faltaban 26 obras de la colección, pero una investigación de "Dagbladet" eleva ahora la cifra a 47, de las que 34 pertenecen al autor de "El grito" -incluidas las seis dadas ahora por desaparecidas-, el pintor noruego más prestigioso y una figura clave del expresionismo.

El empresario y mecenas noruego Rolf E. Stenersen (1899-1978) donó en 1936 su colección de más de 900 obras al municipio de Aker, más tarde fusionado con el de Oslo.


Tras varios traslados, la colección pasó en 1994 a la pinacoteca que lleva el nombre del coleccionista, integrada desde 2010 en el museo Munch.

El museo de Edvard Munch

El director de ese museo, Stein Olav Henrichsen, aseguró a "Dagbladet" que no disponen de recursos para hacer una nueva revisión de toda la colección, aunque recordó que se está construyendo una nueva pinacoteca para preservar mejor la obra del pintor noruego.

El nuevo museo Munch, diseñado por el estudio español Herreros Arquitectos, debía estar terminado hace cinco años, pero una disputa política a nivel local ha retrasado su construcción y no se espera que esté inaugurado hasta 2020.

El legado del pintor ha sido objeto de robos

"La forma en que las autoridades de Oslo han gestionado este regalo artístico es para llorar. Es muy triste", declaró al diario Elisabeth Munch-Ellingsen, biznieta de un hermano del pintor y que ejerce a menudo como portavoz de la familia.

El legado de Munch ha sido objeto de varios robos en los últimos años, el más sonado en 2004, cuando dos enmascarados se llevaron a plena luz del día del museo que lleva su nombre dos de sus obras más conocidas, "El grito" y "La Madonna".

Las obras fueron rescatadas dos años después, aunque sufrieron daños irreparables.

Seis obras del pintor noruego Edvard Munch que forman parte de la colección Stenersen y bajo responsabilidad del museo Munch de Oslo han desaparecido sin que se sepa qué ha pasado, informó hoy el diario "Dagbladet".


Se trata de las obras gráficas "La muerte de Marat", "Mujer joven llorando en la cama", "Retrato de la señora R", "Tiergaten-Berlín", "Åge Christian Gierløff" y "Omega llora", cuyo paradero el museo admite desconocer.

Faltan 34 piezas del artista

La pinacoteca había admitido hace un año a ese mismo periódico que faltaban 26 obras de la colección, pero una investigación de "Dagbladet" eleva ahora la cifra a 47, de las que 34 pertenecen al autor de "El grito" -incluidas las seis dadas ahora por desaparecidas-, el pintor noruego más prestigioso y una figura clave del expresionismo.

El empresario y mecenas noruego Rolf E. Stenersen (1899-1978) donó en 1936 su colección de más de 900 obras al municipio de Aker, más tarde fusionado con el de Oslo.


Tras varios traslados, la colección pasó en 1994 a la pinacoteca que lleva el nombre del coleccionista, integrada desde 2010 en el museo Munch.

El museo de Edvard Munch

El director de ese museo, Stein Olav Henrichsen, aseguró a "Dagbladet" que no disponen de recursos para hacer una nueva revisión de toda la colección, aunque recordó que se está construyendo una nueva pinacoteca para preservar mejor la obra del pintor noruego.

El nuevo museo Munch, diseñado por el estudio español Herreros Arquitectos, debía estar terminado hace cinco años, pero una disputa política a nivel local ha retrasado su construcción y no se espera que esté inaugurado hasta 2020.

El legado del pintor ha sido objeto de robos

"La forma en que las autoridades de Oslo han gestionado este regalo artístico es para llorar. Es muy triste", declaró al diario Elisabeth Munch-Ellingsen, biznieta de un hermano del pintor y que ejerce a menudo como portavoz de la familia.

El legado de Munch ha sido objeto de varios robos en los últimos años, el más sonado en 2004, cuando dos enmascarados se llevaron a plena luz del día del museo que lleva su nombre dos de sus obras más conocidas, "El grito" y "La Madonna".

Las obras fueron rescatadas dos años después, aunque sufrieron daños irreparables.

Policiaca

Vuelca camioneta en la carretera Panamericana

Luego de que su chófer evitó chocar con un carro que le cerró el paso

Local

Proyectan hoy película con causa

Con el fin de apoyar a las familias de escasos recursos, el Comité Club Rotarios San Juan del Río llevará a cabo sesiones de cine-club para recaudar kilogramos de frijol y arroz

Local

Turismo mantiene bajo crecimiento

Durante 2019 la tendencia fue la misma que en 2018

Americano

"Lo di todo por los Giants", la emotiva despedida de Eli Manning

Es uno de los cinco jugadores en la historia de la NFL con al menos dos MVP de Super Bowl

Americano

Ni una habitación libre en hoteles de Miami para el Super Bowl

La cita deportiva más importante de Estados Unidos, arrasa con la capacidad hotelera

Gossip

Daddy Yankee y Nicky Jam cantan en Times Square

Pusieron a bailar reguetón a los neoyorquinos con su nuevo éxito "Muévelo"

Mundo

Francia confirma dos casos de coronavirus, los primeros en Europa

La ministra de salud dijo que el primer caso está registrado en Burdeos y el segundo en París

Salud

Que no es del tamaño de su zapato... ¡es de su pulgar!

De acuerdo a una investigación de un equipo de urólogos de Seúl, existe un factor físico que puede predecir la longitud del pene adulto.

Justicia

Niegan desbloqueo de cuentas a hermana de García Luna

Será hasta marzo cuando se lleve a cabo la audiencia donde se resolverá si concede o no un amparo a Esperanza García