/ domingo 5 de abril de 2020

Vivir en el drenaje en tiempos de epidemia

Seis meses viviendo allí, sin un empleo y con un vicio por mantener

Ramón - así le llamaremos al hombre que vive en el drenaje, pues accedió a contarnos su historia pero no quiso que su identidad apareciera - es del Estado de México. En su juventud formó parte de las fuerzas armadas, estuvo en la 17ava zona militar y es por eso que llegó a Querétaro hace más de treinta años.

Lleva seis meses viviendo en el drenaje que desemboca al Río Querétaro, en la colonia de Santa María Magdalena de la capital queretana. Cuando lo conocimos se acababa de encontrar una carreola que desmontó de la parte superior para después colocarle una caja. Eso le sería más útil pues recolecta chatarra, actividad que le permite ganarse unos pesos. También barre las tienditas en las que le dan su propina.

Su dormitorio es un tanto inclinado y a ras de piso, en la tierra, al lado de un par de tuberías que desembocan al río. El olor es muy fuerte, unos minutos ahí y la cabeza comienza a doler. Los primeros días, comenta que se dormía en la tubería pero el olor era tan fuerte que no lo resistió. “Cuando se sale mucho el olor le pongo un cartón, por eso me duermo aquí al lado. Las ratas seguido andan por ahí pero solo las espanto… si se me han subido cuando estoy dormido”.

Estamos viviendo una epidemia en tiempo real y el mundo está detenido ante el coronavirus. Mucho se habla de extremar medias de higiene personal así como de limpieza meticulosa en nuestro entorno. No todos pueden seguir los lineamientos de contingencia, algunos se conforman con tener algo qué comer y dónde dormir. “No tengo dónde darme un baño, me compré unas tijeras que uso para recortarme la barba y el pelo… Si he visto señoras con sus cubrebocas, yo así ando barriendo, sin cubrirme pero no tengo miedo. Como tomo alcohol digo en mi mente ‘el alcohol mata todo’.”

Eran las seis y media de la tarde, su única comida -unas migajas con tortillas y un jugo- la había hecho desde el medio día. A veces come dos veces al día, una o las tres, dependiendo cómo marche su día, aunque sí ha habido ocasiones en las que se ha quedado sin comer. No cocina pues no tiene dónde hacer o dónde guardar, todo es al momento. Lo único con lo que se conforma es que le presten un lugar dónde dormir “si fuera posible me prestaran un terreno, deshiervarlo, mantenerlo limpio pero no adueñarme”.

Ramón - así le llamaremos al hombre que vive en el drenaje, pues accedió a contarnos su historia pero no quiso que su identidad apareciera - es del Estado de México. En su juventud formó parte de las fuerzas armadas, estuvo en la 17ava zona militar y es por eso que llegó a Querétaro hace más de treinta años.

Lleva seis meses viviendo en el drenaje que desemboca al Río Querétaro, en la colonia de Santa María Magdalena de la capital queretana. Cuando lo conocimos se acababa de encontrar una carreola que desmontó de la parte superior para después colocarle una caja. Eso le sería más útil pues recolecta chatarra, actividad que le permite ganarse unos pesos. También barre las tienditas en las que le dan su propina.

Su dormitorio es un tanto inclinado y a ras de piso, en la tierra, al lado de un par de tuberías que desembocan al río. El olor es muy fuerte, unos minutos ahí y la cabeza comienza a doler. Los primeros días, comenta que se dormía en la tubería pero el olor era tan fuerte que no lo resistió. “Cuando se sale mucho el olor le pongo un cartón, por eso me duermo aquí al lado. Las ratas seguido andan por ahí pero solo las espanto… si se me han subido cuando estoy dormido”.

Estamos viviendo una epidemia en tiempo real y el mundo está detenido ante el coronavirus. Mucho se habla de extremar medias de higiene personal así como de limpieza meticulosa en nuestro entorno. No todos pueden seguir los lineamientos de contingencia, algunos se conforman con tener algo qué comer y dónde dormir. “No tengo dónde darme un baño, me compré unas tijeras que uso para recortarme la barba y el pelo… Si he visto señoras con sus cubrebocas, yo así ando barriendo, sin cubrirme pero no tengo miedo. Como tomo alcohol digo en mi mente ‘el alcohol mata todo’.”

Eran las seis y media de la tarde, su única comida -unas migajas con tortillas y un jugo- la había hecho desde el medio día. A veces come dos veces al día, una o las tres, dependiendo cómo marche su día, aunque sí ha habido ocasiones en las que se ha quedado sin comer. No cocina pues no tiene dónde hacer o dónde guardar, todo es al momento. Lo único con lo que se conforma es que le presten un lugar dónde dormir “si fuera posible me prestaran un terreno, deshiervarlo, mantenerlo limpio pero no adueñarme”.

Local

Normal prepara propedéutico en línea

Escuela normalista prepara curso propedéutico en línea para nuevos aspirantes como medida preventiva sanitaria por el Covid-19

Local

Inicia entrega de despensas en Tequisquiapan

En el municipio de Tequisquiapan inició la entrega de despensas alimentarias por parte del gobierno local

Local

Ya son 76 casos de Covid-19 en San Juan

De los municipios de la región, sólo Pedro Escobedo registra variación en el número de casos confirmados al sumar 14

Política

Presenta Diego Sinhue plan de reactivación económica en Guanajuato

Creará un Centro de Innovación y Ciencia; la educación superior será regida por la Secretaría de Educación de Guanajuato

Sociedad

Arriba vuelo de Buenos Aires con medicamentos oncológicos para México

Los medicamentos oncológicos fueron adquiridos en compra consolidada por el gobierno de México

Sociedad

Walmart pagará 8 mil mdp al SAT por venta de Vips

En febrero, el gobierno federal reclamó a Walmart de México el pago de 10 mil 559 millones de pesos en impuestos

Política

Morena abrirá foros por fideicomisos

El primero será para para el Fondo para la Atención de Emergencias

Automotriz

Fórmula Uno no irá a países sin un sistema médico de garantías, según Wurz

La Fórmula Uno, suspendida por la pandemia, está previsto que se reanude a principios de julio en Austria

Futbol

FIFA suspende al presidente de la Federación Haitiana por abusos sexuales

Jean-Bart está siendo investigado por la Justicia de su país por unas denuncias vertidas por el diario The Guardian