/ sábado 12 de enero de 2019

Expediente Q - Incertidumbre

La información real, la información falsa y todos los memes que se han desatado en las “benditas redes sociales” respecto al desabasto de combustible nos dan un ejemplo del tamaño de la crisis de desabasto de combustibles que enfrentamos.

El gobierno federal está en su papel de asegurar que no pasa nada y que todo está bajo control y que hay suficiente combustible para la demanda nacional, pero la realidad en las calles y en las filas para cargar gasolina es otra muy diferente al discurso oficial.

Los empresarios de la COPARMEX aseguran que las pérdidas económicas se comienzan a sentir entre los inversionistas ante la situación de destinar muchas horas para cargar gasolina en las diferentes estaciones. Son horas que significan productividad y que significan utilidades.

Decenas de personas hacen filas durante horas para esperar cargar unos cuantos litros de gasolina y regresar a sus actividades un par de días y sortear el mal temporal; en las filas las personas aún se mantienen en calma y la espera no causa mucho estrés. El mensaje oficial es que hay combustible y que no hay desabasto, que se trata de recuperar la soberanía y de acabar contra la corrupción.

El mensaje es preocupante porque con toda la fuerza del estado, los huachicoleros de cuello blanco y los de calle, están doblando la actividad económica de un país, quiere decir que el poder lo tienen ellos y no el Estado; quiere decir que la estrategia de los malosos es mejor que la del Gobierno de la República.

Con todo lo que viene sucediendo al Presidente de México, no se le mueve casi ni un punto en su popularidad y aceptación de los mexicanos, ya que todavía se pueden dar estos lujos de estrategias fallidas de arreglar un problema y causar otro mayor; los ciudadanos en una mayoría siguen confiando en él y le siguen aplaudiendo sus medidas.

Se da el lujo de presentar programas de apoyo a jóvenes y a personas con discapacidad; se permite declarar el año 2019 como el año de Emiliano Zapata y anunciar que toda la papelería del gobierno tendrá la imagen del héroe nacional.

Al presidente no le pasa nada, a pesar de que muchos insisten en señalar lo mal que lo están pasando sin gasolina; es más, López Obrador insiste en que no dará fechas de cuándo se normalizará la situación.

De Rebote

Como anillo al dedo le está cayendo a muchos funcionarios públicos la crisis de combustibles, ya que nadan de “muertito” en sus encargos y ahora con toda la atención puesta en la falta de combustible, seguirán tirados en la hamaca con todo y su gafa de sol, bebida de jugo de tomate con apio y obviamente sonrisa.

adanolvr@adanolvera.com

@adanolverar

La información real, la información falsa y todos los memes que se han desatado en las “benditas redes sociales” respecto al desabasto de combustible nos dan un ejemplo del tamaño de la crisis de desabasto de combustibles que enfrentamos.

El gobierno federal está en su papel de asegurar que no pasa nada y que todo está bajo control y que hay suficiente combustible para la demanda nacional, pero la realidad en las calles y en las filas para cargar gasolina es otra muy diferente al discurso oficial.

Los empresarios de la COPARMEX aseguran que las pérdidas económicas se comienzan a sentir entre los inversionistas ante la situación de destinar muchas horas para cargar gasolina en las diferentes estaciones. Son horas que significan productividad y que significan utilidades.

Decenas de personas hacen filas durante horas para esperar cargar unos cuantos litros de gasolina y regresar a sus actividades un par de días y sortear el mal temporal; en las filas las personas aún se mantienen en calma y la espera no causa mucho estrés. El mensaje oficial es que hay combustible y que no hay desabasto, que se trata de recuperar la soberanía y de acabar contra la corrupción.

El mensaje es preocupante porque con toda la fuerza del estado, los huachicoleros de cuello blanco y los de calle, están doblando la actividad económica de un país, quiere decir que el poder lo tienen ellos y no el Estado; quiere decir que la estrategia de los malosos es mejor que la del Gobierno de la República.

Con todo lo que viene sucediendo al Presidente de México, no se le mueve casi ni un punto en su popularidad y aceptación de los mexicanos, ya que todavía se pueden dar estos lujos de estrategias fallidas de arreglar un problema y causar otro mayor; los ciudadanos en una mayoría siguen confiando en él y le siguen aplaudiendo sus medidas.

Se da el lujo de presentar programas de apoyo a jóvenes y a personas con discapacidad; se permite declarar el año 2019 como el año de Emiliano Zapata y anunciar que toda la papelería del gobierno tendrá la imagen del héroe nacional.

Al presidente no le pasa nada, a pesar de que muchos insisten en señalar lo mal que lo están pasando sin gasolina; es más, López Obrador insiste en que no dará fechas de cuándo se normalizará la situación.

De Rebote

Como anillo al dedo le está cayendo a muchos funcionarios públicos la crisis de combustibles, ya que nadan de “muertito” en sus encargos y ahora con toda la atención puesta en la falta de combustible, seguirán tirados en la hamaca con todo y su gafa de sol, bebida de jugo de tomate con apio y obviamente sonrisa.

adanolvr@adanolvera.com

@adanolverar

viernes 18 de enero de 2019

Expediente Q

miércoles 16 de enero de 2019

Expediente Q - Transporte

martes 15 de enero de 2019

Expediente Q

sábado 12 de enero de 2019

Expediente Q - Incertidumbre

viernes 11 de enero de 2019

Expediente Q

jueves 10 de enero de 2019

Expediente Q

martes 08 de enero de 2019

Expediente Q

viernes 21 de diciembre de 2018

Expediente Q

jueves 20 de diciembre de 2018

Expediente Q

miércoles 19 de diciembre de 2018

Expediente Q

Cargar Más