/ sábado 5 de junio de 2021

¿Qué es un impuesto mínimo mundial y qué significará?

Los ministros de Finanzas de los países ricos del G7 alcanzaron el sábado un acuerdo histórico que respalda la creación de una tasa impositiva mínima mundial para las empresas de 15%

Los ministros de Finanzas de los países ricos del Grupo de los Siete (G7) alcanzaron el sábado un acuerdo histórico que respalda la creación de una tasa impositiva mínima mundial para las empresas de 15%, lo que podría constituir la base de un pacto global.

El acuerdo pretende poner fin a lo que la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, ha calificado de "carrera a la baja de 30 años en las tasas de impuestos a las empresas", en una competencia por atraer a las multinacionales.

¿POR QUÉ UN IMPUESTO MÍNIMO GLOBAL?

Las principales economías pretenden disuadir a las multinacionales de trasladar sus ganancias a países de baja tributación, independientemente del lugar donde se realicen sus ventas.

Cada vez más, los ingresos procedentes de fuentes intangibles, como las patentes de medicamentos, los programas informáticos y los derechos de propiedad intelectual, han emigrado a estas jurisdicciones, lo que permite a las empresas evitar el pago de impuestos más elevados en sus países de origen tradicionales.

¿EN QUÉ PUNTO SE ENCUENTRAN LAS CONVERSACIONES?

El acuerdo del G7 se inscribe en un esfuerzo mucho más amplio. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) lleva años coordinando las negociaciones fiscales entre 140 países sobre las normas para gravar los servicios digitales transfronterizos y frenar la erosión de la base imponible, incluido un impuesto mínimo de sociedades a nivel mundial.

Los países de la OCDE y del G20 pretenden llegar a un consenso sobre ambos temas a mediados de año, pero las conversaciones sobre el mínimo global para empresas son técnicamente más sencillas y menos polémicas. Si se alcanza un amplio consenso, será muy difícil para cualquier país de baja tributación intentar bloquear el acuerdo.

Se espera que el mínimo represente la mayor parte de los 50 mil millones a 80 mil millones de dólares de impuestos más que, según la OCDE, las empresas acabarán pagando en todo el mundo si se alcanzan acuerdos en ambos frentes.

¿CÓMO FUNCIONARÍA UN IMPUESTO MÍNIMO GLOBAL?

El tipo impositivo mínimo global se aplicaría a las ganancias en el extranjero.

Los gobiernos podrán seguir fijando la tasa de impuestos local que deseen, pero si las empresas pagan tipos más bajos en un país concreto, sus gobiernos de origen podrían "completar" sus impuestos hasta el tipo mínimo, lo que elimina la ventaja de trasladar los beneficios.

La OCDE había dicho el mes pasado que los gobiernos estaban de acuerdo en el diseño básico del impuesto mínimo, pero no en el tipo. Los expertos fiscales afirman que ésta es la cuestión más espinosa, aunque el acuerdo del G7 crea un fuerte impulso en torno al nivel del 15% o más.

Otros puntos que aún deben negociarse son si los fondos de inversión y los fondos de inversión inmobiliario deben estar cubiertos, cuándo aplicar la nueva tasa y garantizar que sea compatible con las reformas fiscales de Estados Unidos destinadas a disuadir la erosión.

LO QUE SIGUE

En la reunión del G20 prevista en Venecia el mes que viene se verá si el acuerdo del G7 obtiene un amplio apoyo de los principales países en desarrollo y en vías de desarrollo.

Aún quedan muchas cosas por concretar, como los parámetros que determinarán cómo y a qué empresas multinacionales se aplicará el impuesto.

El comunicado del G7 dejó abierto lo que sucederá mientras tanto con los impuestos sobre los servicios digitales de las grandes empresas tecnológicas en varias jurisdicciones, que Estados Unidos quería que se eliminaran tan pronto como se llegara a un acuerdo.

Sólo dijo que debería haber "una coordinación adecuada entre la aplicación de las nuevas normas fiscales internacionales y la eliminación de todos los impuestos sobre los servicios digitales".

Cualquier acuerdo final podría tener importantes repercusiones para los países de baja tributación y los paraísos fiscales.

La economía irlandesa se ha disparado con la entrada de miles de millones de dólares en inversiones de multinacionales. Dublín, que se ha resistido a los intentos de la Unión Europea de armonizar sus normas fiscales, no es probable que acepte un tipo mínimo más alto sin luchar.

Sin embargo, es menos probable que la batalla de los países de baja tributación consista en echar por tierra las conversaciones generales y más en conseguir apoyo para un tipo mínimo lo más cercano posible a su 12,5% o en buscar ciertas exenciones.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Los ministros de Finanzas de los países ricos del Grupo de los Siete (G7) alcanzaron el sábado un acuerdo histórico que respalda la creación de una tasa impositiva mínima mundial para las empresas de 15%, lo que podría constituir la base de un pacto global.

El acuerdo pretende poner fin a lo que la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, ha calificado de "carrera a la baja de 30 años en las tasas de impuestos a las empresas", en una competencia por atraer a las multinacionales.

¿POR QUÉ UN IMPUESTO MÍNIMO GLOBAL?

Las principales economías pretenden disuadir a las multinacionales de trasladar sus ganancias a países de baja tributación, independientemente del lugar donde se realicen sus ventas.

Cada vez más, los ingresos procedentes de fuentes intangibles, como las patentes de medicamentos, los programas informáticos y los derechos de propiedad intelectual, han emigrado a estas jurisdicciones, lo que permite a las empresas evitar el pago de impuestos más elevados en sus países de origen tradicionales.

¿EN QUÉ PUNTO SE ENCUENTRAN LAS CONVERSACIONES?

El acuerdo del G7 se inscribe en un esfuerzo mucho más amplio. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) lleva años coordinando las negociaciones fiscales entre 140 países sobre las normas para gravar los servicios digitales transfronterizos y frenar la erosión de la base imponible, incluido un impuesto mínimo de sociedades a nivel mundial.

Los países de la OCDE y del G20 pretenden llegar a un consenso sobre ambos temas a mediados de año, pero las conversaciones sobre el mínimo global para empresas son técnicamente más sencillas y menos polémicas. Si se alcanza un amplio consenso, será muy difícil para cualquier país de baja tributación intentar bloquear el acuerdo.

Se espera que el mínimo represente la mayor parte de los 50 mil millones a 80 mil millones de dólares de impuestos más que, según la OCDE, las empresas acabarán pagando en todo el mundo si se alcanzan acuerdos en ambos frentes.

¿CÓMO FUNCIONARÍA UN IMPUESTO MÍNIMO GLOBAL?

El tipo impositivo mínimo global se aplicaría a las ganancias en el extranjero.

Los gobiernos podrán seguir fijando la tasa de impuestos local que deseen, pero si las empresas pagan tipos más bajos en un país concreto, sus gobiernos de origen podrían "completar" sus impuestos hasta el tipo mínimo, lo que elimina la ventaja de trasladar los beneficios.

La OCDE había dicho el mes pasado que los gobiernos estaban de acuerdo en el diseño básico del impuesto mínimo, pero no en el tipo. Los expertos fiscales afirman que ésta es la cuestión más espinosa, aunque el acuerdo del G7 crea un fuerte impulso en torno al nivel del 15% o más.

Otros puntos que aún deben negociarse son si los fondos de inversión y los fondos de inversión inmobiliario deben estar cubiertos, cuándo aplicar la nueva tasa y garantizar que sea compatible con las reformas fiscales de Estados Unidos destinadas a disuadir la erosión.

LO QUE SIGUE

En la reunión del G20 prevista en Venecia el mes que viene se verá si el acuerdo del G7 obtiene un amplio apoyo de los principales países en desarrollo y en vías de desarrollo.

Aún quedan muchas cosas por concretar, como los parámetros que determinarán cómo y a qué empresas multinacionales se aplicará el impuesto.

El comunicado del G7 dejó abierto lo que sucederá mientras tanto con los impuestos sobre los servicios digitales de las grandes empresas tecnológicas en varias jurisdicciones, que Estados Unidos quería que se eliminaran tan pronto como se llegara a un acuerdo.

Sólo dijo que debería haber "una coordinación adecuada entre la aplicación de las nuevas normas fiscales internacionales y la eliminación de todos los impuestos sobre los servicios digitales".

Cualquier acuerdo final podría tener importantes repercusiones para los países de baja tributación y los paraísos fiscales.

La economía irlandesa se ha disparado con la entrada de miles de millones de dólares en inversiones de multinacionales. Dublín, que se ha resistido a los intentos de la Unión Europea de armonizar sus normas fiscales, no es probable que acepte un tipo mínimo más alto sin luchar.

Sin embargo, es menos probable que la batalla de los países de baja tributación consista en echar por tierra las conversaciones generales y más en conseguir apoyo para un tipo mínimo lo más cercano posible a su 12,5% o en buscar ciertas exenciones.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Local

Aumenta paso de mujeres migrantes 

Viajan en los grupos de personas que buscan llegar al vecino país del norte

Local

Avalan acuerdo para el cambio de delegados en Amealco

Privilegiarán los usos y costumbres para la elección de estas autoridades

Local

Tendría Querétaro 2 mil mdp más de federación

Se distribuirían para la realización de obras y proyectos de impacto para los 18 municipios del estado

Mundo

Sudáfrica desbarata una estafa internacional de citas en línea

Los ocho extranjeros están acusados de haber creado perfiles falsos en sitios de citas y de haber convencido a sus víctimas de pagarles dinero

Mercados

Facebook pagará USD 14 millones tras demanda de EEUU por discriminación laboral

Los fiscales estadounidenses alegaron que Facebook "canalizó" puestos de trabajo hacia titulares de visas al evitar anunciarlos en su sitio web de reclutamiento y al aceptar solo solicitudes enviadas físicamente por correo

Deportes

Benzema se siente "no muy lejos" del Balón de Oro

Benzema recordó los casos de jugadores como el brasileño Ronaldo (ganador en 2002) o el francés Zinedine Zidane (en 1998), dos exestrellas del Real Madrid. Zidane lo consiguió jugando para la Juventus

Celebridades

El guardarropa de Gabo, testigo de una creatividad expansiva

El evento, denominado "El armario de los García Márquez", marca también la apertura de la Casa de la Literatura Gabriel García Márquez

Ecología

Un mural con cenizas de los incendios amazónicos contra la destrucción ambiental en Brasil

También hizo arte en un edificio cercano a inicios de 2020 con el barro tóxico que arrasó Brumadinho, un año después de la ruptura de un dique que causó la muerte de 270 personas

Ecología

Cambio climático amenaza supervivencia de millones de africanos: ONU

Subraya que contribuyó a aumentar la inseguridad alimentaria, la pobreza y los desplazamientos de poblaciones en el continente el año pasado