/ viernes 15 de noviembre de 2019

'Torfaera', el deporte del motor que hace rugir a Islandia

En Islandia, 'torfaera' es una especialidad automovilística autóctona que enloquece al país desde hace más de medio siglo

Akranes, Islandia | AFP.- Hacer rugir el motor de un bólido antes de lanzarse por una colina de gran desnivel para asegurar el espectáculo. En Islandia, 'torfaera' es una especialidad automovilística autóctona que enloquece al país desde hace más de medio siglo.

Al final del verano, el monte Akrafjall, que custodia la pequeña ciudad de Akranes (sudoeste), se transforma en una pista de automovilismo durante un día. En vez de asfalto, los 19 vehículos 'buggies' deben transitar una tierra rocosa salpicada de hierbajos.

Conocida en inglés como "formula off-road" (fórmula todo terreno), 'torfaera' significa en islandés "conducción difícil" o "carretera difícil".

Al comienzo de la cuarta de las cinco pruebas que constan en el campeonato islandés, los 'buggies', con impresionantes ruedas y suspensiones intentan atravesar los obstáculos, como si se tratara de motocross.

Con un coche llamado Bomban, "la bomba" en islandés, Olafur Ingjaldsson parece nervioso al inicio de su carrera. "Va tan rápido que olvidas todo", señala a la AFP este treintañero, intentando tranquilizarse.

En el momento de salir, el piloto tiene únicamente como protección un casco, un arnés y el techo de su cabina semiabierta.

Normalmente la competición se desarrolla en 6 u 8 pistas técnicas a lo largo de la colina y los vehículos encadenan idas y vueltas hacia la cima, pasando a través de una serie de puertas.

Pararse en la pista, tocar una puerta o dar marcha atrás provoca automáticamente una retirada de puntos.

- Nacida en los equipos de rescate -

Habilidad, potencia y suspense son el cóctel que provoca aclamaciones de una multitud formada por miles de espectadores que rodean las pistas.

La especialidad atrae a un público familiar, tan numeroso como un partido de la primera división de fútbol del campeonato local. Los precios también son parecidos (2.5000 coronas la entrada, 18 euros).

"El placer reside en la excitación de escuchar el ruido y de ver a la gente intentar cosas que son imposibles", explica Tryggvi Thórdarson, presidente de la Federación Islandesa del Automóvil, que incluye 'torfaera'.

La modalidad nació en Islandia a comienzos de los 60, cuando aficionados a los 4x4 que trabajaban en los equipos de rescate del país se dieron cuenta de lo que eran capaces de hacer en las numerosas colinas del original paisaje de la isla.

Los campeonatos se iniciaron para recolectar fondos para la asociación de rescate. El primero oficial se disputó en 1965 en el valle de Mosfellsdal, cerca de Reykjavik, la capital.

Fuera de Islandia también consiguió popularidad, principalmente en los países nórdicos, llegando incluso a Estados Unidos. Pero el país del extremo noroeste europeo sigue revindicando la paternidad de la fórmula todoterreno.

- Vehículos muy caros -

En la colina de Akrafjall, el vehículo del Team 16 bautizado como Hekla tiene 1.000 caballos. "Las pistas no son muy largas pero difíciles, hay que girar, por lo que la velocidad no es para nada una opción. Todo es una cuestión de potencia", señala el mecánico Arnar Bjarkarsson.

La receta del éxito es un secreto a voces. "Cuanto más se entrena, mejor eres", dice Thór Pálsson, vencedor del campeonato en 2018.

Pero la mayor parte de los pilotos son aficionados y no tienen el tiempo suficiente para perfeccionar su manejo de las máquinas, por lo que deben fiar gran parte de su destino a la suerte.

"Tengo que ir poco a poco, lo consigues o no", dice Haukur Einarsson, piloto y bajista en un grupo de rock en sus horas muertas.

Cada 'buggie' cuesta entre 5 y 15 millones de coronas (de 35.000 a 110.000 euros), solo 75.000 coronas para los neumáticos, cubiertos en parte por los patrocinadores.

Incluso a comienzos del milenio, las más importantes cadenas de televisión internacionales, como la BBC o Eurosport, se interesaron por este deporte, que multiplicó los patrocinadores, un crecimiento interrumpido por la crisis económica de 2008, que golpeó a la isla con dureza.

str/hdy/pm/psr

© Agence France-Presse

Akranes, Islandia | AFP.- Hacer rugir el motor de un bólido antes de lanzarse por una colina de gran desnivel para asegurar el espectáculo. En Islandia, 'torfaera' es una especialidad automovilística autóctona que enloquece al país desde hace más de medio siglo.

Al final del verano, el monte Akrafjall, que custodia la pequeña ciudad de Akranes (sudoeste), se transforma en una pista de automovilismo durante un día. En vez de asfalto, los 19 vehículos 'buggies' deben transitar una tierra rocosa salpicada de hierbajos.

Conocida en inglés como "formula off-road" (fórmula todo terreno), 'torfaera' significa en islandés "conducción difícil" o "carretera difícil".

Al comienzo de la cuarta de las cinco pruebas que constan en el campeonato islandés, los 'buggies', con impresionantes ruedas y suspensiones intentan atravesar los obstáculos, como si se tratara de motocross.

Con un coche llamado Bomban, "la bomba" en islandés, Olafur Ingjaldsson parece nervioso al inicio de su carrera. "Va tan rápido que olvidas todo", señala a la AFP este treintañero, intentando tranquilizarse.

En el momento de salir, el piloto tiene únicamente como protección un casco, un arnés y el techo de su cabina semiabierta.

Normalmente la competición se desarrolla en 6 u 8 pistas técnicas a lo largo de la colina y los vehículos encadenan idas y vueltas hacia la cima, pasando a través de una serie de puertas.

Pararse en la pista, tocar una puerta o dar marcha atrás provoca automáticamente una retirada de puntos.

- Nacida en los equipos de rescate -

Habilidad, potencia y suspense son el cóctel que provoca aclamaciones de una multitud formada por miles de espectadores que rodean las pistas.

La especialidad atrae a un público familiar, tan numeroso como un partido de la primera división de fútbol del campeonato local. Los precios también son parecidos (2.5000 coronas la entrada, 18 euros).

"El placer reside en la excitación de escuchar el ruido y de ver a la gente intentar cosas que son imposibles", explica Tryggvi Thórdarson, presidente de la Federación Islandesa del Automóvil, que incluye 'torfaera'.

La modalidad nació en Islandia a comienzos de los 60, cuando aficionados a los 4x4 que trabajaban en los equipos de rescate del país se dieron cuenta de lo que eran capaces de hacer en las numerosas colinas del original paisaje de la isla.

Los campeonatos se iniciaron para recolectar fondos para la asociación de rescate. El primero oficial se disputó en 1965 en el valle de Mosfellsdal, cerca de Reykjavik, la capital.

Fuera de Islandia también consiguió popularidad, principalmente en los países nórdicos, llegando incluso a Estados Unidos. Pero el país del extremo noroeste europeo sigue revindicando la paternidad de la fórmula todoterreno.

- Vehículos muy caros -

En la colina de Akrafjall, el vehículo del Team 16 bautizado como Hekla tiene 1.000 caballos. "Las pistas no son muy largas pero difíciles, hay que girar, por lo que la velocidad no es para nada una opción. Todo es una cuestión de potencia", señala el mecánico Arnar Bjarkarsson.

La receta del éxito es un secreto a voces. "Cuanto más se entrena, mejor eres", dice Thór Pálsson, vencedor del campeonato en 2018.

Pero la mayor parte de los pilotos son aficionados y no tienen el tiempo suficiente para perfeccionar su manejo de las máquinas, por lo que deben fiar gran parte de su destino a la suerte.

"Tengo que ir poco a poco, lo consigues o no", dice Haukur Einarsson, piloto y bajista en un grupo de rock en sus horas muertas.

Cada 'buggie' cuesta entre 5 y 15 millones de coronas (de 35.000 a 110.000 euros), solo 75.000 coronas para los neumáticos, cubiertos en parte por los patrocinadores.

Incluso a comienzos del milenio, las más importantes cadenas de televisión internacionales, como la BBC o Eurosport, se interesaron por este deporte, que multiplicó los patrocinadores, un crecimiento interrumpido por la crisis económica de 2008, que golpeó a la isla con dureza.

str/hdy/pm/psr

© Agence France-Presse

Local

Vacunan contra influenza

Se aplica a trabajadores del gobierno municipal que laboran en áreas consideradas con mayor riesgo de contagio

Local

Mujeres emprenden negocios

En los últimos cuatro años casi un centenar de mujeres de la comunidad de Cazadero han participado en distintos talleres

Local

Denuncian brote de virus coxsackie en guardería

Pidieron la intervención de las autoridades de salud tras identificar al interior de este lugar

Local

“El sueño americano”, obra que busca crear sobre el fenómeno migratorio

Comunidades con mayor migración fueron las primeras que se atendieron con esta obra de teatro alusiva al fenómeno migratoria

Mundo

La huelga sigue en Francia pese a llamado al diálogo del gobierno

La movilización social contra la reforma de las pensiones entró en su segunda semana en Francia y podría prolongarse hasta Navidad

Gossip

Venden las icónicas gafas redondas de John Lennon

Las icónicas gafas de sol redondas de John Lennon fueron adjudicadas por 137.500 libras

Cultura

El Nuad, arte milenario del masaje tailandés, es declarado Patrimonio de la Humanidad

Importado de India hace alrededor de 2.500 años por monjes y médicos budistas, el Nuad -nombre tradicional de esta práctica- se transmitió por décadas de forma oral, de maestro a alumno, en templos y familias

Local

Será la séptima edición de Padrinos Navideños en la comunidad de Yosphí

Se podrá apadrinar a un promedio de 2 mil 2590 niños y mil abuelitos de escasos recursos de esta comunidad amealcense

Local

Durante 2019 fueron rehabilitadas 106 instituciones educativas: IFEEQ

Estas obras escolares se suman a la serie de otras más que se han venido desarrollando a lo largo de la actual administración estatal encabezada por Francisco Domínguez