/ viernes 22 de diciembre de 2023

Así se vivió la posada en la calle Cuauhtémoc 

Los sanjuanenses retomaron la tradición de llevar a cabo las posadas en el centro de la ciudad y regalaron a los asistentes ponche, buñuelos y galletas


Los vecinos de la calle de Cuauhtémoc, en el centro de la ciudad, comenzaron el arreglo de sus casas desde muy temprano. Hoy tocaba la posada en su calle, de acuerdo con el calendario de la Parroquia de San Juan Bautista.

En punto de las 8 de la noche, y con la gente congregada, el padre Francisco Aguillón comenzó el rezo de los 9 misterios, mientras se divisaban a lo alto las figuras de María y José, para avanzar hacia la casa designada como la posada final.

A lo largo de la calle, ya se veían a los vecinos esperando la procesión, algunos de ellos, retomando las costumbres que empezaron sus abuelos y que heredaron sus padres, otros tantos, personas relativamente nuevas en la calle que han decidido adoptar la tradición.

Cuando por fin se ha llegado a la casa que recibirá el misterio, se escuchó el estribillo “entren santos peregrinos, peregrinos” y ahí comenzó la fiesta. En las casas, los vecinos regalaron ponche, buñuelos, galletas, tamales, tostadas de tinga y aguinaldos para los más pequeños.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La gente hacía filas para recibir los alimentos y bebidas que marcan las fiestas decembrinas. Algunos niños tronaban en el piso los tradicionales garbanzos y los mayores sentados en círculo, platicaban a sus nietos, las épocas en que San Juan del Río terminaba en las vías del tren, y como la época de las posadas, era de lo más esperado en el pueblo.


Los vecinos de la calle de Cuauhtémoc, en el centro de la ciudad, comenzaron el arreglo de sus casas desde muy temprano. Hoy tocaba la posada en su calle, de acuerdo con el calendario de la Parroquia de San Juan Bautista.

En punto de las 8 de la noche, y con la gente congregada, el padre Francisco Aguillón comenzó el rezo de los 9 misterios, mientras se divisaban a lo alto las figuras de María y José, para avanzar hacia la casa designada como la posada final.

A lo largo de la calle, ya se veían a los vecinos esperando la procesión, algunos de ellos, retomando las costumbres que empezaron sus abuelos y que heredaron sus padres, otros tantos, personas relativamente nuevas en la calle que han decidido adoptar la tradición.

Cuando por fin se ha llegado a la casa que recibirá el misterio, se escuchó el estribillo “entren santos peregrinos, peregrinos” y ahí comenzó la fiesta. En las casas, los vecinos regalaron ponche, buñuelos, galletas, tamales, tostadas de tinga y aguinaldos para los más pequeños.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La gente hacía filas para recibir los alimentos y bebidas que marcan las fiestas decembrinas. Algunos niños tronaban en el piso los tradicionales garbanzos y los mayores sentados en círculo, platicaban a sus nietos, las épocas en que San Juan del Río terminaba en las vías del tren, y como la época de las posadas, era de lo más esperado en el pueblo.

Local

Tequisquiapan tiene nuevo centro de salud

Edificio tuvo una inversión de 65 millones de pesos y se espera que el gobernador del estado Mauricio Kuri González inaugure el lugar

Local

Llegaron peregrinos con resguardo de Poes

El tráfico en el acceso a la comunidad de La Estancia tuvo que ser cerrado hasta que terminó de pasar el último contingente

Local

Rehabilitan parque La Peña en San Juan del Río

Alcalde Roberto Cabrera dijo que estos trabajos forman parte de la mejora urbana

Local

Ofrecen aves ponedoras a bajo costo

El gobierno municipal de Polotitlán busca garantizar el consumo de carne y huevo de ave entre las familias de este lugar

Deportes

Catcher Alan Quintana inicia su camino a la Liga Mexicana de Beisbol

El joven sanjuanense se encuentra en proceso a consolidar su carrera como jugador profesional con los Pericos de Puebla

Policiaca

Por violento asalto, cierran calle en La D, Pedro Escobedo

Vecinos dijeron que escucharon gritos que pedían ayuda y al acercarse descubrieron a un hombre que estaba tirado en el suelo y golpeado