/ miércoles 29 de enero de 2020

Sólo para villamelones

Si hay algo que agradecer a Antonio Ferrera es que nos ha sacado de ese marasmo, de ese cotidiano aburrimiento, para ponernos a discutir sobre las virtudes y los vicios de su tauromaquia. Hay que agradecerle que, independientemente de si nos gusta o no su toreo, nos ha dado motivos para la discusión y la reflexión.

La tarde del domingo anterior, en la Monumental México, Ferrera cuajó una faena distinta, personalísima a pesar de las alusiones al Pana, a Morante y hasta a Curro Rivera, donde la emotividad, más allá de cualquier otra cosa, llevó el protagonismo. No había materia prima para el espectáculo, pero el torero se metió entre los pitones y logró lo que parecía imposible: calentar el ambiente y entusiasmar a la parroquia.

Es el de Ferrera un toreo que, me parece, ha tomado un sesgo melodramático tras su paso por México; un toreo que, entre tandas de muletazos y a veces en ellas mismas, parece más bien una puesta en escena que la lidia de un toro, aunque, quizá, toda lidia lleve, necesariamente, un montaje teatral.

Entusiasmó a muchos el que sacara un capote que había pertenecido a Rodolfo Rodríguez, que interpretara suertes capoteras del de Apizaco, que rematara con medias al estilo Morante, o que se acercara al burel con movimientos de muleta que hicieron recordar al potosino Rivera, aunque éste citaba y Ferrera simplemente adornaba. También recuerda a Curro, y ya desde tiempo atrás, con sus posturas poco verticales al momento de ejecutar los redondos (“como si comiera tacos y temiera mancharse con la salsa”, diría don Carlos León, en su momento, del muleteo del de San Luis Potosí).

Y digo, sí, que el torero de Ferrera es melodramático porque en él se acentúa el sentimentalismo (sobre todo cuando no está en la cara del toro), se apuesta por el suspenso y los equívocos están muy bien calculados de antemano; en él se da énfasis a las formas suigéneris para impresionar, y se desdeña un tanto la técnica y la pureza, para destacar en lo diferente.

La estocada, eso sí, fue perfecta en el resultado (digna de un apéndice por ella misma), pero precedida de una carrerita arrancada de largo y una ejecución escondida entre el volapié, el recibir o el encontrarse al toro a un tiempo. Diferente, pues. Totalmente diferente, para bien o para mal.

Y como esto del toreo es de gustos, tendré que decir que a mí la tauromaquia de Ferrera (al menos la que ha venido emergiendo de sus temporadas americanas) no me gusta. Me parece que le falta profundidad y verdad, y que le sobran sus barrocas formas. Pero eso es, simplemente, un sentir personal, muy alejado de lo que piensan aquellos que, con todo derecho, se emocionan y conmueven con su toreo.

Y aunque El Pana será siempre inimitable, las medias de Morante no podrán compararse, y los cites sicodélicos de Curro Rivera eran otra cosa, lo importante es que Antonio Ferrera nos ha vuelto a motivar a hablar de toros y de su peculiar forma de interpretar el toreo, a favor o en contra, y eso no es poca cosa.

Si hay algo que agradecer a Antonio Ferrera es que nos ha sacado de ese marasmo, de ese cotidiano aburrimiento, para ponernos a discutir sobre las virtudes y los vicios de su tauromaquia. Hay que agradecerle que, independientemente de si nos gusta o no su toreo, nos ha dado motivos para la discusión y la reflexión.

La tarde del domingo anterior, en la Monumental México, Ferrera cuajó una faena distinta, personalísima a pesar de las alusiones al Pana, a Morante y hasta a Curro Rivera, donde la emotividad, más allá de cualquier otra cosa, llevó el protagonismo. No había materia prima para el espectáculo, pero el torero se metió entre los pitones y logró lo que parecía imposible: calentar el ambiente y entusiasmar a la parroquia.

Es el de Ferrera un toreo que, me parece, ha tomado un sesgo melodramático tras su paso por México; un toreo que, entre tandas de muletazos y a veces en ellas mismas, parece más bien una puesta en escena que la lidia de un toro, aunque, quizá, toda lidia lleve, necesariamente, un montaje teatral.

Entusiasmó a muchos el que sacara un capote que había pertenecido a Rodolfo Rodríguez, que interpretara suertes capoteras del de Apizaco, que rematara con medias al estilo Morante, o que se acercara al burel con movimientos de muleta que hicieron recordar al potosino Rivera, aunque éste citaba y Ferrera simplemente adornaba. También recuerda a Curro, y ya desde tiempo atrás, con sus posturas poco verticales al momento de ejecutar los redondos (“como si comiera tacos y temiera mancharse con la salsa”, diría don Carlos León, en su momento, del muleteo del de San Luis Potosí).

Y digo, sí, que el torero de Ferrera es melodramático porque en él se acentúa el sentimentalismo (sobre todo cuando no está en la cara del toro), se apuesta por el suspenso y los equívocos están muy bien calculados de antemano; en él se da énfasis a las formas suigéneris para impresionar, y se desdeña un tanto la técnica y la pureza, para destacar en lo diferente.

La estocada, eso sí, fue perfecta en el resultado (digna de un apéndice por ella misma), pero precedida de una carrerita arrancada de largo y una ejecución escondida entre el volapié, el recibir o el encontrarse al toro a un tiempo. Diferente, pues. Totalmente diferente, para bien o para mal.

Y como esto del toreo es de gustos, tendré que decir que a mí la tauromaquia de Ferrera (al menos la que ha venido emergiendo de sus temporadas americanas) no me gusta. Me parece que le falta profundidad y verdad, y que le sobran sus barrocas formas. Pero eso es, simplemente, un sentir personal, muy alejado de lo que piensan aquellos que, con todo derecho, se emocionan y conmueven con su toreo.

Y aunque El Pana será siempre inimitable, las medias de Morante no podrán compararse, y los cites sicodélicos de Curro Rivera eran otra cosa, lo importante es que Antonio Ferrera nos ha vuelto a motivar a hablar de toros y de su peculiar forma de interpretar el toreo, a favor o en contra, y eso no es poca cosa.

miércoles 08 de abril de 2020

Sólo para villamelones

domingo 05 de abril de 2020

Aquí Querétaro

domingo 29 de marzo de 2020

Aquí Querétaro

miércoles 25 de marzo de 2020

Sólo para villamelones

domingo 22 de marzo de 2020

Aquí Querétaro

miércoles 18 de marzo de 2020

Sólo para villamelones

domingo 15 de marzo de 2020

Aquí Querétaro

miércoles 11 de marzo de 2020

Sólo para villamelones

domingo 08 de marzo de 2020

Aquí Querétaro

miércoles 04 de marzo de 2020

Sólo para villamelones

Cargar Más