/ domingo 1 de noviembre de 2020

Museo presenta a la muerte en la cultura

En San Juan del Río se gestó un espacio para mostrar prácticas ancestrales respecto al acto de morir

Ubicado en el Panteón de la Santa Veracruz, el Museo de la Muerte de San Juan del Río es un espacio único que abrió sus puertas hace 23 años para mostrar a la muerte, no sólo como un hecho ineludible, también como un fenómeno cultural de alto significado.

En el Museo de la Muerte, constituido en el antiguo panteón que data del Siglo XVIII, tiene como anfitrión al Templo del Calvario o de la Santa Veracruz, sagrado inmueble que se erige en su pesada construcción vertical al final de la costumbrista calle 2 de Abril, misma que señala el camino que lleva al sitio donde se exhiben las prácticas ancestrales que realizaban los pobladores de San Juan del Río, respecto al acto de morir.

Las tumbas enfrentan el paso del tiempo. / Monsetrrat García / El Sol de San Juan del Río.

En este histórico sitio se muestra la diversidad cultural e ideológica, con la serie de ritos y tratamientos que se han dado a un cadáver en diferentes épocas, así, es posible observar los tipos de entierros, como los que se hacían en la época prehispánica, el empetatado o bulto mortuorio, el cadáver puesto vasija, entierros durante el virreinato e incluso se puede conocer el tratamiento que se daba al cuerpo de una monja tras su muerte en la época colonial.

Algunas piezas expuestas fueron encontradas en la zona del Barrio de la Cruz o de la ribera del río San Juan. / Monsetrrat García / El Sol de San Juan del Río.

Además de la descripción de los ritos mortuorios, el Museo de la Muerte permite echar una mirada al último respiro como un acto que parece no ser el final para algunas religiones, sino el comienzo, lo que se puede apreciar en la pieza museográfica llamada Manta de Luto, que muestra cómo el arte era utilizado como instrumento de conquista espiritual, hacia el Siglo XVI, con la llegada de Hernán Cortés, quien se encargó de conquistar el territorio, pero los misioneros religiosos se encargaron de convertir al cristianismo a los indígenas, hablándoles de la existencia después de la muerte, es decir, del paraíso, del purgatorio y del infierno.

Capilla de paso o tránsito. / Monsetrrat García / El Sol de San Juan del Río.

Además de piezas arqueológicas y museográficas, en este lugar también es posible dar un paseo entre tumbas y al mismo tiempo tener una vista panorámica de la ciudad.

Afectan a la construcción la humedad y desgajamiento de algunas partes. / Monsetrrat García / El Sol de San Juan del Río.

El Museo de la Muerte se ha convertido en un referente del municipio de San Juan del Río, sin embargo, a pesar de su importancia, carece de mantenimiento, lo cual se puede identificar a simple vista en la humedad de sus muros, así como cuarteaduras y el desgajamiento de diversas partes de la construcción.

El Museo de la Muerte fue fundado en un cementerio. / Monsetrrat García / El Sol de San Juan del Río.

Víctima del tiempo y el deterioro, de forma irónica, este espacio dedicado a la muerte se mantiene vivo y conserva el interés de propios y extraños, quienes lo visitan, aún en tiempos de pandemia, pues permanece de puertas abiertas.

Ubicado en el Panteón de la Santa Veracruz, el Museo de la Muerte de San Juan del Río es un espacio único que abrió sus puertas hace 23 años para mostrar a la muerte, no sólo como un hecho ineludible, también como un fenómeno cultural de alto significado.

En el Museo de la Muerte, constituido en el antiguo panteón que data del Siglo XVIII, tiene como anfitrión al Templo del Calvario o de la Santa Veracruz, sagrado inmueble que se erige en su pesada construcción vertical al final de la costumbrista calle 2 de Abril, misma que señala el camino que lleva al sitio donde se exhiben las prácticas ancestrales que realizaban los pobladores de San Juan del Río, respecto al acto de morir.

Las tumbas enfrentan el paso del tiempo. / Monsetrrat García / El Sol de San Juan del Río.

En este histórico sitio se muestra la diversidad cultural e ideológica, con la serie de ritos y tratamientos que se han dado a un cadáver en diferentes épocas, así, es posible observar los tipos de entierros, como los que se hacían en la época prehispánica, el empetatado o bulto mortuorio, el cadáver puesto vasija, entierros durante el virreinato e incluso se puede conocer el tratamiento que se daba al cuerpo de una monja tras su muerte en la época colonial.

Algunas piezas expuestas fueron encontradas en la zona del Barrio de la Cruz o de la ribera del río San Juan. / Monsetrrat García / El Sol de San Juan del Río.

Además de la descripción de los ritos mortuorios, el Museo de la Muerte permite echar una mirada al último respiro como un acto que parece no ser el final para algunas religiones, sino el comienzo, lo que se puede apreciar en la pieza museográfica llamada Manta de Luto, que muestra cómo el arte era utilizado como instrumento de conquista espiritual, hacia el Siglo XVI, con la llegada de Hernán Cortés, quien se encargó de conquistar el territorio, pero los misioneros religiosos se encargaron de convertir al cristianismo a los indígenas, hablándoles de la existencia después de la muerte, es decir, del paraíso, del purgatorio y del infierno.

Capilla de paso o tránsito. / Monsetrrat García / El Sol de San Juan del Río.

Además de piezas arqueológicas y museográficas, en este lugar también es posible dar un paseo entre tumbas y al mismo tiempo tener una vista panorámica de la ciudad.

Afectan a la construcción la humedad y desgajamiento de algunas partes. / Monsetrrat García / El Sol de San Juan del Río.

El Museo de la Muerte se ha convertido en un referente del municipio de San Juan del Río, sin embargo, a pesar de su importancia, carece de mantenimiento, lo cual se puede identificar a simple vista en la humedad de sus muros, así como cuarteaduras y el desgajamiento de diversas partes de la construcción.

El Museo de la Muerte fue fundado en un cementerio. / Monsetrrat García / El Sol de San Juan del Río.

Víctima del tiempo y el deterioro, de forma irónica, este espacio dedicado a la muerte se mantiene vivo y conserva el interés de propios y extraños, quienes lo visitan, aún en tiempos de pandemia, pues permanece de puertas abiertas.

Policiaca

Detenido al intentar robar señalética de la vía pública

Fue esposado y levado ante la autoridad correspondiente, donde se definió su situación legal

Local

UAQ si acepta incapacidad de más instituciones

La universidad precisó que el IMSS no será la única instancia de seguridad para solicitarla

En el ring

Pugilista Carlos “Príncipe” Cuadra entrena en Tequis

Se prepara para salir con el brazo en alto frente al tailandés Srisaket sor Rungvisai

Sociedad

Familia LeBarón pide intervenció de CNDH por casos infiltrados en Chihuahua

Adrián LeBarón, informó que no han podido tener acceso a los avances de la investigación, por lo que pidió la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos

Literatura

Conmemoran a Carlos Pellicer a 125 años de su natalicio

En el marco de la ceremonia el sobrino del poeta donó una colección de pinturas y fotografías al Museo Nacional de Arte

Política

AMLO reaparece tras infección por Covid y conmemora a Carlos Pellicer

El mandatario federal dio un video-mensaje para conmemorar al poeta, donde se le escuchó con voz ronca tras su resultado positivo a Covid-19

Política

Félix Salgado solicita licencia como Senador; impulsará revocación de mandato

Se va a apoyar el proceso de ratificación de mandato del presidente López Obrador

Policiaca

Detenido al intentar robar señalética de la vía pública

Fue esposado y levado ante la autoridad correspondiente, donde se definió su situación legal

Moda

Flor de cacahuananche, la amará tu cabello

Esta planta originaria de México hace que el pelo luzca sano, evita la caída y lo fortalece desde la raíz