/ lunes 28 de octubre de 2019

Ejército Iraquí decretan toque de queda en Bagdad

Luego de la protesta por "la caída del régimen" que dejó 5 manifestantes muertos el mismo día en la capital

El ejército iraquí decretó este lunes un toque de queda desde medianoche hasta las 6 de la mañana en Bagdad, en el marco de un movimiento de protesta por "la caída del régimen" que dejó 5 manifestantes muertos el mismo día en la capital.

La movilización renació el jueves, tras un primer episodio a principios de octubre, y desde entonces se ha ido extendiendo desde la capital a varias ciudades del sur, secundada desde este fin de semana, además, por los estudiantes.

Por su parte, la Comisión gubernamental de Derechos Humanos informó que cinco manifestantes murieron este lunes en Bagdad, llevando a 82 el número de fallecidos desde el jueves en el marco de la protesta en todo el país, muchos de los cuales a causa de las granadas lacrimógenas, según la misma fuente.

Desde que empezaron las manifestaciones, el 1 de octubre, más de 200 personas perdieron la vida y más de 8.000 resultaron heridas.

La situación llevó al ejército a decretar un toque de queda en la capital "hasta nueva orden", mientras que el movimiento ganaba intensidad en otros puntos, como Basora, Diwaniya, Nasiriya o Kut, donde estudiantes de todos los niveles, funcionarios y sindicatos se manifestaron y protagonizaron sentadas.

Mientras que el sindicato de profesores anunció "cuatro días de huelga general", en la calle, los manifestantes -que reclaman más empleos para los jóvenes (que representan el 60% de la población) y un mejor funcionamiento de los servicios públicos- no bajan la guardia.

La movilización también ganó fuerza en la emblemática plaza Tahrir de Bagdad, que desde el jueves está llena de tiendas y puestos de distribución de alimentos y de protección contra las granadas lacrimógenas que lanzan las fuerzas de seguridad.

El domingo, los estudiantes se unieron al movimiento, pese al despliegue de policías antidisturbios en los alrededores de las universidades, y al llamado del ministro de Enseñanza Superior, Qusai al Suheil, que instó a que "las universidades se mantengan al margen" del movimiento.

Sin embargo, los estudiantes salieron de nuevo a las calles. "Sin país, no hay escuela", declaró un estudiante entrevistado por la AFP en la plaza Tahrir.

"Le dije a mi madre que iba a clase. Pero, de hecho, ¡aquí estoy!", dijo, sonriendo, una joven, también en la plaza.

En Diwaniya, a 200 km al sur de Bagdad, profesores y alumnos de todas las universidades, públicas y privadas, decretaron una "sentada de diez días para obtener la caída del régimen", según un corresponsal de la AFP.

Los sindicatos de otras profesiones, sobre todo abogados o ingenieros, se unieron al movimiento, mientras que los piquetes bloqueaban las entradas de las administraciones.

- Parálisis política -

En las ciudades meridionales de Nasiriya, Kut, Basora, Hilla y Samawa también se manifestaron estudiantes y funcionarios, así como en la provincia de Diyala, fronteriza con Irán, y la ciudad santa de Nayaf.

Los manifestantes reclaman modificar un sistema académico que refuerza el clientelismo, según ellos, y que no favorece la creación de empleo. Demandan una nueva Constitución y que los "peces gordos" de la corrupción devuelvan el dinero absorbido por esta lacra, que representaría el doble del PIB del país.

"Queremos la disolución del Parlamento, un gobierno de transición, una nueva Constitución y elecciones anticipadas supervisadas por la ONU", declaró un manifestante en Bagdad.

Este lunes, el Parlamento debía reunirse a las 10H00 GMT, aunque las sesiones no han dado frutos hasta la fecha, a falta de cuórum.

La cincuentena de diputados del líder chiita Moqtada Sadr, que desde el sábado protagonizan una sentada en apoyo de los manifestantes, anunciaron que se iban a la oposición.

Cuatro diputados dimitieron y la mayoría parlamentaria del primer ministro, Adel Abdel Mahdi (un independiente), que contaba con el respaldo de Moqtada Sadr y la lista de las Unidades de Movilización Popular (paramilitares), saltó por los aires.

Desde el viernes, decenas de sedes de partidos y de facciones de las Unidades de Movilización Popular fueron incendiadas, en unos incidentes que dejaron varios manifestantes muertos.

El ejército iraquí decretó este lunes un toque de queda desde medianoche hasta las 6 de la mañana en Bagdad, en el marco de un movimiento de protesta por "la caída del régimen" que dejó 5 manifestantes muertos el mismo día en la capital.

La movilización renació el jueves, tras un primer episodio a principios de octubre, y desde entonces se ha ido extendiendo desde la capital a varias ciudades del sur, secundada desde este fin de semana, además, por los estudiantes.

Por su parte, la Comisión gubernamental de Derechos Humanos informó que cinco manifestantes murieron este lunes en Bagdad, llevando a 82 el número de fallecidos desde el jueves en el marco de la protesta en todo el país, muchos de los cuales a causa de las granadas lacrimógenas, según la misma fuente.

Desde que empezaron las manifestaciones, el 1 de octubre, más de 200 personas perdieron la vida y más de 8.000 resultaron heridas.

La situación llevó al ejército a decretar un toque de queda en la capital "hasta nueva orden", mientras que el movimiento ganaba intensidad en otros puntos, como Basora, Diwaniya, Nasiriya o Kut, donde estudiantes de todos los niveles, funcionarios y sindicatos se manifestaron y protagonizaron sentadas.

Mientras que el sindicato de profesores anunció "cuatro días de huelga general", en la calle, los manifestantes -que reclaman más empleos para los jóvenes (que representan el 60% de la población) y un mejor funcionamiento de los servicios públicos- no bajan la guardia.

La movilización también ganó fuerza en la emblemática plaza Tahrir de Bagdad, que desde el jueves está llena de tiendas y puestos de distribución de alimentos y de protección contra las granadas lacrimógenas que lanzan las fuerzas de seguridad.

El domingo, los estudiantes se unieron al movimiento, pese al despliegue de policías antidisturbios en los alrededores de las universidades, y al llamado del ministro de Enseñanza Superior, Qusai al Suheil, que instó a que "las universidades se mantengan al margen" del movimiento.

Sin embargo, los estudiantes salieron de nuevo a las calles. "Sin país, no hay escuela", declaró un estudiante entrevistado por la AFP en la plaza Tahrir.

"Le dije a mi madre que iba a clase. Pero, de hecho, ¡aquí estoy!", dijo, sonriendo, una joven, también en la plaza.

En Diwaniya, a 200 km al sur de Bagdad, profesores y alumnos de todas las universidades, públicas y privadas, decretaron una "sentada de diez días para obtener la caída del régimen", según un corresponsal de la AFP.

Los sindicatos de otras profesiones, sobre todo abogados o ingenieros, se unieron al movimiento, mientras que los piquetes bloqueaban las entradas de las administraciones.

- Parálisis política -

En las ciudades meridionales de Nasiriya, Kut, Basora, Hilla y Samawa también se manifestaron estudiantes y funcionarios, así como en la provincia de Diyala, fronteriza con Irán, y la ciudad santa de Nayaf.

Los manifestantes reclaman modificar un sistema académico que refuerza el clientelismo, según ellos, y que no favorece la creación de empleo. Demandan una nueva Constitución y que los "peces gordos" de la corrupción devuelvan el dinero absorbido por esta lacra, que representaría el doble del PIB del país.

"Queremos la disolución del Parlamento, un gobierno de transición, una nueva Constitución y elecciones anticipadas supervisadas por la ONU", declaró un manifestante en Bagdad.

Este lunes, el Parlamento debía reunirse a las 10H00 GMT, aunque las sesiones no han dado frutos hasta la fecha, a falta de cuórum.

La cincuentena de diputados del líder chiita Moqtada Sadr, que desde el sábado protagonizan una sentada en apoyo de los manifestantes, anunciaron que se iban a la oposición.

Cuatro diputados dimitieron y la mayoría parlamentaria del primer ministro, Adel Abdel Mahdi (un independiente), que contaba con el respaldo de Moqtada Sadr y la lista de las Unidades de Movilización Popular (paramilitares), saltó por los aires.

Desde el viernes, decenas de sedes de partidos y de facciones de las Unidades de Movilización Popular fueron incendiadas, en unos incidentes que dejaron varios manifestantes muertos.

Local

Municipio de San Juan ha prestado 27 concentradores de oxígeno

Refieren que en los próximos días se espera que el préstamo de los equipos se incremente

Local

Cantineros de San Juan piden apoyo ante la crisis por la que pasan

Señalan que aunque el escenario B permite mejorar sus ventas en este tipo de negocios, no se han podido estabilizar en sus finanzas

Local

UAQ busca apoyo para desarrollo de vacuna, lanza el "Vacunatón"

Rectora dijo que se requieren de 20 millones de pesos para seguir con la fase lll

Salud

Obesidad aumenta el riesgo de morir por Covid-19: reporte

El informe mostró que un 90% de las muertes por la pandemia se dieron en países con altos niveles de obesidad

Local

Querétaro en riesgo de regresar al escenario C

Luego del incremento en los casos activos y hospitalizaciones, lo que en próximas semanas se verá reflejado en el número de defunciones

New Articles

Operativo en Guanajuato desata enfrentamiento entre policías estatales y municipales

Hubo agresiones a golpes, con piedras y hasta disparos de arma de fuego y 10 elementos de ambas corporaciones resultaron lesionados.

Tecnología

Amazon abre supermercado "sin contacto" ni cajeros

Al entrar el cliente escanea un código QR desde la aplicación en su teléfono móvil, cada artículo que retira de las estanterías se carga automáticamente en su cuenta

Mundo

ONU pide al ejército de Birmania que deje de "asesinar" a manifestantes

Los birmanos volvieron a protestar el jueves en las calles del país pese al miedo y la sangrienta represión que ha dejado al menos 54 personas muertas