/ jueves 11 de junio de 2020

Crecen ataques contra estatuas en EU y Europa

La muerte de Floyd inspira un movimiento que busca acabar con los símbolos del colonialismo en sociedades multiétnicas

BOSTON. La muerte de George Floyd ha reabierto el debate sobre la violencia durante la colonización europea y el esclavismo en Estados Unidos, reflejado en un creciente movimiento que busca la destrucción de estatuas de personajes considerados racistas.

Dos estatuas de Cristóbal Colón fueron vandalizadas en la noche del martes por manifestantes que protestaban contra la violencia racial en Richmond, Virginia, y en Boston, Massachusetts.

Un millar de manifestantes se congregó ante el monumento, en el Parque Byrd, para solidarizarse con los pueblos indígenas. Tras las arengas, la efigie de Colón fue envuelta en una bandera ardiendo y lanzada a un lago.

“Colón representa el genocidio”, fue una de las frases pintadas en la base del monumento, de unos tres metros.

Paralelamente, en Boston, el ayuntamiento retiró la estatua de Cristóbal Colón de piedra que hay en el parque que lleva su nombre, en una avenida del extremo norte de la ciudad, después de que durante la pasada noche fuera decapitada.

En Bélgica, la estatua ecuestre del rey Leopoldo II (1835-1909) ubicada en la plaza de Trône de Bruselas, amaneció con numerosas pintas antirracistas, tres días después de una masiva manifestación.

Sobre el busto del exmonarca puede leerse la inscripción “BLM”, por el movimiento “Black Lives Matter” (Las vidas negras importan), así como la frase “Este hombre mató a 15 millones de personas”, en referencia a las muertes causadas durante su presencia colonial en El Congo entre los años 1885 y 1909.

Esto se suma a acciones similares en Reino Unido tras el asesinato de Floyd a manos de un policía blanco. Los manifestantes buscan eliminar los símbolos del pasado colonial británico tras el derribo el pasado domingo de la estatua de Edward Colston, un comerciante de esclavos de finales del siglo XVII en Bristol.

El martes por la tarde, coincidiendo con el entierro de Floyd al otro lado del Atlántico, miles de activistas británicos intentaron hacer lo mismo en Oxford con la estatua de Cecil Rhodes, un magnate minero y político colonial, activo en Sudáfrica durante el siglo XIX. Los manifestantes gritaron “¡Abajo con él!” y “¡Descolonización!” y colgaron pancartas del movimiento Black Lives Matter ante la estatua.

Las estatuas de Winston Churchill en Londres y de la reina Victoria en Leeds fueron pintadas de igual forma.

Las protestas por la violencia policial en Estados Unidos han provocado un reconocimiento nacional de las injusticias históricas contra los afroamericanos, que se han hecho extensivas a otras minorías.

En Europa, parte de la acción civil se ha centrado en monumentos que glorifican el pasado imperialista de los países, los actos ofensivos por muchas personas en las actuales sociedades multiétnicas.

Pero aun hay reticencias.

Ayer, el presidente de EU, Donald Trump, contradijo al Pentágono al rechazar la idea de cambiar de nombre a una decena de bases militares bautizadas en honor a generales confederados y defensores de la esclavitud, mientras la presidenta de la Cámara Baja de Estados Unidos, Nancy Pelosi, exigía que se retiren del Capitolio once estatuas de confederados que se oponían al fin de la esclavitud.

BOSTON. La muerte de George Floyd ha reabierto el debate sobre la violencia durante la colonización europea y el esclavismo en Estados Unidos, reflejado en un creciente movimiento que busca la destrucción de estatuas de personajes considerados racistas.

Dos estatuas de Cristóbal Colón fueron vandalizadas en la noche del martes por manifestantes que protestaban contra la violencia racial en Richmond, Virginia, y en Boston, Massachusetts.

Un millar de manifestantes se congregó ante el monumento, en el Parque Byrd, para solidarizarse con los pueblos indígenas. Tras las arengas, la efigie de Colón fue envuelta en una bandera ardiendo y lanzada a un lago.

“Colón representa el genocidio”, fue una de las frases pintadas en la base del monumento, de unos tres metros.

Paralelamente, en Boston, el ayuntamiento retiró la estatua de Cristóbal Colón de piedra que hay en el parque que lleva su nombre, en una avenida del extremo norte de la ciudad, después de que durante la pasada noche fuera decapitada.

En Bélgica, la estatua ecuestre del rey Leopoldo II (1835-1909) ubicada en la plaza de Trône de Bruselas, amaneció con numerosas pintas antirracistas, tres días después de una masiva manifestación.

Sobre el busto del exmonarca puede leerse la inscripción “BLM”, por el movimiento “Black Lives Matter” (Las vidas negras importan), así como la frase “Este hombre mató a 15 millones de personas”, en referencia a las muertes causadas durante su presencia colonial en El Congo entre los años 1885 y 1909.

Esto se suma a acciones similares en Reino Unido tras el asesinato de Floyd a manos de un policía blanco. Los manifestantes buscan eliminar los símbolos del pasado colonial británico tras el derribo el pasado domingo de la estatua de Edward Colston, un comerciante de esclavos de finales del siglo XVII en Bristol.

El martes por la tarde, coincidiendo con el entierro de Floyd al otro lado del Atlántico, miles de activistas británicos intentaron hacer lo mismo en Oxford con la estatua de Cecil Rhodes, un magnate minero y político colonial, activo en Sudáfrica durante el siglo XIX. Los manifestantes gritaron “¡Abajo con él!” y “¡Descolonización!” y colgaron pancartas del movimiento Black Lives Matter ante la estatua.

Las estatuas de Winston Churchill en Londres y de la reina Victoria en Leeds fueron pintadas de igual forma.

Las protestas por la violencia policial en Estados Unidos han provocado un reconocimiento nacional de las injusticias históricas contra los afroamericanos, que se han hecho extensivas a otras minorías.

En Europa, parte de la acción civil se ha centrado en monumentos que glorifican el pasado imperialista de los países, los actos ofensivos por muchas personas en las actuales sociedades multiétnicas.

Pero aun hay reticencias.

Ayer, el presidente de EU, Donald Trump, contradijo al Pentágono al rechazar la idea de cambiar de nombre a una decena de bases militares bautizadas en honor a generales confederados y defensores de la esclavitud, mientras la presidenta de la Cámara Baja de Estados Unidos, Nancy Pelosi, exigía que se retiren del Capitolio once estatuas de confederados que se oponían al fin de la esclavitud.

Local

Guadalupe Piña asume presidencia interina de Pedro Escobedo

Ahora es presidenta interina por el periodo del siete de marzo al seis de junio

Local

Reconocen programas de estudio de la facultad de Ingeniería de SJR

Entre las carreras que recibieron este reconocimiento fueron Ingeniería Electromecánica, Ingeniería Civil e Ingeniería en Automatización

Local

Entregan una mezcladora a ganaderos de Tequisquiapan

Alejandro Ugalde informó que éste es parte del recurso que originalmente se entregaba por parte del Gobernador Francisco Domínguez para la Feria Internacional Ganadera del 2020

Sociedad

Hacen fila en sus coches en espera de vacunación

La Secretaría de Salud aplicará tres mil vacunas contra el Covid-19 en las instalaciones del Fex Mexicali

Mundo

Migrantes, víctimas de abusos en la frontera

HRW denuncia extorsiones, secuestros y falta de accesos a los servicios escenciales; Joe Biden envía equipo de "alto nivel"

Sociedad

Mujeres ganan presencia en las Fuerzas Armadas

Además, la participación de mujeres también se ha ampliado en el sector de la seguridad privada

Finanzas

Ecommerce duplicó quejas con bancos

En los meses más duros de la pandemia la Condusef trabajó a 90% de su capacidad: Óscar Rosado

Gossip

Renee ofrece concierto streaming con Daniel Quien, Bratty y Drims 

La intérprete opta por el genero pop independiente combinado con funk, rock y regional mexicano

Cultura

La obra Conejo blanco, Conejo rojo conmemora un año sin teatro

El 13 de marzo se cumplirá un año en que la mayoría de los teatros del mundo cerraron sus puertas.